Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Inés Pohl: Merkel muestra por fin capacidad de liderazgo

Inés Pohl: Merkel muestra por fin capacidad de liderazgo

 

La coalición de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), la Unión Social Cristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) está en el poder desde hace medio año. Alemania, durante ese tiempo, no ha sido gobernada, sino paralizada por un gobierno que, primero y principalmente, se ocupa de sí mismo. Las disputas internas determinan la agenda política y no los asuntos urgentes, como el fortalecido nacionalismo de derecha, que cosecha éxitos no solo en Alemania y entre sus vecinos europeos, sino también en todo el mundo. No han encontrado respuestas a los desafíos de la migración, como tampoco se puede identificar un meditado enfoque de los peligros y oportunidades de la inteligencia artificial. Tampoco se puede dejar de mencionar el cambio climático.

La población alemana está harta de ese egoísmo y esa autodestrucción. Las elecciones del pasado domingo (28.10.2018) en Hesse, una región económicamente fuerte, lo han corroborado: el país quiere un cambio. La mayoría ya no cree que Angela Merkel, después de 13 años en el cargo, sea capaz de timonear el proceso de renovación.

Angela Merkel lo sabe. En los últimos días, ella ha dicho, de manera sorprendentemente franca, lo difícil que es resolver el tema de su sucesión, después de tantos años en el cargo. Y hoy ha aprovechado la última oportunidad para hacerlo activamente.

Tradicionalmente, un canciller de la CDU es también el jefe de partido. No es un requisito configurado en los estatutos del partido, sino que forma parte de la aritmética del poder: gobernar así es mucho más fácil.

Merkel siempre ha dejado claro que no quiere renunciar a esa herramienta. El hecho de que ahora anuncie que no se presentará a la reelección de la presidencia en diciembre muestra la gravedad de la situación. Demuestra que Merkel pierde el apoyo de sus propias filas y que la canciller, incluso en su declive político, no pierde su instinto de supervivencia.

En lugar de permitir que no la reelijan, renuncia por su cuenta. Una vez más, es la figura pragmática que siempre y sorprendentemente se crece ante la adversidad y cuando más urge.

Preparando a su sucesora favorita

Esto le brinda un poco de tiempo. La canciller puede continuar trabajando en la preparación de su sucesora favorita, Annegret Kramp-Karrenbauer. Y sobre todo, puede seguir siendo canciller durante un tiempo.

Al final, no solo se autoayudará, sino también a su partido. Ahora el balón está de nuevo en el campo de juego del SPD, el socio gubernamental. La decisión de Merkel ha hecho que sea aún más probable que el SPD ponga fin ahora a la alianza gubernamental y, por lo tanto, que la responsabilidad de dicho fracaso recaiga en el SPD. Merkel sigue siendo fiel a sí misma. Hasta el final de su mandato, que ahora está claramente más cercano.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »