Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Juan Pablo Guanipa: Crisis Profundizada

Juan Pablo Guanipa: Crisis Profundizada

 

La crisis venezolana se profundiza. En el Zulia llega a niveles de desastre. Es un desastre provocado. Estoy seguro de eso. Ha sido provocado por razones ideológicas. Los que desgracian a Venezuela a través del ejercicio del poder, piensan que los ciudadanos debemos llegar a un nivel inaceptable de dependencia que pasa por acabar con todo y ponernos a pedir un poco de comida, un examen médico, unas medicinas, unos litros de gasolina, cualquier migaja que nos mantenga sometidos. También ha sido provocado por la ineficiencia y la corrupción. Son estos dos males que se han profundizado a niveles alarmantes en este ya largo régimen de veinte años que los ciudadanos nos empeñamos en que debe terminar lo más pronto posible. Que se hayan manejado tantos recursos y que los resultados sean tan desastrosos en vidas y en calidad de vida, es algo por lo que muchos tendrán que responder a la justicia, cuando la haya.

La particular situación que hoy vivimos los zulianos –no la crisis general que ya se hace tan cotidiana como inaceptable– sino su profundización desde el viernes pasado, es una demostración adicional del desprecio de este régimen por nuestra región. Hemos escuchado a varios técnicos que con precisión han dicho lo que ha pasado. El cable de 230 mil voltios que transmite electricidad por debajo del Puente Sobre el Lago de Maracaibo, es un cable de difícil manejo. La empresa japonesa Sumitomo, que lo construyó e instaló, siempre era llamada por Enelven para su mantenimiento y reparación. Corpoelec desistió de ese protocolo y cuando fue a probar la conexión de ese cable con uno aéreo nuevo que instalaron desde la Sub estación El Tablazo hasta la cabecera del puente en Punta Iguana, se produjo una explosión que ocasionó daños al Puente y que dejó sin electricidad a gran parte de la costa occidental de nuestro lago. Queda muy claro que no existe el saboteo del cual han hablado –de manera cínica e irrespetuosa con la inteligencia– nefastos personajes como el ministro destituido por la legítima Asamblea Nacional, la inefable vicepresidente y el usurpador del Zulia.

Las consecuencias de todo este asunto están a la vista y las sufrimos gran parte de los zulianos. Las horas continuas que muchas familias han vivido sin electricidad generan un caos sin precedentes en la vida del hogar. Realmente no hay forma de describir la situación y la indignación que tenemos con todo esto. Porque sabemos que todo está vinculado a las causas que señalábamos anteriormente. Porque sabemos además que el problema eléctrico, junto a los que también sufrimos en materia de transporte, agua, gas, aseo urbano, vialidad, semáforos, por solo hablar de algunos servicios públicos, es estructural y por tanto no va a ser resuelto hasta tanto podamos lograr un cambio político en nuestro país.

Distinto expertos han hecho conocer sus voces. Algunos de ellos han sido perseguidos hasta tener que abandonar el país. Más allá de esas recomendaciones, plausibles por lo demás, en las que se plantean inversiones, reparaciones, importación de electricidad a Colombia, etc., está la realidad política que nos abruma a todos los venezolanos. Insistimos. No hay forma de que alguna de esas recomendaciones sean aplicables mientras Maduro siga en la presidencia de la República. Por esa razón, se convierte en un imperativo de la hora actual profundizar los esfuerzos para lograr ese cambio político. Los zulianos y todos los venezolanos debemos asumir que es la patria lo que está en juego. Debemos generar la presión de la protesta como herramienta para que se imponga la vía constitucional, especialmente establecida en los artículos 333 y 350 de nuestra Carta Magna, la expulsión de Maduro de la presidencia y la realización de elecciones a través de las cuales los ciudadanos, democráticamente como debe ser, decidamos quién puede ocupar ese espacio y liderar el reencuentro con lo que somos, un pueblo que quiere vivir en paz, en libertad, en democracia, en progreso.

[email protected]

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »