Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rubén Contreras: La Venezuela potencia, pero destruida  

Rubén Contreras: La Venezuela potencia, pero destruida  

 

Después de revisar algunos libros muy actualizados, acerca de lo que acontece actualmente en Venezuela,  como La Trama Estéril del Petróleo de Héctor Malve Mata; Delirio y Poder de Enrique Krauze;, Revés de un Sueño Protagónico de Orlando Zamora; Del Pacto de Punto Fijo al Pacto de La Habana de José Curiel y Eduardo Páez Pumar; Historia InConstitucional de Venezuela de Asdrúbal Aguiar; y el informe de La CEPAL acerca de la situación de Venezuela para el 2018,  entre otros, y vivir en carne propia la realidad actual. entendemos y comprendemos la situación que confronta nuestro país.

En ellos, los autores describen los sentimientos más preclaros y decisiones políticas, de un funesto personaje, inculto, primitivo y megalómano, que, con su carisma y verbo, condujo desde 1999, al despeñadero a la economía floreciente y sólida, de un país llamado Venezuela.

Hay un dicho popular que forma parte del costumbrismo criollo y dice así: Por ofrecer nadie se ha vuelto pobre y si algo tuvo el megalómano de Sabaneta fue la cornucopia llena de dólares producto del alza de los precios del petróleo, con lo cual promovió el festín de Baltazar en los diversos países latinoamericanos, con la ilusión de convertirse en el líder emergente que copara los espacios de la geopolítica mundial en el siglo XXI.

Los libros mencionados vale la pena leerlos, ya que sus autores hacen un estudio minucioso acerca de cómo se desenvolvió el finado de Sabaneta, en la administración de la res pública, manejándola a su antojo y saltando todos los controles legales y normativos, para impúdicamente, entre tantas acciones, exigir el famoso millarcito.

Con la asignación del famoso millarcito y la destrucción del Fondo de Estabilización Macro Económica, se ratifica el festín despilfarrador que conllevó la debacle de la potencialidad de los recursos y modos de producción existentes, ya que no se entiende como dicen los autores de los libros mencionados, que, con los mayores ingresos recibidos por Venezuela, en toda su historia, este país esté en una situación de abandono, prácticamente de indigencia e impotencia. No hay hasta ahora una explicación posible.

Lo preocupante de nuestra actualidad, es que cuando escuchamos al ignaro que usurpa la primera magistratura de Venezuela, hablar del estado potencia, este actúa como el mago de Oz, sin darse cuenta de lo que sucede a su alrededor y hay un refrán que dice que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Esto tiene una explicación muy clara, la política del socialismo del siglo XXI ha sido muy eficaz y contundente, crear el hombre nuevo destruyendo todo lo anterior a él. Por eso comenzaron con la educación al eliminar la importancia de la aprehensión del conocimiento e universalizar la mediocridad al crear esa serie de misiones educativas en la cuales la acción formativa se basa en la ideologización de los participantes. A esto le siguió la destrucción del aparato productivo y la planta industrial. Todavía está fresca la destrucción de Amuay para que el show continúe a un ritmo que ha conllevado bajar la producción de petróleo de 3 millones a 1,2 millones, según los últimos reportes de la oficina internacional de energía y de La OPEP.

La potencia destructora del socialismo del siglo XXI se aprecia contundentemente en el campo venezolano al expropiar las fincas ganaderas, granjas avícolas, plataneras, las plantas arroceras y procesadoras de harina de maíz. Que grato era recorrer las vías del estado Guárico y observar las ventas de granos de todo tipo en los ventorrillos a orilla de la carretera. Eso quedó para la historia, porque ahora lo que se aprecia es pura desolación.

Otro caso de la potencialidad chavista-madurista, se percibe cotidianamente en todo el país con las inmensas colas de ciudadanos, que van a su trabajo o hacer sus diligencias, esperando las famosas perreras al mejor estilo cubano, porque no hay equipo ni repuestos  para que funcioné el parque  automotor y los cementerios de autobuses Yutong, son el mejor ejemplo de los negocios robolucionarios y el caso más reciente de esa destrucción la apreciamos en los buques hundidos de La Nueva Conferry, la cual gracias a esta acción depredadora cesó en sus operaciones, dejando a los habitantes del estado Nueva Esparta sin transporte acuático hacia tierra firme.

Quienes vivimos en La Gran Caracas y sus zonas aledañas, Guarenas, Guatire, Los Altos Mirandinos y Vargas, estamos en una Venezuela diferente, ya que los problemas   que confrontamos diariamente, son infinitamente menores a los que viven los ciudadanos de otras regiones, especialmente en los estados fronterizos, en los cuales el racionamiento y especulación de alimentos con los Claps es aberrante por el negocio de los mismos, al igual que la dotación de medicinas y gasolina.

El fin de semana acaecido entre el 19 y 21 de octubre, la red de gasolineras desde Falcón a Carabobo estuvo en su mayoría cerrada, desde Boca de Aroa hasta Paracotos. Era deprimente ver las colas de autos en toda la ciudad de Barquisimeto, El Tocuyo, Yaritagua, San Felipe, Morón, Puerto Cabello, los choferes nos señalaban que tenían más de 24 horas esperando combustible. Al igual que el gas para cocinar, en Yaritagua nuestros amigos nos indicaron que tenían dos meses cocinado con leña y que el agua al igual que la luz, era como jugar la lotería, pero tenían la esperanza que les llegara.

El estado Yaracuy tiene dos represas, pero Guaremal esta seca y el estado Lara también tiene dos represas, pero la de los Dos Cerritos frente al Tocuyo, a pesar de estar full, no les suministra el vital líquido a sus habitantes. Qué paradoja, un país productor de petróleo sin gasolina y con los mayores recursos hídricos, pero sin agua para sus habitantes.

Pero el ágrafo y kiptócrata que usurpa Miraflores, cada dia que pasa demuele las instituciones con una potencia para perpetuarse en el poder sin ver para los lados las ruinas de un país. Mientras tanto, los supuestos directivos de los partidos demócratas que pudieran poner fin a la destrucción, revisan la bola de cristal para buscar el mensaje de Mandrake, sin darse cuenta la unidad es el camino para lograr la confianza del pueblo que esta hastiado de estos déspotas, ya que con la unidad por encima de los intereses personales se le puede y debe poner fin a este socialismo del siglo XXI, que destruyó la potencia venezolana creada durante los 40 años de democracia.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »