Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pablo Urquiaga: ¡Médicos cubanos!

Pablo Urquiaga: ¡Médicos cubanos!

 

Lamento mucho la noticia que nuestros médicos cubanos les han mandado a salir de Brasil después de la extraordinaria e histórica labor asistencial a millones de hermanos Brasileños de las clases más pobres y de las “condiciones denigrantes” que les puso el actual presidente de esa nación hermana.

Primero que nada, ese señor no entiende que hay seres humanos (gracias a Dios) que no se compran ni se venden; que esos médicos PATRIOTAS no son “comerciantes de la salud” sino MISIONEROS Y SERVIDORES de los más necesitados. Lamentablemente hay “médicos” que lo son por “profesión” y no por VOCACION. Muchos estudian esa carrera porque da “mucha plata” y no porque aman la Vida, la cuidan y la defienden por encima de todo sin discriminación alguna.

Llevo casi 40 años de PARROCO EN Ruiz Pineda, Caricuao (Iglesia ubicada al sur Oeste de Caracas, Venezuela) y mi experiencia con ellos ha sido fabulosa. Desde el día bendito que esos “ángeles de la Salud” llegaron a las zonas populares de nuestro territorio parroquial,  fuí informado por las familias más pobres de nuestros barrios, la inmensa alegría que sintieron al saber que era verdad que tenían MEDICOS CUBANOS viviendo dentro del barrio en los techos (platabanda) de algunas familias que le abrían sus puertas con emoción. Recuerdo una hermana feligrés del barrio LA MONTAÑITA la cual me invitó a su casa para presentarme a dos de ellos y me decía: padre, es la primera vez que un médico pisa este barrio para ponerse al servicio de nosotros; tenerlo en mi propia casa durmiendo en el piso sin importarle la situación precaria en la cual vivimos; eso es como un sueño difícil de creer. Es un MILAGRO DE DIOS. Así pasaba en Santa Fe´, otro barrio del sector pues los médicos cubanos no tenían aun los “módulos de salud” que posteriormente se construyeron de dos pisos: el primero, el más amplio, como consultorio y el otro como habitación para vivir dos de ellos de forma muy sencilla.

Sabemos que hay un contrato de CUBA – VENEZUELA que ha permitido este milagro de AMOR; tanto el gobierno Venezolano como el Cubano llegaron a un acuerdo de INVERTIR en la SALUD DE LOS MAS POBRES que es la mejor inversión social. Para una mente “mercantilista” como la del presidente actual de Brasil, esta “inversión” no es rentable pues los beneficiados no aportan nada ya que tanto la consulta como las medicinas se las dan completamente GRATUITAS. Tenía que ser así ya que nuestra gente pobre en nuestros barrios no hubieran podido asumir los costos ni de las consultas y mucho menos de las medicinas, como sucedía antes pues lamentablemente los hospitales públicos siguen siendo deficientes con horadas excepciones. Cuba tiene médicos, Venezuela petróleo. Que mejor inversión para beneficiar a ambos pueblos.

Hoy gracias al Gobierno Cubano tenemos una legión de “Médicos Venezolanos” que van en la misma línea aunque algunos (son la excepción) se han desviado de ese propósito pues han perdido su VOCACION. La SALUD del Pueblo debe seguir siendo GRATUITA para todos(as), empezando por los más pobres, como debe ser, porque son los más necesitados. Es repugnante ver la tragedia que crea la “comercialización” de la Salud, sobre todo de la medicina; el que tiene “reales” se cura, el que no se muere. Es triste ver a la gente más pobres gastando sus pocos recursos en medicinas costosísimas que en vez de curarlos los “endrogan” pues les dicen que tienen que tomarla por el resto de sus vidas y así garantizar “clientes fijos de por vida”. Macabro y diabólico sistema de salud comercializado. Tendrán que dar cuenta a Dios de esa explotación a los más pobres que son los preferidos de su Reino.

La SALUD es un DERECHO HUMANO FUNDAMENTAL pues se protege y defiende la VIDA que es lo más importante. ¿Cómo puede ser un verdadero médico cuando deja morir a un paciente porque no tiene un “seguro” que le garantice el pago de su servicio? ¿Qué tipo de profesionales son esos “comerciantes de la salud? El que estudie para médico es porque AMA LA VIDA y entrega su propia vida para salvar otras. Ese es su objetivo y el compromiso que adquiere cuando firma el “juramento Hipocrático”. ¿Y quiénes lo cumplen? Solo aquellos que tienen VOCACION; es decir, los VERDADEROS MEDICOS.

Oremos a Dios para que suscite en medio de nuestra juventud muchos de estos médicos que no solo curan a través de la medicina sino por el amor y el cariño que le ponen a su servicio a pesar de que muchos son ingratos y no se lo reconocen. GLORIA Y HONOR a nuestros MEDICOS CUBANOS que se mantienen firmes en su vocación de servicio y a los que siguen su ejemplo en todas partes del mundo. Aleluya. Dios les bendiga; EL les remunerará con creces pues así lo ha dicho JESUS de NAZARETH: “Todo lo que has hecho por uno de estos mis más pequeños, conmigo lo has hecho” (Mateo 25, 40) Amen

Pbro. Pablo Urquiaga

 Caricuao, 17 de Noviembre del 2018

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »