Inicio > Interés > Antonio Ledezma: “Ha sido un viernes negro y diabólico”

Antonio Ledezma: “Ha sido un viernes negro y diabólico”

 

“Maduro no está en capacidad ni tiene el ánimo de articular un ensayo que derive en la estabilización macroeconómica. Esto es un enredo diabólico sin brújula económica que no tienen horizonte definido ni relación armónica unas con otras”

El Alcalde Antonio Ledezma, en el exilio, ofreció sus impresiones respecto a las últimas medidas anunciadas por Maduro, a quien calificó de diabólico “porque él sabe que ese menjurje no traerá soluciones, sino que es una pócima envenenada que terminará de liquidar la economía nacional”. Ledezma, abogado de profesión y graduado con honores en su postgrado sobre gerencia pública en la Universidad Metropolitana de Caracas, habla sin tapujos sobre lo que ocurre en Venezuela.

Ledezma fue apresado en febrero de 2015, estuvo privado de su libertad por más de mil días, esperando que lo sometieran a más de 26 años de prisión por una supuesta conspiración para derrocar a Maduro del poder.

Para Ledezma “Venezuela es el futuro del continente americano”, solo falta librarse del obstáculo entre ese porvenir y la actual tragedia, que según él, es Nicolás Maduro.

– ¿Ud cree que estas medidas mejorarán el poder adquisitivo del venezolano?

Eso será regresivo, porque un salario mínimo de ese monto -Bs. 180.000.000-en la circunstancia en que se encuentra el país, lo que acarreará es la muerte de centenares de industrias o medianas empresas y pequeños comercios. La conclusión es que veremos más desolación encarnada por personas que se quedarán sin empleo y sin salario.

– ¿Pero el gobierno garantizará el pago diferencial a los trabajadores del sector privado?

Lo único que es seguro después de esta atrabiliaria receta es que el sector privado, que ya bastante debilitado está, pasará a ser una rémora del Estado, porque están imponiendo un modelo décimononico, eso no tiene futuro ni aquí ni en ninguna parte del mundo. En nuestro escenario el panorama es más oscuro, porque somos dependientes absolutos de la renta petrolera que al día de hoy está raquítica, no solo por los precios que han bajado, sino por la caída de la producción. Es obvio que para que el régimen asuma ese pasivo debe contar con divisas y el régimen lo que tiene es deuda y un gigantesco déficit fiscal que se profundizara con estos anarquía.

– ¿Pero era necesario aumentar el salario mínimo?

Por supuesto, pero dentro de un programa de ajustes integral, no con esta desquiciada política que solo conduce a una inflación histórica, no solo aquí, sino en el mundo entero. Es la vieja escuela de quiere monetizar el déficit, por eso desmantelaron el Banco Central de venezuela.

– ¿Eso no cree que traerá estabilidad?

Maduro no está en capacidad ni tiene el ánimo de articular un ensayo que derive en la estabilización macroeconómica. Esto es un enredo diabólico sin brújula económica que no tienen horizonte definido ni relación armónica unas con otras.

– ¿Pero se definen con una sola moneda para anclar la economía?

Eso no es cierto, el pasticho sigue teniendo varios ingredientes monetarios, con una aparente dolarización y una embestida impositiva montada en en el incremento de impuestos, es evidente que se colocan sobre el mostrador tres tipos de monedas: el bolívar Fuerte, el bolívar soberano y el Petro, eso conlleva, inexorablemente a más inflación, más bien hiperinflación y a una inevitable devaluación. Maduro está legitimando el mercado negro que negaron en medio de estruendos populistas, ese mercado está ahí, más vivo que nunca.

– ¿Pero se pone punto final a la especulación cambiaria con el ancla del Petro?

Comencemos por recordar que esa moneda, el Petro es reputada como ilegal. Pero se apoyan en los precios del petróleo que hoy tiene una volatilidad innegable, por lo tanto supeditar la salud financiera y monetaria de una a nación con esas variables, es como montar el destino de un país en una montaña. Eso es un esquema represivo para aterrorizar a un pueblo que no tiene confianza ni respeto por esos gobernantes.

– ¿Pero Maduro dice contar con recursos para financiar esas medidas?

Maduro quiere legalizar “la lavandería” que ha instalado en en territorio nacional, para seguir blanqueando capitales de extraña procedencia. Está bautizando el niño expósito que fue, hasta ayer, el mercado paralelo. Pero lo hace con base a un signo monetario que no es legitimado, como ese Petro. Con respecto a los recursos que dice Maduro tener para financiar estas acciones demenciales, lo que si sabemos es que no tienen ni como pagar el servicio de la deuda, ni adquirir alimentos ni medicinas, ni ingresos petroleros auspiciosos.

– ¿Pero usted no cree que la gente recibirá con entusiasmo ese aumento salarial?

Eso es un espejismo, porque en la economía real está más que comprobado que Maduro quebró la economía del país, que no tiene divisas para financiar esa política y está rematando lo que queda de sector privado. Veremos un gigantesco cementerio de fábricas y gente deambulando en medio de una castro fe humanitaria agudizada. Esto es un descaro madurista, no hay valor agregado por ninguna parte porque no hay trabajo ni capital que son las fuerzas productivas capaces de generar esos activos. Esto no es otra cosa que una manera de liquidar empleos, fábricas y ofrecerle a los incautos ilusiones salariales para luego despertar en medio de una hiperinflación, sin bienes que tranzar y cada vez más sometidos a controles dictatoriales.

– ¿Usted piensa que Venezuela no tiene futuro?

No, no, más bien pienso que Venezuela es el futuro. Pero sin disciplina fiscal y hasta que no conjuremos ese déficit fiscal, y pongamos orden en el gasto público, y le devolvamos la autonomía al BC de Venezuela, no habrá una recuperación económica que ya no puede estar atada a lo que saquemos de los pozos petroleros, sino al trabajo creador de nuestros ciudadanos.

– ¿Para usted el petróleo no cuenta ya?

Si, sigue siendo un activo importante, pero no el único. Ahora nos toca montar una Agencia Nacional de Hidrocarburos que supla lo que ya no es posible gerenciar desde la derruida PDVSA, hay que abrir las fronteras al capital internacional para que reanude la exploración, explotación y comercialización de nuestros crudos, pero la estrategia de desarrollo económico y social debe fincarse en el esfuerzo de cada venezolano, ya los tiempos de “las papas peladas” paso y nos toca esmerarnos en producir riquezas con talento humano.

– ¿Pero Venezuela es un país rico por sus reservas minerales?

Eso es un mito mientras lo veamos como el mana que hará el trabajo por nosotros. Debemos aprender la lección plasmada en “la enfermedad holandesa”. Los hechos nos dicen que la verdadera riqueza está en la educación que le garanticemos a nuestros niños y jóvenes. Esa es la riqueza, la otra es ilusoria. Con inteligencia y conocimientos haremos rentable la actividad agrícola, sembraremos y cosecharemos alimentos, podemos tener emporios farmacéuticos, una industria metal mecánica pujante y nichos turísticos atractivos por la calidad de los servicios aunados a las bellezas naturales.

– ¿Cual es la solución en el corto plazo?

Apartar el obstáculo entre esta calamidad y el progreso que está, allí, adelante. Y ese estorbo es Nicolás Maduro. Está más que claro que está tiranía no cederá el poder por vía electoral, por eso nos corresponde aunar esfuerzos para luchar dentro y fuera del país para que se produzca una intervención humanitaria lo antes posible. La Fuerza Armada tiene un rol que cumplir, y espero que las reservas morales se activen y esos militares que saben lo que otros han alcahueteado por tanto tiempo, reaccionen y hagan respetar la constitución nacional.

FUENTE: Gerónimo Figueroa

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »