Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Esther Perozo: Todos contra todos

Esther Perozo: Todos contra todos

 

El doble discurso se hace visible y notable cuando pobremente se grita UNIDAD, pero desconocemos y desacreditamos al compañero de lucha, hermano de partido, al que con convicciones distintas, pero con las mismas líneas claras y democráticas, solo con un propósito, “Quítate tú, pa’ ponerme yo”, dejando a un lado la lucha por la libertad de las mayorías y hasta el país por el que luchamos: Venezuela.

Hablo de la dirigencia política que un día admire y por la que hoy estoy dirigiendo en mi estado el partido al que milito, pero con las ganas y voluntad de hacerlo distinto. Hablo del estado Zulia, mi estado natal, el que cada día pierde su brillo; el estado que represento y en donde ejerzo mi lucha pacífica y democráticamente, pero en el que cada día se hace muy difícil  planear u organizar algún acto político sin que salga algún “hermano” de lucha a gritar: “Esos están vendidos”, solo por querer buscar otra manera de protestar que no nos lleve a la muerte, al caos, a la represión.

En el Zulia vimos con preocupación dos Mesas de la Unidad, en una participaban los “4 jinetes del Apocalipsis” o mejor conocidos como G4,  y en otra el resto de los partidos mal llamados “minoritarios”, independientes, que tenemos tantos derechos como el resto porque tenemos algo en común que se llama cédula de identidad y dice: “venezolano”, porque Venezuela no es de unos pocos.

También vimos con preocupación unas primarias sucias en la que cada candidato se dirigía a su adversario (hermano de lucha) con insultos, críticas destructivas, con expresiones groseras y hasta con desprecios tanto de su persona como familiares, para luego tener que verlos de manos agarradas y levantadas en un gesto hipócrita fingiendo ser aliados, sonriendo cuando la realidad es que sienten desprecio el uno por el otro, al punto que la maquinaria perdedora y agredida en las primarias, realmente no se sumó y mandó a frenar a su gente para que no saliera a votar, arriesgando así lograr el cambio en el estado.

¿Y entonces donde está la Unidad?

Cuando somos capaces de sentarnos a dialogar con el gobierno al que adversamos, con el que tenemos diferencias irreparables; con el régimen al que le gritamos convencidos que vivimos en dictadura, con el gobierno que apunta sus armas hacia su pueblo.

Y hemos sido incapaces de sentarnos a dialogar entre nosotros mismos, para sanar nuestras diferencias, que aunque puedan ser graves porque somos distintos, son mas graves las que tenemos con el gobierno.

En los últimos meses en el Zulia se ha convocado a muy pocas manifestaciones, habiendo miles de motivos para protestar, solo se hizo por el caos eléctrico en la que el partido Un Nuevo Tiempo, lideraba la protesta y en la que vimos vergonzosamente como cada color de franela se mantenía en su espacio consignando el mismo grito, pero sin mezclarse, como si nuestra bandera tuviera solo un color.

Teniendo un solo gobierno en el Zulia, con un nuevo periodo de apenas 10 meses,  un solo desastre, en donde las mafias económicas deciden que cono monetario aceptar, en donde gobierna la anarquía, la impunidad, la basura, el caos, no conseguimos más que echarle las culpas a  Juan Pablo Guanipa por no juramentarse como gobernador  y a Manuel Rosales llamándolo vendido pasándole una factura por haber preferido irse y no permitir que lo pusieran preso. Preferimos dividirnos, insultarnos unos a los otros, que enfrentar a nuestro verdadero adversario.

En el Zulia aun cuando apenas está comenzado la temporada del béisbol, ya vivimos en Round Robin. ¡Todos contra todos!

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »