Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Federico Izquierdo: Ensañamiento

Federico Izquierdo: Ensañamiento

 

Estoy por creer que fue cierto el intento de magnicidio. Existió la conjura pero el gobierno fue informado de ella con antelación suficiente para prepararse. Un delator similar al caso de Oscar Pérez fue auto-tentado por el billete verde, gordo, y develó la intentona. El trabajo de Jaime Bayly, un periodista serio en el periodismo, no deja lugar a otro tipo de conclusiones. Y soy de los que cree en Bayly, que aun odiado por muchos, entre ellos nuestro Vladimir Villegas nunca tan bien vapuleado como lo hizo Jaime, respetado en Norte América como un excelente profesional del área, con un bagaje cultural que pulveriza cualquier intento por demeritarlo.

El delator, aunque Jaime no lo infiere, fue quien desertó en la misión de desactivar a los inhibidores de celulares que frustraron la misión de los drones. De manera que se trataba de drones de vieja generación susceptibles de ser interceptados incluso por tecnologías retro. Sin embargo ese no es el tema que deseo exponer. En este caso el gobierno aprovecha para saciar sus bajos instintos, en especial Diosdado Cabello, morfológicamente perfilado verdugo, insensible, infrahumano y reservorio de odios. Maduro permite que el G2 con su pandilla de cubanos, tan inhumanos como Diosdado, manipulen su endeble voluntad y permite que se haga.

Ensañarse contra Juan Requesens rebasa cualquier límite de la canalla. Se trata de un joven que ha demostrado garra política pero mucho respeto a la institucionalidad lo que estuvo a punto de hacerlo gobernador de Táchira. Un chamo venezolano que tal vez no logra comprender la inmundicia que rodea la actividad política y menos la acción oficialista de este régimen. No conozco a Juan pero su presencia en el mundo del activismo social me impresionó desde que lideró la masa estudiantil en la UCV donde nunca, ningún rojo-rojito ha podido penetrar. Esa tal vez es la gran deuda de Requesens con este gobierno y la exigencia del sadismo de Diosdado.

Ensañarse contra Julio Borges luce imperdonable, pero eso tiene su génesis en Santo Domingo. Julio se negó a firmar un acuerdo que había negociado otro diputado y al comprobar la truculencia hizo el reclamo a Jorge Rodríguez, informó del asunto al Presidente Danilo Medina y echó por tierra la componenda que Maduro esperaba fuera firmada esa noche para lo cual tenía una cadena montada en el país. Por ello Maduro odia a Julio Borges, lo insulta, lo ofende, lo agrede verbalmente y pretende extraditarlo y enjaularlo impíamente. Colombia jamás concederá esa extradición. Bogotá conoce al “pajarito” que gobierna a Venezuela. (Y sobre todo a Diosdado)

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »