Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gloria Cuenca: Releer a Erich Fromm

Gloria Cuenca: Releer a Erich Fromm

 

Autor leído y estimado en mi juventud. Rebelde en sus años mozos. Sin ser médico se entrenó como psicoanalista, lo ejerció y practicó con éxito. Se atrevió a desafiar al Maestro Freud y elaboró algunos aspectos teóricos que, en nuestra juventud (de Adolfo y la mía), hicieron a varios de sus libros de constante consulta. Intentó rescatar el humanismo en Marx. Cuestión importante, además condenó el estalinismo. Entre sus obras hay tres consideradas definitivas: El Miedo a la Libertad, exhaustivo y profundo análisis sobre lo que implica el ser humano alienado y no dispuesto a soltar amarras, por sentir temor a sentirse libre, es decir, miedo a la libertad. El arte de amar, en donde se habla de la capacidad de elegir y decidir estar con la persona amada. Algo impensable, siempre se habló de la pasión arrebatadora que sienten los enamorados, el amor incondicional, a primera vista y demás consideraciones sentimentales que inundan las páginas de quienes son y apuestan por los románticos.

Fromm, plantea, que yo sepa, por vez primera, la capacidad y disposición que se tiene de elegir a una persona racionalmente para amarla y hacerla su pareja. Finalmente, ¿Ser o tener?, obra magistral en donde explica la disyuntiva entre ese momento del humano, quien no tiene nada, aparentemente, y siente que es. Mientras, otros individuos, se empeñan en atesorar objetos y una cantidad de bienes materiales adquiridos para lograr sentir finalmente que son.

Jean Paul Sartre, el gran filósofo francés del siglo XX, habla de la existencia, para enfrentar ese conflicto. “Eres, si existes” expresó. Se alcanza la existencia, buscando la libertad, constantemente. Fromm por su parte, dice frases determinantes: “El hombre ordinario con poder extraordinario es el principal peligro para la humanidad y no el malvado o el sádico”. La frase me pone a reflexionar seriamente, especialmente, dicha por Fromm.

Tiene significado de trascendencia. En páginas también para meditar, señala lo que denomina, el “síndrome de la decadencia”: demostración de lo expresado cuando dice que, “mueve al hombre a destruir por el gusto de la destrucción, y a odiar, por el gusto de odiar”. Pensamiento que estimula a meditar en torno a lo que nos sucede a diario. Importante hacer esa relectura, esclarecedora y orientadora.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »