Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Hablando de magnicidios

César Malavé: Hablando de magnicidios

 

Cualquier acto de violencia en contra el ser humano es aborrecible, máxime cuando se trata de la vida misma. Los demócratas creemos que las diferencias entre nuestros semejantes se resuelven con la discusión dialógica. En este sentido rechazamos de plano cualquier acto que se traduzca en atentado contra la integridad física de un ciudadano independientemente de su estatus social, religión o credo.  Desde el inicio de la democracia venezolana, que no fue en 1958, sino en 1945 con la Revolución de Octubre, sólo un magnicidio se ha concretado en el país, el de Carlos Delgado Chalbaud ejecutado por Rafael Simón Urbina el 13 de noviembre de 1950.  Los actos terroristas contra Rómulo Betancourt, del 24 de junio de 1960 y Carlos Andrés Pérez, 4 de febrero de 1992, fueron frustrados. Estos actos extremistas, que condenamos sin reservas, son simulados frecuentemente por los sátrapas con fines eminentemente políticos. Los simulacros de magnicidio son muy importantes para los tiranos y la historia lo ha demostrado. Sirven para desviar la atención de las atrocidades que cometen y de los verdaderos problemas que agobian a los ciudadanos. Al tiempo que son utilizados para satanizar y sacar del juego a quien, circunstancialmente, no es del agrado del autócrata. Lo ocurrido en la avenida Bolívar de Caracas, el sábado 4 de agosto, debe ser investigado exhaustiva y objetivamente dejando a un lado la cacería de brujas y el acecho a la oposición democrática del país. Debe entenderse como un acto propio de la descomposición social y de la aparición de antivalores consecuencia de veinte años de desgobierno. Es menester entender, que el verdadero magnicidio se ve a diario a lo largo y ancho de las calles venezolanas.

.Cuando el régimen impone reglas anticonstitucionales para el disfrute de los bienes de la nación o de los recursos que aún nos quedan y cuando obliga a enfermos a salir del país en busca de la ansiada medicina para curar o paliar su aguda enfermedad, por ejemplo, incurre en intento de magnicidio y es fácil determinar quiénes son los autores intelectuales y materiales. Desde esta tribuna nos preguntamos, qué es más importante la permanencia en el poder de un hombre o un solo niño, un solo enfermo, una sola madre, en fin, un solo venezolano que muere en los hospitales porque no hay insumos o medicinas para mantenerlo vivo. En este caso, también es fácil determinar quiénes son los autores intelectuales y materiales, que se han robado los reales que deberían ser invertidos en la salud. Cotejemos la importancia de un gobernante regional o nacional con la de cualquier venezolano, de cualquier edad, tamaño, color, religión o parcialidad que muere a causa del hampa. Los autores materiales generalmente quedan impunes, pero los intelectuales salen todos los días por televisión. No es un crimen aborrecible confiscar una empresa de transporte marítimo, tan vital para un estado como Nueva Esparta, y llevarla al fondo del océano sin escrúpulos, poniendo en peligro la vida de todos sus habitantes, quienes ahora, literalmente aislados, tendremos menos insumos vitales para nuestra supervivencia?  Amén de ser un crimen contra el tesoro público que no es propiedad de ningún gobernante sino del pueblo. El auténtico regicidio, el de todos los días, lo están cometiendo los accidentales amos del poder en contra del pueblo venezolano que debería estar viviendo una vida digna, morando en sitios dignos, teniendo la oportunidad de comer con dignidad, de expresarse libremente, de salir a la calle sin miedo, incluso de morir dignamente. La suma de todos estos magnicidios tiene un destino que los aterra, La Haya. Esta es una esperanza para muchos que deseamos justicia, pero es a la vez el mayor estímulo que tienen los genocidas para mantenerse en el poder. Pese a la represión, la presión debe mantenerse.

@cesarmlave53

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »