Inicio > Economía > Ricardo Hausmann: Maduro reconoció su fracaso

Ricardo Hausmann: Maduro reconoció su fracaso

 

El economista venezolano Ricardo Hausmann aseguró que con los anuncios económicos de ayer, el presidente Nicolás Maduro admitió su “fracaso” en materia económica, al precisar una tasa de cambio fija a 6 millones de bolívares (fuertes), lo mismo que en el mercado negro.

Así lo dijo vía Twitter (@ricardo_hausman):

“Anoche 17/8 Maduro reconoció su fracaso. Aceptó que el $ vale 6.000.000 como el mercado negro. Fijó el salario mínimo en $30 al mes, 1$ al día, definición internacional de pobreza extrema. Pero las empresas no tienen como pagar. Los buenos salarios se construyen, no se decretan”.

Entre las medidas decretadas por el Jefe de Estado está la de aumentar el salario mínimo a 180.000.000 de bolívares fuertes o 1.800 soberanos. Además especificó que el Petro tendrá un valor de 3.600 Bolívares Soberanos, para fijar el valor del trabajo y bienes y servicios.

“El Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad creará un nuevo sistema de precios que permitirá recuperar la capacidad adquisitiva del pueblo, apuntando de manera directa a sanar las heridas causadas por la guerra económica”, aseguró ayer el Primer Mandatario nacional.

“No hay crisis en Latinoamérica que la historia recoja y llegue a los niveles de lo que vive hoy Venezuela”, afirma el economista Ricardo Hausmann, ex ministro de planificación (1992-93) y actualmente docente en Harvard, durante una entrevista al diario español El País.

El PIB ha caído en más de 45% con respecto a 2013. Las importaciones lo han hecho en más de 80%. Las importaciones del sector privado en más de 90%. Ha salido más del 10% de la población del país en menos de 4 años, ilustra el economista.

Prosigue señalando que “el salario mínimo, que en 2012 compraba 72.000 calorías al día, hoy no compra ni 800 si se usara el 100% de este para comprar la caloría más barata, que es la yuca. Para comprar proteínas alcanza para 1 huevo al día. En el país no están las calorías, las proteínas ni las medicinas para que sobrevivan 30 millones de personas”.

Hausmann reitera que para “un plan de rescate” tiene que haber  un “cambio de régimen”. “Venezuela es el país con la relación deuda externa pública a exportaciones más alta del mundo por amplio margen, pues el gobierno usó el período del boom petrolero para endeudarse en vez de ahorrar y ahora producimos 1/3 del petróleo que Venezuela producía cuando Chávez llegó al poder”.

“Para salir del foso, no podemos pensar en un programa que implique sacrificios a corto plazo para obtener beneficios posteriores. Es necesario un plan que implique una recuperación de los niveles de vida desde el primer día. Para ello, es imprescindible una moratoria y una renegociación de la deuda pública externa con un recorte (haircut) que va a tener que ser muy grande”, explica.

Además, agrega que “necesitaremos donaciones, especialmente en los 2 primeros años por montos que deberán estar en el entorno de US$ 20.000 millones. Y finalmente un programa de financiamiento internacional liderado por el FMI de unos US$ 60.000 millones en los primeros 3 años”.

Asegura que “el país va a pasar muchos años antes de que regrese a niveles de vida que conoció en su pasado reciente. Un plan que recupere los niveles de vida del 2012 para el año 2030 sería uno de los más exitosos jamás visto. Pero eso no debe deprimirnos. Lo importante es que las cosas mejoren permanentemente. Y que la sociedad aprenda algo realmente valioso de la catastrófica aventura chavista en la que se metió”.

Cuando yo nací en 1956, Venezuela era un país de 7 millones de habitantes que exportaba 3 millones de barriles de petróleo. Hoy es un país de 30 millones que exporta 1 millón de barriles. Ese empobrecimiento el sistema político y la gente no supo entenderlo y enfrentarlo”, detalla el profesor de Harvard..

“Espero que el país, luego de esta experiencia, entienda que crear valor requiere empoderar a la gente para que pueda crear valor, no darle derechos sobre lo que no tenemos”, reflexiona.

Lea la entrevista completa en El País.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »