Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez:  Visa de convivencia social

Cesáreo Espinal Vásquez:  Visa de convivencia social

 

Vivir por vivir, no es vivir, vivir en paz, es vivir

Este artículo son  reflexiones, sobre la prevención de la paz pública y la salud mental, inmersa en los conceptos de visa y convivencia social sin ninguna connotación política partidista. El concepto de VISA, es aplicado para el control de entrada de extranjeros a países, es un visto bueno; también se utiliza en la redacción de documentos que deben ser “visados” por abogados. Existe un muchos países, la obligación del “padrón de residencia”, que es la información obligatoria de todo ciudadano de dar en su municipio la dirección de su residencia. En 1.988 lo propuse en la Asamblea Anual de Consecomercio, celebrada en Barquisimeto, Estado Lara y fue aplaudida. El 15 de septiembre de 2009, fue publicada en la Gaceta Oficial, la Ley Orgánica de Registro Civil y en su Capítulo IX “De la Residencia”, se estableció la obligatoriedad de toda persona de declarar su residencia “ante las oficinas o unidades de Registro Civil”. Esto es muy importante, porque mediante la visa de convivencia social, conllevaría a la paz pública, la seguridad, a los fines de escolaridad, servicio social, incapacitados, vejez, etc.; no invade la privacidad sino por el contrario se salvaguarda la sana convivencia y además, el Consejo Nacional Electoral, tiene todas las direcciones de los votantes mediante su registro, que deber ser de absoluta privacidad, salvo que le sea solicitada por vía jurisdiccional, asimismo, será para las oficinas municipales. De tal forma, por ejemplo, si un agente policial, sorprende a personas o son denunciados por los vecinos en actos sospechosas, podrá solicitarle el número de su cedula de identidad (la visa de convivencia social no emite carnet) y hacer contacto por radio verificando si ese ciudadano reside en el municipio y si no tiene su visa de convivencia social,  deberá dar explicación por prevención de delito. La otra, norma tan importante como la residencia de vecinos (visa de convivencia social), es prevenir mediante vacunaciones las enfermedades endémicas y además, como complemento necesario, se debería  legislar para implementar el examen psico-social a partir de los siete años de edad, cada cinco años, y ello, tiene su sana justificación dada la enfermedad mental silenciosa de la psicopatología, muy importante para el ingreso a escuelas, universidades, de seguridad ciudadana, ejercer cargos públicos, etc., cuyo obligatoriedad se establecería en los municipios, sin carnetización o certificaciones, sino por información tecnológica por ser “visa de convivencia social”.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »