Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nelson Moran: Parque automotor y censo de transporte en Venezuela

Nelson Moran: Parque automotor y censo de transporte en Venezuela

 

Ante la situación presente en nuestro país con respecto a la movilidad de sus habitantes, en el ámbito interno, y las dificultades para trasladarse de un sitio a otro, bien sea a su hogar, trabajo, centro de estudio, para realizar diligencias necesarias, al mercado, de compras, a divertirse; los Venezolanos y quienes en el país residen, se encuentran, o mejor dicho nos encontramos en “estado de zozobra, al borde de la angustia y desesperación” como se dice.

Igualmente dicha situación ha provocado y provoca reacciones en el gobierno y la denominada oposición, llámese como se llame (MUD, Convergencia por el Cambio, u otra denominación que a bien quieran darse), también las provoca en los ciudadanos, bien sean influenciados o no por los sectores ates nombrados; entre estas reacciones están las que tienen que ver con el Censo Nacional de Transporte (CNT), ustedes saben que nos gustan las siglas. Reacciones expresadas a favor o en contra, y mientras tanto viene a ser el pueblo, el ciudadano, quien sufre todo lo que tiene que ver con dicho censo, a saber: Se siente presionado, y la mayoría de las veces se ve obligado a hacer lo pregonado por el gobierno, es decir, lo hace obligado por las circunstancias, por eso se censa, ya que pende la amenaza y la incertidumbre de tener que “penar” para conseguir gasolina, y no se sabe más nada de lo demás.

En este andar de cosas, como siempre el gobierno y sus ejecutores aplica la “política” de ensayo y error, echan a rodar opiniones de esto y aquello, que si se va a hacer tal o cual cosa, que si es con carnet o sin este; así tienen tempo de pulsar las opiniones y luego van perfilando lo pendiente por  hacer; por eso vemos a unos emisarios expresar una cosa y luego otros, incluidos ministros, los desmienten. Recordemos que primero se dijo que era con carné, luego que no era necesario, remitiendo al portal para inscribirse libremente, pero, por otro lado, mantienen lo del carné y además debe hacerse por el portal Patria. ¿Entonces, como es la cosa? Pero la gente debe asegurarse de poder seguir usando su vehículo.

Ante este panorama y viendo el deterioro del parque automotor, acudí a buscar algunos datos en internet, consulta de hoy 16-08-2018, veamos unos: El parque automotor en el país ha venido deteriorándose progresivamente, llegando actualmente a más del 50% en estado de deterioro al cual debe sumársele los parados por falta de repuestos e insumos variados.

De acuerdo con el estudio de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Fevenpa), “el parque automotor nacional se ubicó en 2016 en 4,22 millones de unidades, cifra que ha permanecido prácticamente estancada en los últimos ocho años por la caída de las ventas de 99,2% frente a los datos 2007, año récord del mercado.

Del total, 54,5% (2,3 millones de unidades) son vehículos que ya cumplieron su vida útil pues fueron fabricados hace más de 11 años (antes de 2006). Es más, 1,56 millones de esos vehículos duplica la edad promedio de recambio según los estándares internacionales pues fueron ensamblados hace más de 15 años”

“Según la Asociación Europea de Productores Automotores (ACEA), la vida útil de un vehículo oscila alrededor de los 8 años (edad que para los productores americanos se reduce a seis), tiempo tras el cual los gastos de mantenimiento comienzan a sobrepasar su valoración de mercado, además de que supone el declive de la tecnología que respalda a cada modelo”.

La verdad es que el parque automotor se está convirtiendo en chatarra, eso es cierto, lo que nos recuerda la situación vivida en otros países, Cuba y en tiempos viejos Colombia, donde en este último los vehículos eran repotenciados y se mantenían activos, causando admiración en sus vecinos; esto ha cambiado, sobre todo en nuestro vecino más cercano. Evocaciones de cuando estudiábamos bachillerato e íbamos a estudiar de madrugada en la Avenida Bolívar de Maturín cerca de donde quedaba el Aeropuerto y poníamos la radio de Colombia para escuchar las noticias de ”la guerra”, donde no faltaban los encuentros armados entre el gobierno y las guerrillas, representadas, generalmente por las FARC.

Los conocedores opinan que el 70% o más de la flota de trasporte que presta servicio a público esta parada por motivos varios, y el 20% del sector de vehículos privados también está parado.

Muchos nos vemos “orientados” al transporte colectivo por variadas razones, entre ellas, la ausencia de ofertas y posibilidades de cambiar vehículos o adquirirlos, los costos del os mismos y la precariedad y precios del mantenimiento, comenzando por el cambio de aceite y filtro.

Según una publicación de fecha 06 de enero de 2018, en  Venezuela tenemos  107 autos per cápita (por cada 1.000 personas), habría qué ver si la cifra ha cambiado a la presente fecha.

Otra publicación del 18 de enero de 2017, por Daniel García, platea el debacle de la producción  de vehículos en el país, de 170.000 a 2.768 (2016 a 2017, co ausencia de datos). Por otra parte también se dice que la General Motors, el año 2016 no produjo ningún automóvil en el país, y que la Chrysler (FCA) Valencia casi no hizo nada (ensamblaje), igual la FORD. Argumentan los conocedores que “de enero a noviembre de 2016, la producción se contrajo un 75,6% respecto del mismo periodo de 2015”.

Mientras tanto, hoy por hoy, el gobierno sigue actuando y dando cifras, que no se sabe de dónde las saca, dice que e censo será los primeros días de agosto, luego de censar casi 700.000 vehículos, incluidas motos (según sus cifras), anuncia prorroga del mismo, segunda jornada, hasta el 18 del mismo mes, no extraña otra prorroga, y sigue el ensayo y error, siempre actúa así, “mientras vaya viniendo, vamos viendo” o algo parecido.

En verdad, es cierto que quienes administran el Estado, el gobierno, debe valerse de instrumentos que le permitan realizar a buena gestión, y entre ellos tenemos los censos, también es cierto que se debe gobernar para todos, sin exclusiones.

El caso es que vivimos en una constante incertidumbre, generalmente no se sabe que va a pasar, no puede creerse en lo dicho por el gobierno ya que cambia de opinión constantemente y todo el mundo opina a su nombre, mezcla los actos y acciones oficiales con representación de sus voluntarios y partidarios, dice que el censo, y lo hace, será apoyado y ejecutado por el Movimiento Somos Venezuela. El Frente Francisco de Miranda y el de Muller Rojas son parte activa en las cosas de gobierno, el FFM está en la oficialidad del Estado, y lo mismo pretenden con en el M Rojas, así se comporta el gobierno, de repente el movimiento que lidera la Vicepresidenta Delcy R también está en lo mismo, todo es posible; las UBCH participa en los Consejos Comunales. Total tenemos  un arroz con mango, por no decir lo otro, por respeto a nuestros hermanos.

Bueno, esta es la situación actualmente, ante ella debemos actuar, de paso, soy de quienes creen que hace falta dar rienda suelta a la imaginación, en otros tiempos los compañeros del MAS y sectores juveniles de los años de la renovación decían “La Imaginación al Poder”, ¿No sería bueno reactivar dicho planteamiento? A ver qué pasa, y que pasaría si todos sacamos el carnet de la patria. ¿Qué pensaría el gobierno ante eso? A veces debemos hacer cosas inesperadas, de repente ahí está la clave de todo o de parte.

Todos tenemos los mismos derechos y debemos luchar por que sea así siempre. Queremos un gobierno que sea al mismo tiempo eficiente y eficaz y que posibilite la vida en paz y armonía, que tenga visión prospectiva, hacia una vida plena, con garantías ciertas de desarrollo y progreso, que facilite la vida en paz al igual que la posibilidad cierta del disfrute de la felicidad.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »