Inicio > Opinión > Román Ibarra: Opciones para Venezuela

Román Ibarra: Opciones para Venezuela

 

El deterioro que vive nuestro país a lo largo de estos veinte años ininterrumpidos de comunismo, o socialismo; rociado ampliamente de militarismo; mediocridad, y exagerada corrupción, debe ser erradicado.

No hay razón, ni comprensión posible para explicar que habiendo dispuesto de tan altas cifras de ingresos económicos y financieros como nunca en la historia republicana, estemos simultáneamente en el subsuelo de las posibilidades de progreso y desarrollo, negando toda esperanza a nuestros compatriotas por la acción deletérea del régimen de Maduro.

La falta de motivación, y decaimiento de la fe de nuestros semejantes en el presente y futuro de nuestro país, se evidencia a diario con la huida hacia el exterior, y eso es responsabilidad exclusiva del régimen que nos oprime.

Para que ocurra cualquier avance o posibilidad de regeneración democrática, debemos echar mano de todas las oportunidades u opciones que la racionalidad ofrece para garantizar que se pueda llevar a cabo el cambio que todos esperamos al menor costo posible, y no descartar a priori nada.

Hay muchos que se oponen –no sin razón- a que haya mecanismos de intercambio, diálogo y negociación con el gobierno. En el pasado reciente, todos los esfuerzos que se han hecho en ese sentido se han visto frustrados por culpa de la perversidad del gobierno, es cierto. Pero debemos renunciar a negociar definitivamente? Debemos insistir en la abstención como mecanismo de protesta? Yo creo que no.

Creo sinceramente que hay que construir una unidad sólida, cohesionada, con un claro liderazgo, y con fines que trasciendan lo electoral, pues el país tiene que ser reconstruido prácticamente desde cero.

Habernos abstenido de participar el 20-M en las presidenciales siendo mayoría la oposición, fue un error tremendo que aún no hemos comenzado a pagar, toda vez, que el segundo período de Maduro comienza en el año 2019. Más allá de que no sea reconocido internacionalmente, y se mantengan como debe ser las sanciones a importantes funcionarios gubernamentales, lo concreto es que va a estar ejerciendo el poder político y disponiendo a su antojo de los recursos del país.

Tenemos además dos eventos que pueden comprometernos gravemente el futuro todo de la nación: el referéndum para aprobar o rechazar la Constitución propuesta por la ANC, y las elecciones municipales. Más allá de la discusión de si la ANC es fraudulenta, y golpista, lo cierto es que existe en la práctica, y si no salimos masivamente a rechazarla, nos la van a imponer, como del mismo modo ocurrirá si dejamos el camino abierto y solo para que el gobierno se quede con todos los concejales sin esfuerzo alguno.

Concretar la decisión de participar en ambos eventos, pasa primero por la recomposición de la unidad opositora sinceramente. Insistimos en la necesidad de poner de un lado los intereses partidistas, grupales e individuales, y con el interés superior por la salvación del país, pongamos todo nuestro mejor esfuerzo para derrotar al comunismo que nos asfixia y destruye.

Hay que advertir que queda muy poco tiempo, y no es con insultos entre nosotros como se puede resolver la situación; el gobierno lo sabe y por ello estimula la continuación de la división en el seno de la oposición.

Si en realidad nos importa el destino de nuestro país, lo lógico es que hagamos un gran esfuerzo por recuperarlo para la democracia y para la realización del bien común de nuestros compatriotas.

Abrámole camino a la inteligencia y adoptemos la mejor opción; nadie puede hacer nuestro trabajo. No hay fórmulas mágicas; tenemos que construirla!

La recuperación de Venezuela está en nuestras manos.

@romanibarra

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »