Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Luis Vicente León: ¿Será mejor el 2019?

Luis Vicente León: ¿Será mejor el 2019?

 

Arranquemos por decir que el año que viene pinta más complejo que éste, aunque en el mediano y largo plazo soy optimista y creo que las mismas distorsiones de la hiperinflación harán inevitable un proceso de apertura y flexibilización económica.

Si bien el futuro es siempre incierto y las proyecciones son un ejercicio de alto riesgo, podríamos decir que las probabilidades no favorecen a una mejora el próximo año. Es cierto que la hiperinflación es un fenómeno finito, pero en los últimos 50 años, los países que la han sufrido se dividen en dos grandes grupos: los racionales y los mala conducta.

Los racionales son aquellos que reaccionaron de inmediato. Reconocieron el problema y los errores que los llevaron ahí y lanzaron de inmediato un programa de apertura, que atacó el tema de raíz y paró en seco la hiperinflación. Es importante resaltar que la medicina de la hiperinflación es híper eficiente. Estos países duraron apenas dos meses promedio con el problema y salieron de la espiral inflacionaria. ¿Su secreto? Tomar las medidas racionales de inmediato, comprometerse con su implementación, asumir los costos políticos de esa acción y conseguir apoyo internacional que les permitió minimizar la presión social proveniente del plan de ajuste, es decir, los costos secundarios, que son recesivos en su inicio.

En cambio, los mala conducta, que incluye entre otros al Congo, Zimbabue, Ucrania y Nicaragua, se negaron, durante un tiempo prolongado, a reconocer el problema y sus causas. Buscaron culpables externos, enemigos imaginarios, empresarios malucos e invasiones temerarias. Intentaron medidas parciales, artificiales, superficiales y esotéricas, antes de darse cuenta que era imposible resolver el problema sin abrir la economía, sincerar los precios, eliminar la monetización del déficit, liberar el tipo de cambio, recuperar la autonomía de las instituciones y buscar ayuda en los organismos internacionales para financiar los planes de apoyo social que calmaran a la población más afectada. Estos países duraron en promedio dos años en hiperinflación y solo resolvieron el problema cuando finalmente se tomaron la medicina y asumieron los costos colaterales de la misma.

Si consideramos que nuestro país está obviamente en el segundo clúster de países, la gran pregunta es: ¿cuándo se termina la hiperinflación en Venezuela? Las ciencias sociales no son capases de proyectar tiempos y por lo tanto, no podemos dar un horizonte claro para este problema, pero lo que si parece evidente es que la historia nos indica que los países similares al nuestro, en términos de incapacidad de reacción inmediata ante los problemas económicos, duraron un promedio de dos años con la enfermedad (algunos un poco menos y otros un poco más, hasta el peor caso que fue Nicaragua con cinco años) y nosotros vamos apenas terminando el primero este noviembre. No hay que ser muy perspicaz para entender que la probabilidad de que duremos con hiperinflación la mitad del tiempo promedio de los países mala conducta es bastante baja, por lo que parece claro que el 2019 pasará completo con hiperinflación, mientras el gobierno intentará medidas parciales, ineficientes o incompletas para atenderla. Es como mi esposa, que ante un dolor de estómago, primero se toma un tilo, días después llama a su mamá a Barquisimeto para preguntarle qué tomar (y uno se pregunta ¿dónde habrá estudiado medicina la viejita?) y solo cuando la cosa es insostenible termina en la clínica y es aún capaz de retar el doctor porque una amiga le dijo que había un buen remedio casero que todavía no ha probado. Después, solo después, se toma el remedio y obtiene la solución más tarde, más cara y más larga… pero también llega.

[email protected]

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »