Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nelson Moran: Reunidos en Maturín, Estado Monagas: Una ciudad distinta y para querer

Nelson Moran: Reunidos en Maturín, Estado Monagas: Una ciudad distinta y para querer

 

El día viernes 10 de agosto del presente año 2018, nos reunimos en la ciudad de Maturín, capital del estado Monagas, a objeto de intercambiar opiniones sobre la situación del país y en particular la de las personas de la Tercera Edad, Miembros de la Asociación de Agrotécnicos del estado y a la vez defensores de los derechos de las personas mayores, Fredo Morán y Antonio Marcano; el docente jubilado de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador- UPEL, Núcleo Monagas- Pedagógico de Maturín, Zoilo Abel Rodríguez, Defensor a ultranza de los Derechos Humanos y quien escribe, Nelson Morán, Presidente de la Fundación para la Defesa del Adulto Mayor- FUNDAPROV. En principio acordamos seguirnos reuniendo e invitar a otras personas, igualmente decidimos, responsablemente hacer públicas nuestras reuniones, con la intención de incentivar el diálogo constructivo en función del trabajo por el mejoramiento de las condiciones de vida de todos; así:

(1) Tenemos plena conciencia de la situación existente en Venezuela y por ello nos atrevemos y queremos expresar nuestra preocupación por el futuro de las generaciones venideras, y en tal sentido consideramos que debemos dar nuestro aporte y trabajar para coadyuvar en el logro de condiciones de vida que permitan la convivencia pacífica y armónica en un ambiente de prosperidad creciente.

(2) n estos momentos el país vive una situación de máxima incertidumbre, particularmente en lo referente a ciertos acontecimientos electorales preanunciados por el CNE y sectores del gobierno, como es el caso de las elecciones municipales (Concejales), supuestamente para diciembre de este año; y la “espada de Damocles” que pende sobre la Asamblea Nacional (AN), dándose el caso que una “Asamblea Nacional Constituyente (ANC)”  que debería en todo Caso cumplir funciones “pre legislativas”, es decir elaborar aspectos referidos a leyes futuras y proyecto de Constitución Nacional, para luego someterlos a la aprobación o no del pueblo; hoy por hoy se dedica a legislar y pretender aplicar dichas leyes, así como a asumir competencias que no les corresponden y que lo son de la AN. En otras palabras, la ANC pretende ser un superpoder, gobernar y legislar sin atender la voluntad popular, como  instrumento al servicio del Poder Ejecutivo, lo que no es ni debe ser de esa manera, Se requiere acatar la Constitución vigente.

(3) En este mismo orden, tenemos las amenazas, sin sentido, del supuesto Referéndum a la AN, esgrimido por sectores del gobierno. Observamos con preocupación como dicha figura viene siendo usada por el oficialismo en función de sus intereses y nada más, así a veces la sabotean, la niegan, la invalidan; en base a sus cálculos y contando con la ayuda de quienes dirigen otras instituciones del Estado, concertadamente. Ese manejo de cosas viene sucediendo con cualquier evento electoral; recordemos el caso de los Diputados del estado Amazonas, aún en suspenso, y los referendos pasados; no puede olvidarse como las instituciones del Estado fueron y son puestas al servicio de la “intención oficial” para mantenerse en el poder. Lo cual es inaceptable para cualquier ciudadano, por más despreocupado que este sea.

(4) Actualmente el país vive a sanitación muy preocupante, por la escasez de alimentos y medicinas, acompañados de los malos servicios, a su vez deficientes y escasos, a lo que se le suma la ausencia de dinero en efectivo, de circulante; los conocedores hablan de hiperinflación. El gobierno, ante esto ha ideado un nuevo cono monetario eliminando cinco ceros de la moneda actual, así como un   censo automotor y la utilización del “carnet de la patria” para la venta de gasolina. A todas luces se ve la inconstitucionalidad de dichas acciones, las últimas hombradas, además de discriminatorias; pues se están dando bajo el argumento de “quien no se cense y no tenga el carnet de la patria, no recibirá beneficio alguno”.

Es inconstitucional y discriminatorio, ya que nuestra Constitución establece la prohibición taxativa de cualquier tipo de discriminación, y exigir dicho carnet viene a ser discriminación política. Veamos, personeros gubernamentales han expresado reiteradamente que tanto el carné como los CLAP son instrumentos políticos del gobierno y su partido; y sobre todo choca con la Constitución puesto que no se puede obligar a nadie a actuar contra sí mismo, en contra de su voluntad, forzado  u obligado de cualquier forma o manera. Además, el documento de identidad valido, establecido, es la Cédula de Identidad, y no otro.

(5) Vivimos desde hace algún tiempo una persecución política  que se traduce en actos represivos y violatorios de los Derechos Humanos, por parte de los cuerpos represivos del Estado y otras instituciones, al hacer o querer hacer cumplir las instrucciones del “Alto Gobierno”, llegando al extremo de la “represión judicial”, donde casi todos los poderes se acuerdan para ejecutar acciones, en el supuesto de cumplir las “órdenes recibidas o instruidas”.

Dicha represión pretende ser justificada con actos, que a ciencia cierta no se sabe su origen o procedencia, encontrándonos con situaciones confusas donde se denuncian atentados, terrorismo, magnicidios, amenazas, sabotajes, guerras de todo tipo; y luego, en el acto, tienen todo resuelto, en  alarde de eficiencia y eficacia suprema; como por arte de magia, causando admiración y dudas, tanto interna como externamente. Y es curioso observar quienes dudan y critican y quienes aceptan y apoyan; observe usted.

Esperamos y creemos firmemente que la verdad florecerá y “nos hará libres”; así mismo manifestamos que somos partidarios de la lucha democrática y pacífica y que el cambio debe ser y será por la vía electoral. En ello estamos empeñados.

(6) Estamos conversando a los fines de constituir una base de apoyo y solidaridad a los presos políticos en la cárcel La Pica.

(7) En cuanto a la Tercera Edad, estamos plenamente convencidos que el gobierno no ha asumido su situación con la seriedad y atención requerida, como debe ser, tratándose de un sector de la población que se merece el mejor tratamiento, más allá de lo imposible. Para muestras, un botón: No es justo que por capricho de quienes toman decisiones se pretenda mantener, como en efecto lo están haciendo, a los Adultos Mayores, por más de varios días y si se quiere meses, en colas frente a las entidades bancarias para poder retirar lo que en justicia les corresponde, esto es, el mes de pensión y el retroactivo del aumento.

El gobierno incumple sus promesas, tanto en el pago en efectivo, como en el tiempo; la mayoría de los bancos no cancelan los dos millones y el monto total lo entrega por cuotas que en el mayor de los casos es de quinientos mil bolívares. Supuestamente esas son las instrucciones de la Superintendencia bancaria, la entrega parcial, lo que se traduce en la presencia de todos los días de personas mayores a la espera de pago correspondiente. Muchas cosas suceden en las colas, y los desmayos y mareos son los menores.

Lamentablemente los funcionarios y empleados de los bancos se desesperan ante el colapso y dan mal trato a los usuarios, y estos a su vez responden como debe ser a dichas personas, perdiéndose o desviándose la atención debida, puesto que los responsables son quienes giran las instrucciones restrictivas y no los entes, ni las personas ejecutoras, ya que en este caso pasan a ser “útiles ejecutores”; lo que no los exonera de la forma de tratar a los demás.

Aquí creemos necesario reorientar las protestas y reclamos hacia los verdaderos responsables: El gobierno. Y en general consideramos necesaria la unidad y organización del Adulto Mayor, para enrumbar la lucha por objetivos prioritarios, como es el caso de una pensión digna para adquirir la cantidad de alimentos de calidad para poder vivir; una bonificación suficiente para la adquisición de las medicinas, de uso diario, y de aquellas que sean necesarias ante cualquier eventualidad, eso debe establecerse; una bonificación, al menos semestral para el disfrute del tiempo de esparcimiento, recreación y Turismo, bien merecido; garantía de trato digno, igualitario y si se quiere más allá de lo preferencial, particularmente, en el uso del trasporte público; entre otros.

Seguimos trabajado y requerimos el aporte de voluntades para la elaboración de la Jurisdicción del Adulto Mayor, con todo lo que ello conlleva.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »