Inicio > Opinión > Gustavo Coronel: Por fin

Gustavo Coronel: Por fin

 

Como modernos Diógenes, el filósofo que buscaba a pleno día,  lámpara en mano,  un hombre honesto, los venezolanos del siglo XXI hemos estado buscando sin éxito un militar activo honesto. Pero de repente ha aparecido uno, quien públicamente se divorció de la podrida institución armada que comparte el poder con el chavismo-madurismo. Se trata del Capitán de Corbeta Miguel Ángel León Correa, a quien saludamos con admiración. Lea aquí el documento completo del capitán de Corbeta Miguel Ángel León Correa.

Dice el Capitán León Correa: “Hace aproximadamente siete (07) meses manifesté a la superioridad mi intención de solicitar el pase a la reserva activa por propia solicitud, en virtud de mi desacuerdo con el cambio de posición institucional que tuvo la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en el Estado venezolano, donde pasamos de ser custodios y guardianes de las armas de la república para defender los derechos de todos sus ciudadanos sin excepción, para convertirnos en una especie de milicia populista dedicada única y exclusivamente a defender los intereses de una parcialidad política y una revolución que dista mucho de representar los intereses de todo el pueblo. Los altos mandos militares pareciesen haberse dejado lavar el cerebro, -en el mejor de los casos asumiendo que es involuntario-, o haber perdido la conciencia de lo que es correcto, o peor aún perdieron la dignidad y el respeto propio, dejándose comprar la conciencia con prebendas y beneficios, anteponiendo sus intereses personales y familiares por encima de los intereses de la patria”.

Es difícil ser más claro. El Capitán ha hecho lo que un hombre digno y honesto debe hacer, plantarse – como Lutero – en sus principios y valores para rechazar ser comparsa de un narco-régimen que ha destruido a la Nación. Como decía José Martí: “Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres”.

Este es el caso del Capitán de Corbeta Miguel Ángel León Correa, a quien saludo con respeto desde nuestra trinchera de indignación ciudadana y de total rechazo a la coexistencia pacífica con esa podredumbre cívico-militar que ha tomado el poder para robar, asesinar y destruir.  Los espera la justicia, a pesar de las voces entreguistas y cobardes de quienes hablan de borrón y cuenta nueva. Porque, cuando hay tanta gente sin decoro habrá siempre otros que lleven en sí el decoro de muchos hombres. Celebramos esta victoria de la integridad mientras seguimos soñando con las grandes victorias de la libertad y de la democracia que vienen en camino.

 

Te puede interesar
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »