Inicio > Cultura > Acércate a tus hijos, no te distancies

Acércate a tus hijos, no te distancies

 

Con el estilo de vida que llevamos, cada vez nos encontramos mucho más ocupados y sin tiempo para dedicárnoslo a nosotros mismos y a los que más queremos. En todo esto, se encuentran nuestros hijos, los principales afectados que ven cómo sus padres se van distanciando cada vez más de ellos.

Cuando pensamos en tener hijos, valorar si les podemos dar una estabilidad económica y encontrar una respuesta afirmativa es importante a la hora de dar el paso. Pero, no olvidemos que antes de la estabilidad económica tenemos que valorar si podemos y estamos dispuestos a compartir tiempo de calidad con ellos. Podemos darles un cuarto impresionante de juguetes, lleno de cuentos con ilustraciones fantásticas, pero si no tienen con quién jugar o quién se los lea, dará lo mismo.

Un hijo da un montón de alegrías pero también nos plantea un montón de retos. Preguntas y más preguntas, para las que a veces no tenemos la respuesta pero que de alguna manera tenemos que responder con ellos. Para ello tenemos que escucharles, conocerles y trasmitirles con nuestro cariño que pueden contar con nosotros. que puedan hacerlo con los abuelos, los hermanos, los tíos o la niñera está bien, pero a los que necesita es a sus padres.

Tener hijos no lo convierte a uno en padre, al igual que tener un piano no convierte a su dueño en pianista

¿Falta de tiempo o falta de interés?

Es normal que el tiempo con los hijos disminuya cuando nos encontramos ante un proyecto importante o con mucha carga de trabajo. El problema es si cuando tenemos un espacio libre lo aprovechamos o, en realidad, lejos de aprovechar el tiempo lo tiramos a la basura.

Este es un problema bastante común. Creemos que nunca tenemos tiempo, cuando realmente deberíamos ver cómo podemos ser más productivos y aprovechar al máximo las horas que tenemos para nosotros mismos.

madre con su hijo

Bien es cierto que, como padres, nuestro trabajo también se encuentra en casa: hacer la colada, preparar la comida, bañar y vestir a los hijos… Todo esto nos ocupa tiempo, nos sentimos agotados y lo que queremos es descansar.

Pero, nuestros hijos merecen atención y debemos hacer un esfuerzo por brindarles algo de ese tiempo que ahora tenemos para centrarnos en ellos. Es complicado, ¡creemos que no tenemos tiempo! Pero, si lo pensamos bien, a veces es más bien un “no querer” que un “no poder”.

Acuérdate siempre de que el mejor regalo de los padres a sus hijos es algo llamado “tiempo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »