Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pedro R. García: Estamos cruzando un frágil desfiladero que desafía la viabilidad de la República

Pedro R. García: Estamos cruzando un frágil desfiladero que desafía la viabilidad de la República

 

Una acotación necesaria…|

¿En que medida nuestros “liderazgos” han construido una trampa de la que pareciera no poder salir jamás? ¿Cuáles son las leyes que la estructuran? ¿Cómo dejar registro de la multitud de pasadizos ilícitos, expoliaciones y falsas salidas, para algún día revertir la secuencia y salir de los recovecos por donde vagan desesperados? Si existiera un premio Nobel de la
insuficiencia es posible que la casi totalidad de los políticos venezolanos
fueran candidatos a recibirlo. Son contados entre nosotros aquellos
políticos que leen u libro con ánimo de captar en él las realidades de
nuestra época o conocer los últimos giros del pensamiento universal. El
político venezolano mas típico o representativo es el que va
desenvolviéndose en la vida con el bagaje de conocimientos percibidos en
el bachillerato y la universidad ya lejanos. Al salir de las aulas, se
divorcia del libro, de la revista ilustrada, del debate teórico y de
la indagación sistemática de las realidades en cuanto ellas guarden
giros nuevos o desenlaces inesperados. Además, los que buscan atajos hay
unos nonatos  y otros añejos que insisten resucitar sin esperar al Redentor resucitar, ¿Cuantos días cree usted que duraría en el poder alguno de ellos
de presidente de una junta transición ? Yo no creo que yeguen a 24 horas. ¿Usted sabe  quién? ¡por ¡favor!, no se dan cuenta de la inestabilidad secular en la cual ha caído Venezuela. Una definición de la política sostiene que es la conducción, la preocupación y la administración de los asuntos públicos. Obviamente, la preocupación por los asuntos públicos significa preocupación por la humanidad y el mundo, lo que requiere un reconocimiento de la autoconciencia de la humanidad en el mundo. No veo cómo un político puede lograr esto sin reconocer el drama como un aspecto inherente al mundo visto por los seres humanos, y por lo tanto como una herramienta fundamental de la comunicación humana. “Ante el deplorable escenario económico, político y social en el mundo y  con sus particularices  inéditas en el país, se nota tristemente la ausencia de uno o varios políticos del fuste de figuras como Rómulo Betancourt, Andrés Eloy Blanco, Luis Beltrán Prieto, Gustavo Machado, Jesús Farias, Arturo Uslar Prietri, Arístides Calvani, Pedro Pablo Aguilar, Eugenio Mendoza. Me refiero a la capacidad de aquellos destacados  venezolanos para mostrar empatía hacia todos los sectores sociales a y su habilidad comunicativa para inflar y ofrecer esperanza a un país siempre históricamente perplejo. Al leer esta semana un fajo de artículos publicados por la prensa extranjera, y articulistas nuestros sólo es posible colegir que si quienes desde fuera y dentro invitan a participar, reconociendo la necesidad ineludible del diálogo, y los que de protegidos escenarios a través de la redes convocan a una confrontación, es perfectamente aplicable aquella afirmación que nos alerta que el grueso del liderazgo político local sufre de Anosognosia, aquel que no esta al tanto de su enfermedad, que desconoce cual es su aflicción difícilmente puede restablecerse. Los dioses ciegan a quién está decidido a no ver y conceden el fracaso a quienes hacen antesala. Siempre he comentado que se necesitaba más que inteligencia para enfrentar un proyecto, como el de  AD de los años 41 al 48 y el de Hugo Chávez desde 1998 “et al”, basados, históricamente, en dos inferencias: El momento o Timing, ya señalado en el Eclesiastés y en lo que en argot inglés se conoce como el Restoring Hope. A ambos les implicó sostener el mando por largos años. Y ese más allá del conocimiento del que es indiscutido, estaba signado en esa fórmula de estar al tanto nuestras singularidades. En Venezuela, históricamente, se enuncia en nuestro Himno Nacional en aquellas palabras que nos recitan y desde el Empíreo (que no desde el Imperio), que como nos enseña la teología sabemos  perfectamente que es la región neutral dónde se encuentra Dios y sus ángeles y serafines, ubicado subsiguientemente, es decir, después del Noveno Cielo. Pero este liderazgo de cuello corto, trunca, indocta confunde Empíreo con Imperio y pareciera haberse educado no en la literatura de Cervantes o de Shakespeare, sino en la de Dante Alighieri en su Divina Comedia, lo que le permitió ponerse a la orden de la monarquía de los merovingios, de los descendientes de Juan Sin Tierra; de allí su largo recorrido por los infiernos; esos que algunos han señalado atinadamente como el desatamiento de los demonios. Nunca conoció este país una oposición tan deslucida, flácida y sin argumentos, y por añadidura, con insuficiencia de dendritas.  Quizá su drama está descrito magistralmente por Andrés Eloy Blanco, en dos de sus poemas que más allá de lo literal amoroso, tiene su clivaje político:

Florinda en invierno:

Al hombre mozo que te habló de amores
dijiste ayer, Florinda, que volviera,
porque en las manos te sobraban flores
para reírte de la primavera.

Llegó el otoño: cama y cobertores
te dio en su deshojar la enredadera
y vino el hombre que te habló de amores
y nuevamente le dijiste: Espera.

Y ahora esperas tú, visión remota,
campiña gris, empalizada rota,
ya sin calor el póstumo retoño

que te dejó la enredadera trunca,
porque cuando el amor viene en otoño,
si le dejamos ir no vuelve nunca…

Y la elegía en la Renuncia: …

He renunciado a ti. No era posible
Fueron vapores de la fantasía;
son ficciones que a veces dan a lo inaccesible
una proximidad de lejanía.

El poder… y al final, ¡cuántas veces el anhelo menguante pide un pedazo de lo que antes fuimos!  Solo le queda un único camino: Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo. Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño; desbaratando encajes (sus nexos anglosajones) regresaré hasta el hilo (reinserción de y en la venezolanidad). La renuncia es el viaje de regreso del sueño… Pero bien el venezolano de a pie  sabe y conoce que: ¡Gallina que come huevos, ni que le mochen el pico! Así como este gobierno no deja de sorprendernos con sus despropósitos que debería estar ocupado de esos temas gruesos como los que enfrentaron decididamente otros  lideres históricos, incluyendo a quien con el se enjuagan la boca a diario, Fidel Castro, dilapidan su tiempo en un rol tragicómico, en un conflicto que los ha desbordado y avanzan precipitadamente al abismo igual que a diversos sectores de la añeja oposición venezolana, y los otros con pretensión de emergentes más jóvenes quienes los mas juegan Candy Crush y los antiguos Gárgaro Malojo, otros en un incierto itinerario de visitas por todo el globo terráqueo se han convertido en émulos de Marco Polo: van incesantemente al otro lado de los mares, a visitar Jefes de Estado, Emires, Príncipes, Dictadores, representantes de todo el espectro cromático del innúmero de partidos políticos con quienes se ha fotografiado, para ver si por la vía del vecindad cutánea logran la luz suficiente para ubicar el camino perdido de la realidad. A nuestros políticos no les mueve cosa alguna sino lo que se halla al alcance de sus apetitos, el estimulo y el acto se encuentran en relación inmediata, basta un leve movimiento en el espíritu, un incentivo, un ligerísimo aliciente, la ofrenda  de las bíblicas lentejas.  El viento de las ideas ideológicas y pasiones que  florecen en los centros de debates más cultos, no pueden franquear el muro de localismo primario que defienden con tenacidad desde su intelecto romo de costumbres pastoriles, inconmovibles momias peludas de la convicción; ni Aristóteles ni Kant podrían hacerles variar. Ellos jamás se equivocan, les dan ataques de hilaridad, cuando se les habla de doctrinas. Con necia seguridad se elogian ese quietismo impertérrito, yamado constancia, ellos creen que la inteligencia, consiste en la  retentiva, en el amontonamiento mecánico de leyes, formulas, frases, versos, fechas  y vemos ahora algunos jóvenes refinados, que por refinados rozan el amaneramiento papagayeando sobre materias históricas, derrochan acontecimientos, nombres, proclaman opiniones ajenas, recortes de manuales de autoayuda, sin comprender absolutamente lo que al sufriente preocupa; sin emitir un juicio que se funde en la filosofía de los hechos, en los juicios sociológicos, en los factores antropológicos, en el determinismo económico. En el imaginario de nuestras regiones.  El nuevo ambiente que estamos viviendo los tortura, por que los obliga a adaptarse a situaciones que se oponen a la insipiencia de su organismo (para lo que no están dispuestos ni su cerebro ni sus nervios, ni sus testículos), en la voz cavernosa de los partidos, se anuncian como nuevos alaricos galopes de la Tropa Punica pos las yanuras sin rumbo, al tiempo que huyen cantando los acuerdos y desacuerdos electorales, los disensos  y las incisiones. Grecia tuvo que bajar las gradas de su Olimpo para que Roma desparramase sus águilas en dirección al mundo entero. La civilización comercial de Cartago cayó hecha pedazos a los pies de Escipión, como los falsos ídolos en presencia del gran Moisés cuando bajo de la montaña a la que había subido para hablar con Dios Pareciera que en los restos de “liderazgos” en el país hay una fatalidad aprendida. Luego de ver el último medio siglo de desarrollo en el Sudeste Asiático, el caso de Japón, el crecimiento reciente de Irlanda, Italia y España o la actual aceleración del desarrollo en China, Vietnam y en la India. ¿un estudio reciente entre otras cosas, nos da un dato importante, en esta región del mundo, la distribución de el ingreso es la mas desigual, y entre nosotros las elites, los estratos “A” reportan casi similar creencias, discrepantes con la modernidad que los sectores mas pobres  estrato “E”. (Ver estudio detrás de la pobreza, (UCAB-USB-UCV). Venezuela ha retrocedido hasta el nivel de ingresos parecidos al que tenia en el periodo inmediatamente anterior a 1960, yevamos al menos 30 años tratando de reencontrar la ruta del desarrollo perdida, lo que comenzó como una crisis económica en 1979, fue derivado por la acumulación del deterioro del ingreso en un caos social, que ha terminado en un conflicto político de estabilidad y gobernabilidad pavorosa. Noruega, Suecia, Dinamarca, Holanda, Vietnam, Uruguay, Canadá, Austria y Chile lograron reducir las diferencias sociales significativamente, lo cual demuestra que el objetivo se puede alcanzar; o seguiremos como el personaje de Mia Farrow  en   la escena  de la película, tal como la reprodujo Woody Allen en “La Rosa Púrpura del Cairo” donde confundía permanentemente su vida con las historias de las películas. Ya Jean Baudrillard, en una entrevista (Magazine Litteraire, num., 323, Julio-Agosto de 1994) achaca el énfasis en lo universal el surgimiento de las nuevas singularidades del odio como única forma de autoafirmación, identificatoria lo cual el considera perversamente saludable. Peter Sloterdijk, por su parte, denomina “hiperpolitica” este complejo universalismo venidero y no extraña sus problemas; “Igual que no hay una política clásica sin la resistencia de estirpes y hordas en un antimundo de anarquismos, privatismos y niñerías, tampoco habrá hiperpolitica sin venganza de lo local y lo individual. Grandes regiones se separan, en paros latentes o manifiestos, del dictado mundial del capital globalizado”. Y apunta la dificultad de conseguir prótesis emocionales y simbólicas en escala mundial para compensar el stress del animal humano, nacido para pequeños grupos y de cuya flexibidad imaginativa quizá la civilización espera demasiado, así que este es un esfuerzo insuficiente desde nuestra singularidad en el país donde la política es un “excursus” sobre la dignidad humana.

“Pasa el tiempo y el segundero avanza decapitando esperanzas”

 [email protected]

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir
Traducción »