Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Más 16 de 24 El día después

José Manuel Rodríguez: Más 16 de 24 El día después

 

En su novela “La isla del día de antes”, Umberto Eco hace una deliciosa explicación historicista del secreto de los meridianos antípodas. Describe como al pararse sobre la imaginaria línea del cambio horario se puede ver, hacia occidente, el amanecer de un día, y hacia oriente, el del día anterior. Esa imaginaria raya geográfica pudo convertirse en horrorosa fractura abismal si las imágenes que vimos en Venezuela la tarde del sábado hubieran hecho sonar la diana apocalíptica en el amanecer del domingo.

Lo que acontecería nada tendría que ver con el estúpido escenario imaginado por la exfiscal Ortega Díaz: el país estaría celebrando su libertad… Me pregunto absolutamente asombrado, ¿qué es lo que pensaban hacer luego? Hablo de aquellos que planificaron este evento terrorista, no de sus infelices ejecutores. Estos, que sólo buscaban cobrar los dólares y la green card del encargo, soñando con sus comidas en el Arepazo de Doral y la coca que comprarían en la southwesera, serían los primeros en caer en una verdadera noche de difuntos.

Pregunto por todos aquellos dirigentes opositores que, desde hace rato, vienen pidiendo que ocurra una “intervención humanitaria” como si estuvieran hablando de un halloween. Ellos no parecen entender (nunca han entendido nada de lo que aquí ha sucedido), las dos cosas verdaderamente trascendentes que han producido estos 20 años: el convencimiento del pueblo pobre y excluido de sentirse actor principal en este proceso y, en consecuencia, la decisión imperial de fracturar a este país en los pedazos que toda materia prima requiere.

Por eso no han entendido que no verán el vuelo de helicópteros cargados de marines, misiles y rock. No verán neutralizar a los “malos” para llevárselos a Guantánamo. Serán los paracos urabeños y los contratistas del mercado de la guerra los que llegarán por diversas vías. Y con todo el poder de fuego que los gringos le darán. Combatientes y civiles moriremos por millares y ciudades y pueblos serán demolidos. Como en Siria. Pero hay dos importantes diferencias. A los terroristas de allá los cohesionaba su fundamentalismo religioso. Y toda la dirigencia opositora que hablaba en su nombre estaba bien lejos de ese escenario. Por eso han sobrevivido.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »