Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: La Corte Internacional de Justicia y el Esequibo

Cesáreo Espinal Vásquez: La Corte Internacional de Justicia y el Esequibo

 

Derecho Justo
Los derechos de Venezuela en el Esequibo, son imprescriptibles

La República Corporativa de Guyana, pretende sostener que el írrito Tratado de Arbitraje de Paris en 1899 sea declarado por la Corte Internacional de Justicia con eficacia y validez legal. Al respecto, Venezuela debe insistir en su inexistencia para lo cual deberá fundamentarse en el Acuerdo de Ginebra, Suiza de 1966, el cual fue el resultado de la denuncia formulada en la XVIII Asamblea de las Naciones Unidad en 1962 por nuestro Canciller Dr. Marcos Falcón Briceño. En ese Acuerdo, de pleno derecho admitió la inexistencia del Tratado Arbitraje de París, de nulidad absoluta ad initio al comprobarse  hechos ilícitos y soslayarse  el principio de uti possidetis juris como derecho posesorio de la Capitanía General de Venezuela; pero además, la espuria representación por Venezuela designados por los Estados Unidos de Norteamérica convinieron  con la representación  Británica, denunciado  en memorándum conocido post-morti  por el abogado Severo Mallet-Prevost del equipo de ex presidente Benjamín Harrison en representación de Venezuela, en el que manifestó los sucios convenios ente los miembros del Tribunal de Arbitraje para el despojo a Venezuela y  que aún debía gracias porque le dejaba el rio Orinoco.  El Presidente de Venezuela Ignacio Andrade protestó de inmediato el corrupto Tratado pero fue derrocado por Cipriano Castro y el bloqueo de las costas de Venezuela por Inglaterra, Holanda y Alemania (1902-1903), el Esequibo quedó en suspenso. Dos meses después de la firma del Acuerdo de Ginebra, la República Corporativa de Guyana, ya independizada, a la larga solo hubo escarceos sin resultados y además, la paralización por 12 años. En el Acuerdo de Ginebra, se prohíbe dar concesiones de explotación en el territorio en litigio, ni por parte de Venezuela ni de Guyana; pero la República Corporativa de Guyana violó el Acuerdo otorgando concesiones. Hoy el caso, está planteado ante la Corte  Internacional de Justicia, en la Haya y Venezuela no debe rehuir sino comparecer en el lapso legal que fue fijado, siendo la Corte competente para conocer el litigio de conformidad con el artículo 36 de sus Estatutos y sus decisiones  vinculantes, finales y sin apelación y si Venezuela, no presenta sus alegatos, quedará confesa de conformidad con el artículo 53 ejusdem y la Corte decidirá a favor del solicitante, la República Corporativa de Guyana. Venezuela debe sostener la vigencia del Acuerdo de Ginebra, Suiza de 1966. Es de honor nacional.

[email protected]

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »