Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Daniel A. Sequera: Unidos o la Anarquía nos devorará

Daniel A. Sequera: Unidos o la Anarquía nos devorará

 

La violencia,  inseguridad,  corrupción, colapso de los servicios, escasez de medicamentos e hiperinflación, se han convertido en rutina diaria.

Adicionalmente la ruina de la infraestructura es evidente: los apagones y fallas eléctricas, la falta de mantenimiento de la vialidad,  la tragedia zuliana, las inundaciones en el sur provocadas por el desastre ecológico del Arco Minero, el hundimiento del Ferry son solo muestras del improvisado manejo del ambiente y la infraestructura de la Nación.

Y aun mas, las recientes decisiones político – económicas amenazan el futuro económico y viabilidad institucional: la exoneración de ISRL y tasas a PDVSA, empresas mixtas y asociadas, el improvisado paquetazo económico, del cual la incertidumbre sobre la reconversion y su efecto inflacionario sobre los precios de la gasolina y el transporte representan un incentivo claro para la promoción del caos social.

Toda esta situación es consecuencia directa de la violación sistemática del Orden Constitucional por parte de un régimen que pretende erigirse por encima de la Sociedad y secuestrar a sus Ciudadanos y sus Derechos incluida su Libertad, Vida y Propiedad.

La conclusión es evidente para más del 84% de los Ciudadanos, la recuperación de la Nación pasa por el restablecimiento del Orden Constitucional, ergo la salida de los actuales gobernantes y su ejemplarizante sometimiento a la Justicia como primer paso.

La angustiosa pregunta es ¿Cuándo ocurrirá? porque ya todos estamos contestes en que es inevitable. A continuación, surgen las reacciones individuales, desde la apatía, la parálisis expectante, la impaciencia hasta la ira impotente y la violencia contenida  “de a toque” que se observa en las relaciones sociales cotidianas.

Exhortar a cambiar a la mafia criminal que ejerce el  gobierno y claramente opuesto a los intereses de la Nación y sus Ciudadanos es probadamente inútil.

Se requiere acción eficaz para lograr el cambio.

Es ahí donde debemos comprender la naturaleza del desafío personal y social que tal reto nos demanda.

Es claro que la Unión Nacional es imperativa en esta hora. Pero qué clase de unión es posible. La Unión Nacional en la perfección de la conciencia de todos es no solo quimérica sino imposible e innecesaria. Esta solo sería posible si todos fuéramos santones republicanos y eso está muy lejos de la realidad no solo en Venezuela sino en la Humanidad toda.

Renunciar a las vanas ilusiones de perfección y asumir el reto de un deseo practico de perfectibilidad progresiva y creciente. Un deseo de aprender de los errores e ir rectificando emocionadamente es preferible. Solo si cada Ciudadano asume el cambio desde su propio esfuerzo de rectificación individual será posible la construcción de una conciencia colectiva de la Nación a reconstruir que es en sí misma el inicio del cambio.

Tampoco se trata de una  mística contemplación inútil. No, el cambio debe hacerse desde la desafiante acción cívica de desobediencia civil. Sin gestos grandilocuentes excesivos pero con la firme convicción de cada gesto que desafié la manipulación mediática, las medidas inútiles, distractivas y discriminatorias como no  acudir al Censo del Carnet de la Patria. Pero también quedarse en casa y cerca de tu hogar en paro activo de forma individual, activamente educar a las familias en la solidaridad comunitaria mediante actos prácticos como cuidar de áreas comunes y compartir los alimentos. Ignorar y hacer sentir aislados socialmente a los pocos individuos que aun sostienen al Régimen.

También se requerirán altas dosis de resiliencia y persistencia para participar en la protesta cívica en nuevos e innovadores modos colectivos e individuales hasta el derrumbe cercano del Régimen. Adoptar una Cultura de trabajo que supere la dependencia del Estado y genere autoestima para el Ciudadano empoderado y proactivo.

Recuerda que todo cambio verdadero comienza dentro de ti. Cambia tu conciencia para que puedas expresar la conducta ciudadana y respetuosa de la Ley y las normas que aspiras para tu país.

Los paradigmas no existen hasta que tú los adoptas. Se el cambio que quieres y actúa decidido. Es tiempo de actuar.

Fortalece tu Fe, acciona desde la virtud ciudadana y confía en que el cambio verdadero ya comenzó, contigo.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »