Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: No leen el mundo, sólo su libro sagrado*

José Manuel Rodríguez: No leen el mundo, sólo su libro sagrado*

 

Por estos días los ministros de finanzas de los países capitalistas que tienen al FMI como su productor de rentas, se reunieron en Bali para discutir cómo mejorar, no sólo los ingresos percibidos por financiar a los “mal dotados” gobernantes que acuden ante ellos; sino también para acordar una mejor repartición del botín que aporta esos infelices países. En definitiva, son una suerte de mafia financiera que el “Consenso de Washington” constituyó aprendiendo de la arrabalera mafia siciliana; cogerse el dinero de la gente disimulando tras eufemismos como proteger del déficit y del gasto público.

Pero, no se quedan sólo ahí. En ese encuentro el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, en reunión aparte, convocó a los ministros de finanzas de Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Francia, Guyana, Italia, Japón, México, Panamá, Paraguay y Reino Unido, con el fin de revisar cómo aumentar la agresión política, económica y cualquier cosa sobrevenida, en contra de Venezuela. Resulta obvio el factor común que une a esos 14 gobiernos. No sólo son, todos, de la más recalcitrante derecha neoliberal, son además dóciles sujetos de la sodomización del gobierno gringo, cosa que forma parte inseparable del vasallaje. Sexo duro que llaman, y no importa quién sea el capo de turno en esa gran hacienda que USA construyó internacionalmente.

El tutelaje es tan viejo como la humanidad solo que ahora, aquel padre tutelar que gritaba y repartía latigazos a quienes soñaran hacerse cimarrones, ha sido sustituido por un inmenso imperio comunicacional que nos enseña su libro del mundo, que nada tiene que ver con lo que realmente es. Lo logra con tal perfección que nadie de la derecha (exceptuando el pitecántropo Bolsonaro, como lo llama Clodovaldo Hernandez), reconoce ser de derecha. Ellos sólo son defensores del “mundo libre”. Ese que procura la supremacía de clases y razas, la supervivencia del más apto en la aberrada “libre competencia”, la intervención en los países considerados subdesarrollados o francamente alzados. Y sobre todo la oposición a reformas o cambios que modifique ese estado de cosas.

* Paulo Freire, uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX, impulsaba con ahínco su convicción de que la lectura del mundo precede a la lectura de la palabra.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »