Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nobel Medrano: Murió Leopoldo Villalobos; Se fue un gigante del periodismo guayanés

Nobel Medrano: Murió Leopoldo Villalobos; Se fue un gigante del periodismo guayanés

 

Su legado intelectual, moral y cívico, de periodista, escritor, historiador, poeta, maestro, pionero y líder gremial, queda reseñado para la posteridad, como ejemplo a seguir por ésta y las futuras generaciones.

Leopoldo Villalobos, en una de sus “caminatas reflexivas” por las calles de su amada Guasipati, como solía comentarlo.

El periodismo guayanés y con él, el periodismo venezolano, llora hoy la muerte de uno de sus miembros más preclaros: Leopoldo Villalobos Boada, el Cronista Emérito de Ciudad Guayana por derecho propio y pionero del periodismo académico, por pertenecer a la primera promoción de la histórica Escuela de Periodismo de la UCV, que inició actividades a mediados del siglo pasado, atendiendo a un clamor de la comunidad periodística de la época, que avizoraba un futuro profesional con rango universitario y calidad adaptada a los nuevos tiempos y a las nuevas tecnologías.

Se nos fue físicamente un gigante del periodismo guayanés contemporáneo: Leopoldo Villalobos Boada, nos dejó físicamente, pero su legado intelectual, moral y cívico, de periodista, escritor, historiador, poeta, maestro, pionero y líder gremial, queda reseñado para la posteridad, como ejemplo a seguir por ésta y las futuras generaciones. “Un gallito” (dixit LVB), término que utilizaba al referirse a personajes que estimaba sobresalientes.

De él se dirá en los libros de historia, que nació en Guasipati, un 15 de noviembre de 1928, (Estaba por cumplir 90 años); fue quien diseñó el escudo del recién creado Municipio Autónomo Roscio, el 6 de junio de 1994;  es el autor de la letra del himno de su ciudad natal, de Nuestra Señora del Rosario de Guasipati, cuya música arregló el Maestro Orlando Sifontes (según narra en sus Crónicas Angostureñas el celebrado periodista, cronista e historiador Américo Fernández); el Premio Municipal de Periodismo, que teóricamente debe otorgar todos los años la Municipalidad del Municipio Roscio, lleva su nombre.

De Leopoldo Villalobos se dirá además, que fue el primer líder gremial que conocieron los periodistas de Ciudad Guayana de este tiempo; el fundador de El Minero, la primera revista que conoció esta región, creada por la Orinoco Mining Company, la empresa extractora de mineral de hierro norteamericana, que lo becó para estudiar periodismo en Caracas comenzando los años 50, en la naciente Escuela de Periodismo de la UCV y a su regreso, ya investido profesionalmente, asume la Dirección de la revista, hasta que desaparece, pues nunca más la hemos visto, pasado algún tiempo de la nacionalización de la industria del hierro el 1° de enero de 1975 y autor de varios libres de naturaleza histórica regional, de muchas obras inéditas, pues fue un escritor incansable y bien merecen ser recuperadas y llevadas a imprenta como era su sueño, para que no se pierdan en los oscuros vericuetos de la desidia, como podría ocurrirle a su inmensa hemeroteca de periódicos, revistas, fotografías y libros coleccionados a lo largo de más de 40 años, aspectos estos que reflejó en muchas ocasiones como su gran preocupación y así quedó reflejado en la entrevista que pocos años atrás le hiciera el joven periodista Antonio Valdez Zurita.

Sería un crimen cultural, que se perdiera su poemario inédito, donde aparece su creación “El Megacanto a Guayana”, que una vez salió publicado en el desaparecido diario El Bolivarense y del que siempre se declaró satisfecho, o sus célebres entrevistas al ilustrado poeta, ensayista, escritos y editor venezolano, Juan Liscano, cuando recién regresaba de su exilio y del insigne escritor, novelista y político Don Rómulo Gallegos, allá por los años 60. La obra intelectual de Leopoldo Villalobos, merece ser preservada y rescatada desde sus polvorientos archivos, para que pueda ser disfrutada por quienes nos seguirán en el futuro.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »