Inicio > Regional > Alcasa: Corrupción y desidia

Alcasa: Corrupción y desidia

 

La empresa trabaja actualmente al 4% de su capacidad instalada. Las gestiones ilícitas habrían consumido sus recursos

CVG Aluminios del Caroní (Alcasa), fue inaugurada el 14 de octubre de 1967 cuando comenzó operaciones la Línea I de reducción, la cual tenía capacidad para producir 10 mil toneladas métricas (T/M) de aluminio primario. Un año después se dio inicio al proceso de ampliación de la línea I que se concluyó en 1970. Esto elevó la producción de 10 mil a 22.500 toneladas métricas anuales de aluminio.

En el año 2000, Alcasa operaba con cuatro líneas de producción (Líneas I, III y IV), para una producción anual de aluminio de 185.000 T/M. En los planes estaban la reactivación de la línea II para llevar la producción a 210.000 T/M. También se anunció la construcción de la Línea V, pero esto nunca se llevó a cabo.

Línea I =   120 celdas

Línea II =  120 celdas

Línea III = 180 celdas

Línea IV = 216 celdas

Posteriormente, las líneas I y II fueron desincorporadas y en su lugar quedaron las maquinas extrusoras (transformadora) de fabricación china (Chaileco). CVG Alcasa quedó con dos líneas funcionando (III y IV), con una capacidad de 386 celdas de producción.

En la actualidad, la pionera del aluminio en Venezuela se encuentra en cierre técnico según sus propios trabajadores, ya que el gobierno central es quien paga su nómina porque la empresa no produce para sostenerse. De 386 celdas de producción de aluminio, sólo funcionan 16, es decir, el 4% de su actual capacidad.

Según el análisis de uno de los altos gerentes de la empresa, que habló con Venepress bajo el anonimato, la caída de CVG Alcasa comenzó a no tener freno desde el año 2009, cuando el Presidente de la República Hugo Chávez comenzó a hablar del “Plan Guayana Socialista”.

Comentó el gerente que Hugo Chávez nombró en 2010 como presidente de la empresa a un trabajador, el ingeniero Elio Sayago, y eso “desató los demonios dentro de Alcasa, pues con el anuncio de las inversiones que vendrían y la cantidad de recursos que iban a aprobar, para poder tener acceso a ello, había que tener el control de la empresa”, dijo.

Chávez en 2011 aprobó 403 millones de dólares para Alcasa. Con ello pretendía reincorporar 100 celdas de producción. El gerente alcasiano comentó que, “de esas 100 celdas sólo entraron en funcionamiento 4 y se gastó mucho dinero”. Además, también se habría hecho en esos mismos días un desembolso de 90.4 millones de dólares y 3.000 millones de bolívares fuertes para el pago de proveedores nacionales. “Ahí las comisiones que cobraron en ese pago a proveedores eran hasta del 20%, por eso no podía perder el control de la empresa”, afirmó.

Manifestó que desde esa fecha, el Estado venía pagando la nómina de Alcasa, por lo que el aluminio que producía la empresa estaba libre para ser reinvertido en la propia empresa. El gerente habló de unas 4.000 T/M que se producían en ese momento. Sin embargo, “mucho de ese aluminio se vendía por debajo de cuerda con los llamados cupos de aluminio que se le asignaban a algunos sindicalistas de la empresa”. Dijo que Chávez aprobó inclusive, la compra de aluminio en el extranjero para que fuera transformado en el mercado nacional, por lo que casi toda la producción de Alcasa se pudiera vender en el exterior y obtener divisas.

“Se compraron a empresas estadounidenses y mexicanas 95.000 T/M de aluminio, para suplir al mercado interno. Solo llegaron a Alcasa 5.000 T/M, el resto se vendió en el propio puerto mexicano. Eso generó que muchas de las empresas transformadoras en Venezuela terminaran cerrando sus puertas”, manifestó el gerente de Alcasa.

¿Cómo lograron tener el control, si Chávez nombró a presidente de su confianza, o también estaba metido en la macolla?

“No, nadie puede decir que Sayago estaba metido en eso. Los sindicalistas de la Federación Bolivariana de Trabajadores (FBT) encabezados por José Gil y Ángel Marcano (después fue nombrado Pdte. De Alcasa) armaron una protesta en la empresa que duró 34 días, y no dejaron ingresar a Elio Sayago a ningún área de Alcasa. Hasta despacharon aluminio”.

“Luego de eso, nombraron una comisión y fueron a China, Nicolás Maduro era el canciller y los esperó allá. Luis Piñango de la FBT viajó como presidente de Alcasa. De ese viaje regresaron con una comisión de una empresa china para inspeccionar Alcasa, por supuesto a estas inspecciones no pudo entrar Sayago, porque le tenían prohibida la entrada la empresa”.

¿Y Chávez sabía eso que ocurría?

Ya era 2012 y Chávez estaba en Cuba por su problema con el cáncer.

“Nicolás Maduro siempre conoció todo el plan, él sabía que quien estaba firmando como presidente de Alcasa no era Elio Sayago, quien había sido nombrado por Chávez. Con Sayago no habrían podido hacer nada. Presentaron los proyectos y comenzaron a hacer las compras para Alcasa de lo que hoy es un cementerio de chatarra china. Comentó que la empresa china Chaileco compró la extrusora a una empresa italiana, y Alcasa se la compró a los chinos”.

Se preguntó, “¿por qué no compraron la extrusora directamente a la empresa italiana? En cinco años esa máquina no ha producido la mitad de lo que pudiera”.

De igual forma manifestó que, compraron unos hornos chinos para envarillado, y “uno explotó recién montado y el otro nunca cumplió con las metas esperadas, por lo que tuvieron que arrancar uno de los hornos viejos para seguir adelante con la poca producción”, indicó.

El gerente de Alcasa indicó que, “sacaron más de 500 súper estructuras para ser reparadas fuera de la empresa, cuando dentro de Alcasa hay un taller central donde se pudieron hacer esas reparaciones a bajo costo”. El cobro de comisiones por estas reparaciones habría sido la razón para llevarlas fuera de la empresa. “Después que las trajeron, los trabajadores tuvieron que hacerles modificaciones para adecuarlas a las diferentes plantas. Algunas yacen en el patio al lado de la Línea IV oxidándose”, aseveró.

En su narración, el gerente de Alcasa describió otro posible hecho de corrupción. “Compraron 5 grúas chinas, de las cuales hoy solo una funciona. A mi juicio, debieron hacerle una inversión a las grúas viejas ESL, que comparadas con las chinas a pesar de viejas, eran unas naves espaciales y lo peor es que las desmontaron y picaron los puentes que son un acero especial y lo vendieron como chatarra, generando así otro acto de corrupción por ser esos puentes activos del Estado Venezolano”.

“Hace dos años, compraron un laminador chino que llamarán `Hugo Chávez´, en lugar de reparar el viejo laminador Clesin Cosin. Aún no han instalado ese que compraron”, denunció.

El trabajador de Alcasa aseguró que han seguido ingresando personal a la empresa, cuando la misma no puede cubrir ni siquiera el pago de su nómina. Teme que para enero de 2019 las celdas de CVG Alcasa estén completamente apagadas y la empresa cerrada.

Venepress

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »