Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pedro R. García: ¿Las últimas medidas del gobierno, ¡tiro de gracia a la República?

Pedro R. García: ¿Las últimas medidas del gobierno, ¡tiro de gracia a la República?

 

Una acotación necesaria…

Tengo la inveterada costumbre de que las cosas que rasgueo en la computadora, no se si esta traducido correctamente porque eso era mas bien en nuestras famosas ya añejas cuartillas, y es una sugerencia de mi ya desprendida compañera de ruta, de iniciar cualquier intento de escribir algún tema por muy densa que fuera mi pretensión, que expiara su introducción con narrativa literaria donde los textos son mas desenfadados, y hoy donde hay un estridente ruido verbal, me asaltado una duda que creo me a yevado a la convicción que al observar a nuestro Presidente en todas sus alocuciones en las que desconcierta a enterados y no profanos, y he coincido con quienes creen que el se ha hecho un experto en glíglico lenguaje creado por Julio Cortázar y presente en su novela Rayuela, cuyo capítulo 68,  evoca una escena erótica, está completamente escrito en él. Se trata de un lenguaje musical que se interpreta como un juego, además de ser un lenguaje expulto, compartido por los enamorados, que los aísla del resto del mundo, pero además con mayor prodigalidad el jefe de Estado en ves de un cuento ha comprado ya mas de veinte, y además con efecto de contagio, hoy vemos a sus mellizos placentarios de la oposición celebrando que la ilegitima ANC, deroga la ley de ilícitos cambiaron y la elite opositora salta de los palcos de sombra aplaudiendo a rabiar y da su aquiescencia a la misma, igual  iniciaron un juicio al Jefe de Estado, en Bogota que según todo lo aportado en el debate debe concluir con su destitución pero no explican quien le sucederá, ya que en el encausado esta finalizando su mandato y si ese Tribunal “legitimo” interpreta las leyes de la República quien le debe suceder es el Vice-presidente, hay allí un interregno que habría que explicar, por eso traigo hoy a colación introductoria el famoso, Cuento sin Moraleja de nuestro Julio Cortazar cito: un hombre vendía gritos y palabras, y le iba bien, aunque encontraba mucha gente que discutía los precios y solicitaba descuentos. El hombre accedía casi siempre, y así pudo vender muchos gritos de vendedores callejeros, algunos suspiros que le compraban señoras rentistas, y palabras para consignas, eslóganes, membretes y falsas ocurrencias. Por fin el hombre supo que había yegado la hora y pidió audiencia al tiranuelo del país, que se parecía a todos sus colegas y lo recibió rodeado de generales, secretarios y tazas de café. Vengo a venderle sus últimas palabras dijo el hombre. Son muy importantes porque a usted nunca le van a salir bien en el momento, y en cambio le conviene decirlas en el duro trance para configurar fácilmente un destino histórico retrospectivo. Traducí lo que dice mando el tiranuelo a su interprete. Habla en argentino, Excelencia. ¿En argentino? ¿Y por qué no entiendo nada? Usted ha entendido muy bien dijo el hombre. Repito que vengo a venderle sus últimas palabras. El tiranuelo se puso en pie como es de práctica en estas circunstancias, y reprimiendo un temblor, mandó que arrestaran al hombre y lo metieran en los calabozos especiales que siempre existen en esos ambientes gubernativos. Es lástima dijo el hombre mientras se lo yevaban. En realidad usted querrá decir sus últimas palabras cuando yegue el momento, y necesitará decirlas para configurar fácilmente un destino histórico retrospectivo. Lo que yo iba a venderle es lo que usted querrá decir, de modo que no hay engaño. Pero como no acepta el negocio, como no va a aprender por adelantado esas palabras, cuando yegue el momento en que quieran brotar por primera vez y naturalmente, usted no podrá decirlas. ¿Por qué no podré decirlas, si son las que he de querer decir? pregunto el tiranuelo ya frente a otra taza de café. Porque el miedo no lo dejará dijo tristemente el hombre. Como estará con una soga al cuello, en camisa y temblando de frío, los dientes se le entrechocaran y no podrá articular palabra. El verdugo y los asistentes, entre los cuales habrá alguno de estos señores, esperarán por decoro un par de minutos, pero cuando de su boca brote solamente un gemido entrecortado por hipos y súplicas de perdón (porque eso si lo articulará sin esfuerzo) se impacientarán y lo ahorcarán. Muy indignados, los asistentes y en especial los generales, rodearon al tiranuelo para pedirle que hiciera fusilar inmediatamente al hombre. Pero el tiranuelo, que estaba pálido como la muerte, los echó a empellones y se encerró con el hombre, para comprar sus últimas palabras. Entretanto, los generales y secretarios, humilladísimos por el trato recibido, prepararon un levantamiento y a la mañana siguiente prendieron al tiranuelo mientras comía uvas en su glorieta preferida. Para que no pudiera decir sus últimas palabras lo mataron en el acto pegándole un tiro. Después se pusieron a buscar al hombre, que había desaparecido de la casa de gobierno, y no tardaron en encontrarlo, pues se paseaba por el mercado vendiendo pregones a los saltimbanquis. Metiéndolo en un coche celular, lo yevaron a la fortaleza, y lo torturaron para que revelase cuales hubieran podido ser las últimas palabras del tiranuelo. Como no pudieron arrancarle la confesión, lo mataron a puntapiés. Los vendedores callejeros que le habían comprado gritos siguieron gritándolos en las esquinas, y uno de esos gritos sirvió más adelante como santo y seña de la contrarrevolución que acabó con los generales y los secretarios. Algunos, antes de morir, pensaron confusamente que todo aquello había sido una torpe cadena de confusiones y que las palabras y los gritos eran cosa que en rigor pueden venderse pero no comprarse, aunque parezca absurdo. Y se fueron pudriendo todos, el tiranuelo, el hombre y los generales y secretarios, pero los gritos resonaban de cuando en cuando en las esquinas.

Ubicando algunas…

Los acontecimientos que se desarrollan en el país están muy lejos de su culminación. Tampoco el futuro se derivara de determinismos ciegos o fatalidades. El caos no crea por si solo diferentes valores, al menos en el orden social. Concretamente ni el socialismo estatizante, ni la “celebre mano invisible” del mercado que sin importar los terribles costos humanos y materiales, relegando permanentemente soluciones a los problemas mas acuciantes en el corto y el mediano plazo que propenderían a la consecución alguna vez de un orden justo, toda esta teorización no ha pasado de ser un mito ramplón y cínico. Quizás lo que esta en la raíz mas profunda es la demolición  de los valores morales, como en la crisis de viabilidad democrática, sea el desconocimiento o insensibilidad frente al otro. Democracia y Socialismo  en fin de cuentas es el arte de vivir de unos y de otros, de unos con otros, de todos con todos. Los espacios que deja en orfandad el precario ejercicio de la ciudadanía y de la política en “mayúsculas” su acelerado declive esta siendo copado facticamente por nuevas expresiones de poder. En ausencia de una verdadera opinión pública acaba por imponerse la opción mejor mercadeada. Sin espacios propiamente sociales, la política se hace minima y preservativa, quedando el esfuerzo por establecer una democracia plena en el mejor de los casos  reducido a  un rutinario e inútil procedimiento. Es cierto que una de las la máximas estratégicas en materia de seguridad de estado es que deben preservarse algunas premisas que concatenan la acción de la misma especialmente en la preservación de la seguridad publica colectiva con la estricta observancia del respeto de los derechos humanos. Esto es esencial, lo contrario seria la desconexión de los eventos en permanente progreso. Fue uno de los errores decisivos  en que incurrió la Corona Española Borbónica del carlismo jansenista liberal al expulsar a los jesuitas en 1667 de sus dominios, y luego la dura respuesta represiva de los levantamientos comuneros en el nuevo mundo en los años 1806-1808, esa brutal contestación revirtió y escaló la consigna inicial de “viva el Rey abajo el gobierno” en “abajo el Rey viva la República” que reforzó esta ultima, y facilito que la vanguardia intelectual jesuítica ayudara en la articulación de el tejido doctrinal a los movimientos autonomistas. Los exégetas del arte de la guerra, que todos conocemos la preceptúan como la continuación de la política solo que por otros medios, en uno de los tantos desarrollos tácticos es el privilegiar el desgaste del antagonista, mas cuando se capta ineficiencia en el empleo de los medios que posee, y el inicio de manifestaciones de fricciones en su seno, (es evidente en quienes gobiernan en este difícil tramo)  (contradictio in adiecto) el episteme aconseja poner atención al tiempo para articularlo con el accionar, y como lo señala el esclasiastes, lo acota Lenin, y lo reitera el empirismo anglosajón con su timing, pero es San Agustín de forma mas adecuada quien traza el asunto cito: “Tampoco se puede decir con exactitud que sean tres tiempos: pasado, presente y futuro. Habría que decir con propiedad que hay tres tiempos: un presente de las cosas pasadas, un presente de las cosas presentes y un presente de las cosas futuras. La red de precisiones temporales en que hoy nos movemos tienen una malla muy fina, pero para Aristóteles no contaban intelectualmente tal cosa como los minutos o los segundos…!por no mencionar los nanosegundos de la física actual¡ En esta Venezuela infortunada en una época en la que Chávez demostró destreza, para determinar tiempos y más allá de exquisiteces teóricas, logro alzarse con la victoria. Sus causahabientes actuales (¿dirección congregada?) ¿Cuentan con condiciones y dones para este frenar este estrepitoso fracaso en ciernes? Frente al grito confrontacional ya en (2014) de “candelita que se prende, candelita que se apaga”, sectores de la oposición con propósitos y pensamiento liberal anglosajón la reformularon y respondieron, “candelita que se apaga, diez candelitas que se vuelven a encender”, lo que derivo en ampliar la sedición. En un segundo tiempo de medición con preeminencia de correlación de fuerzas, que el  gobierno sostenía en la OEA y UNASUR, una cómoda ventaja, lo que estimulo a hacer todo tipo de ensayos diarios gracias a su fruslería, tratando de provocar que al pueblo se le elevara la cota de tensión extrema a la que esta sometido y obligarlo a inquirir con denuedo un remanso de paz, y buscar la salida de irse detrás del fabricado “salvador”, devenido en figura mítica de la nada, pero que reside en nuestro imaginario (detrás del hombre a caballo). En esta trifulca el gobierno ha logrado con algunas fuerzas dispersas sobrevivir alrededor de los prefabricados triunfos de la regionales, refrendado en la bufa elección presidencial que ha permitido que a pesar que venido espigando descontentos internos sordos, pero todavía sin liderazgo como reacción de los sectores que mantienen el ataque incesante al gobierno, se advierten algunos salientes que revelan que en su relación hay fragmentaciones. (Sin embargo, según analistas políticos las fisuras y el descontento se lograron tapar en el chusco congreso del PSUV, con la repartición de cuotas de poder en el gobierno y dentro del partido). Aun así no terminan de lograr la articulación política que antes exhibían, frente a esta desesperanza podría aparecer un no “conocido” y contrastado con las pálidas opciones que hay en el tablero podría eventualmente ser aceptado como el menos malo, que seria la carta para desalojar del poder al chavismo, burocrático, errático, arrogante y cléptocratico,  que da palos a ciegas, parece ser la estrategia de los adversarios de vuelo raudo de este régimen, ya no les interesan le succionaron por atajos con innumerables centrifugas financieras todos los dólares posibles lo que no hubiese operado en una democracia con un equilibrio institucional mínimo, (esa franja del análisis se la dejaremos a los economistas e historiadores serios que en el país los hay), lo que ha permitido la consumación de la mayor estafa de las viejas y nuevas elites financieras perpetrada a una Nación, por eso como en 1830, buscan desesperadamente a un Páez redivivo como nuevo caudillo popular que les permita vertebrar la conexión con los habitantes especialmente de las populosas y conbativas barriadas pero no dan palos con bola y darle continuidad al sentimiento de igualdad que Chávez puso en escena y que dejo como legado justiciero, por eso de hace impostergable la búsqueda real de una política democrática inclusiva y no de facciones e intereses particulares (léase 11 de abril), hoy siguen luciendo muy distantes de sus tribulaciones y extraños a sus sentimientos, el problema que desvela a muchos de la oposición es el de algunos núcleos del chavismo duro, saben que no seria fácil desmontarlo, les alarma que el Presidente Maduro y quienes al final le acompañen compliquen aun más espacios, escenarios y sigan actuando a contravia de la lógica y que las refriegas actuales no han ido mas allá de la obtención de algunos elementos básicos para sus necesidades elementales, sumados a otros carburantes del conflicto social, escalen y se conviertan en frentes parecidos a los que operan en Siria, Libia o Irak, con sus particularidades a lo que fue el cruento conflicto armado centroamericano, que en su momento obligarían a la OEA, a UNASUR, y especialmente los países vecinos y cambiar posturas y concertar con la ONU, e intervenir con los cascos azules, lo que pondría al gobierno en conteo de protección. Quienes hoy mas allá del discurso que pretende mostrar unidad compacta, lucen entrampados en dos frentes y en varias tendencias en las FANB, pero no todas coinciden en apuntar sus fusiles contra el pueblo, y a pesar del aumento intempestivos de salario tratando de asordinar descontentos frente a otros que manifiestan que se debe hacer uso adecuado suficiente del apresto operacional para derrotar contundentemente y erradicar los grupos violentos que busquen atajos, ya se han dado pronunciamientos en las FANB donde catalogan este conflicto como actos de terrorismo; por otro lado no se expresa con claridad el liderazgo del alto mando, lucen confusos, el vacío dejado por Hugo Rafael, nadie a podido asumirlo aunque fuera a medias, el Presidente Maduro cada vez que trata de hilar algunas ideas se revelan sus inconsistencias, (insisto en su preferencia por el glíglico), el Capitán del Furial, su “mayor talante” es la arrogancia, las FANB surfean y amenazan. El gabinete cernícalo integrado por una cáfila de iluminados, cada vez que alguno profiere alguna frase, solo halan agua para el molino del despropósito en ciernes, si les quedara algún hilo de sensatez en el Neocórtex, hubiesen renunciado para que su jefe, pudiese e intentar rearmar un plan y sortear la crisis, pero son peones de un ajedrez estratégico, que se juega al calor de intereses, (Ejemplo, coltán oro, diamantes, y la captura sin bajas de la estatal petrolera, China, Rusia, Irán y Turquía) y  como náufragos en altamar, presas de pánico no se atreven a reaccionar y levantarse de sus mullidos sillones de los fastuosos despachos que regentan, trémulos se aferran a sus chequeras, cesta ticket, Petros y al respaldo de sus escritorios, cerrándose a la banda y no admitir que culmino su ciclo, distanciados de los miles de movimientos sociales con los que se comprometieron y juraron que se inmolarían junto a ellos rodilla en tierra, un proceso que le costo tanto desvelo a muchos humildes y en el han despilfarrado tantos recursos del país, es notable  la ausencia en el “debate en el finalizado congreso del PSUV” de los que ostentaban épicos nombres como el Gran Polo Patriótico, resultaron avezados y diestros en practicas nepoticas que harían palidecer a cualquier Monarca o Señor Feudal, tan duchos en trapisondas, hoy sus posturas son penosas. En este momento ese innumero de venezolanos que creyeron en ellos, de nuevo sus sueños fallidos, observan con insondable tristeza comprobando que solo eran arrojos e integridades fingidas y que frente a este duro trance eso arrestos se les han evaporado.

“Con nuestras omisiones le hemos cortado una vez más rodajas al tiempo, pero el tiempo sigue igual”.

[email protected]

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »