Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ángel Borrego: ¿Ayudamos a Maduro?

José Ángel Borrego: ¿Ayudamos a Maduro?

 

Esa pregunta nos hizo ayer un político barcelonés cuando le expusimos una idea que podría cambiar el curso de aconteceres en la Estructura Económica del país, aun tratándose de algo coyuntural. No respondimos porque si una persona de ese ambiente y rango necesita explicaciones colegimos que vive ayuno de cultura política y a estas alturas es aplicable aquello de “loro viejo…”. Queremos, eso sí, compartir con el lector la razón que toda la vida nos ha conllevado a intentar contribuir con los gobiernos, aunque sin éxito alguno, porque pese a haber tenido la fortuna de ser escuchado personalmente por algunos jefes de Estado, jamás se puso en práctica el aporte que pretendimos ofrecer. Porque (es nuestro criterio) cuando se desea el mejor beneficio para el país la vía óptima debería ser el Presidente aunque en nuestro caso venezolano ello no resulte así. “No hay peor sordo…”.

El hecho es que dentro de la maraña de anuncios presidenciales desde el 17-08 a la fecha, por causa de mala comunicación en el gabinete, ministros van y vienen a los medios a explicar lo que aún ignoran y han creado tal confusión en la gente que con ello se han exacerbado fantasmas que inquietan y enojan. Y nadie, ni siquiera el Presidente, ha desmenuzado la importancia de haber creado de golpe y porrazo el Ministerio de Comercio Interior, que aunque algunos jefes de oposición demonizan apriorísticamente, si se le diera rienda suelta a la imaginación productiva, sería el mejor instrumento para lograr políticas de bienestar para la gente.

En naciones más preocupadas por la suerte de sus habitantes que por la diatriba política, las piezas del ajedrez gubernamental son el instrumento que mueve las decisiones para lograr el equilibrio entre cualquier efecto negativo y la necesidad de superarlo con gestiones positivas. En este caso, Venezuela vive un momento en que el Sector Comercio (SC) lidera holgadamente todos los demás factores productivos del país. Agreguemos que el SC es hoy quien genera más oportunidades de trabajo. Que es el único que compra o alquila locales. Que moviliza 90 % de la captación bancaria a la vista. Y que vitaliza la febrilidad activa del país. ¿Es mala idea insumir al gobierno de ideas para aprovechar esa vertiente? No lo creemos así.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »