Inicio > Política > Crónica chavista: el “madurismo” se sigue complicando

Crónica chavista: el “madurismo” se sigue complicando

 

La estrategia internacional apunta ahora a cerrar toda vía de financiamiento para el régimen venezolano. Cada día es más evidente que el régimen venezolano necesita un día con más de 24 horas para defenderse de sus propios compañeros, de los diferentes grupos opositores y del creciente rechazo de los gobiernos vecinos que ya no pueden seguir enfrentando problemas causados por la insensatez del llamado “madurismo”.

La situación del “madurismo” se complica más con cada acción o reacción equivocadas con las que responde a sus críticos y militantes decepcionados. Seguir negando lo que pasa en Venezuela, cuya crisis se agravó con los daños causados por las recientes lluvias, no ayuda. Reprimir las protestas con ensañamiento tampoco.

Enviar grupos violentos a atacar a dirigentes opositores que están llevando su mensaje al pueblo, menos, y peor si se trata de una mujer como en el caso de María Corina Machado y otras. Ante lo más visible de la crisis humanitaria, algunos han destacado que ninguno de los ministros de Economía ha servido, pero resulta que tampoco han servido los ministros de Transporte, de Petróleo, de Relaciones Interiores, Relaciones Exteriores, de Salud, de Educación, de Información, y paremos de contar.

No se puede ocultar que ante la insipidez del petro optaron por sacar al dólar americano de las transacciones financieras dentro del país, pero como advierten los que saben de eso y está ocurriendo, eso encarece más las operaciones y enreda el manejo del dinero para los menos preparados. En vez de actuar contra la corrupción, como planteó a comienzos de octubre el entonces Contralor General de la República, Manuel Galindo Ballesteros, la decisión fue botarlo. Galindo dijo el domingo 07 de octubre durante entrevista con José Vicente Rangel a través de Televen: “Venezuela es un país altamente corrupto”, y expresó que los funcionarios públicos “requieren cada día estar apegados a las normas constitucionales en materia de la lucha de la corrupción”.

“Muchos funcionarios públicos se apartan de las normas constitucionales“, agregó. También dijo que “un corrupto de la empresa pública siempre tiene como aliado a un corrupto de la empresa privada”, y remató: “La corrupción sigue galopante. Necesitamos la colaboración directa por parte de quienes manejan fondos públicos”.

Los mismos chavistas comentan que Galindo fue víctima de los corruptos que dominan la cúpula del régimen y todo queda confirmado con la designación de Elvis Amoroso para sustituir a Galindo. Contra quien ocupaba la segunda vicepresidencia de la irregular Asamblea Nacional Constituyente (ANC) se acumulan denuncias por enriquecerse con fondos públicos. A propósito de la ANC, comentan que su irregularidad es de tal magnitud que como no se eligieron suplentes y desde su instalación ha ido perdiendo miembros, algunos por muerte, otros por convertirse en ministros o como en el caso de Delcy Rodríguez, en vicepresidenta ejecutiva; nadie sabe realmente cuántos son los integrantes de esa institución cuya misión principal no ha sido cambiar o modificar la Constitución.

Lo de la Constitución es otro cuento largo y motivo de enfrentamiento entre los “maduristas” y los “chavistas originarios”. Acciones equivocadas Lo que va quedando claro es que la reconversión monetaria, el petro y el programa de recuperación económica, van camino del despeñadero.

Lo más reciente es la designación de Ernesto Villegas como responsable político y enlace para la instalación del Instituto Nacional de Descolonización de Venezuela. El régimen no se ocupa de lo que realmente debe ocuparse y sigue actuando en un escenario imaginario que provoca risas, lástima y desconcierto entre sus propios seguidores. Si el discurso repetido, una y mil veces, es que Venezuela es independiente y soberana porque se quitó el yugo del imperialismo norteamericana con la revolución bolivariana, crear un instituto de descolonización es admitir que todavía somos colonia y eso apunta entonces directamente contra Cuba.

Las denuncias recientes apuntalan que 22 mil cubanos manejan en Venezuela los temas militares, de inteligencia y comunicaciones. El miércoles 24 de octubre, Nicolás Maduro respondió a la acusación de que el régimen venezolano financió la caravana de migrantes que salió de Honduras hacia Estados Unidos, dando una voltereta a lo que se vive en Venezuela. Afirmó que eso busca acusar a “Venezuela de todo lo que les ocurre a ellos (Estados Unidos)”. Es decir que para Estados Unidos, Venezuela ha pasado a ser lo que para Venezuela ha sido el “imperio yanqui”, culpable hasta de los apagones por falta de mantenimiento al sistema eléctrico en todo el país.

La acusación desde Estados Unidos hizo que muchos recordaran que Maduro fue el encargado de apoyar a Manuel Zelaya en Honduras, cuyo gobierno, abundan las denuncias, dejaba que el narcotráfico usara el territorio hondureño como lugar de desembarco de grandes envíos que luego irían por diversas vías hacia Estados Unidos. Por eso, no parece casualidad que esta misma semana, el expresidente colombiano Andrés Pastrana acusara a Nicolás Maduro de representar “una amenaza regional” y fue más allá al compararlo con el difunto capo del narcotráfico Pablo Escobar. Pastrana lo dijo en el marco del evento: “¿Están las democracias latinoamericanas secuestradas por el crimen organizado?”, celebrado en la ciudad de Miami y que fue encabezado por Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Eso parece responder a un plan para cerrar todas las vías de financiamiento del régimen venezolano y encaja en lo dicho por el secretario asistente del Tesoro estadounidense, Marshall Billingslea, en una conferencia en el centro de estudios Brookings de Washington. Billingslea dijo: “Tras saquear totalmente Petróleos de Venezuela (Pdvsa), donde no queda nada más por robar, hemos visto un cambio en la atención del régimen de Maduro hacia el oro, es el nuevo recurso que están buscando”. Billingslea denunció el expolio de las minas de oro en el sur de Venezuela y aseguró que “se está aproximando a una situación similar a la de los diamantes ensangrentados” en África y enfatizó: “Deberíamos expresar más indignación por el daño que se está causando al medioambiente y las poblaciones indígenas”.

A todo eso hay que sumar que la Unión Europea renovó por un año las sanciones a funcionarios del régimen venezolano y en Europa crece el apoyo para llevar a Maduro ante la justicia internacional. El presidente del Partido Popular de España, Pablo Casado, advierte similitudes entre el asesinato del periodista saudí Khashoggi y el concejal venezolano Fernando Albán

Por Jaime Granda

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »