Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Simón Jiménez: La capacidad autodestructiva de la oposición venezolana

Rafael Simón Jiménez: La capacidad autodestructiva de la oposición venezolana

 

En momentos en que el hambre, la pobreza y la ruina generadas por la incapacidad y la rapiña del gobierno, hace insoportable la vida de los venezolanos, y cuando la sociedad casi por consenso exige la sustitución de un régimen responsable de la tragedia humanitaria que nos consume, en una transición democrática que nos devuelva el derecho a vivir en paz, bienestar y libertad; las fuerzas políticas que conforman la oposición venezolana, haciendo caso omiso al sentido de responsabilidad y patriotismo que las obliga a construir una alternativa de cambio, se encuentran enfrascadas en disputas y luchas intestinas, con propósitos autodestructivos que impiden en definitiva articular y dar viabilidad a la salida del gobierno madurista del poder.

Las fuerzas políticas y sociales que se oponen a la continuidad del actual desastre, son por definición y perfil diversas y plurales, con liderazgos, militancias e inspiraciones ideológicas distintas, lo que en principio es lógico y normal en toda sociedad democrática. La unidad y convergencia de ese variopinto agrupamiento solo es posible colocando por encima de las naturales divergencias un propósito, un objetivo y una razón poderosa que permita dejar a un lado lo que nos separa y privilegiar lo realmente importante, en este caso el rescate de la democracia y la libertad y la reconstrucción económica, social, política, institucional y moral de la República.

Cuando la inmensa mayoría de los venezolanos clama por una alternativa, capaz de compactar el descontento acumulado en una sociedad sometida a sufrimientos insoportables, y transformarlo en fuerza indetenible de cambio, los diversos factores políticos que se oponen al régimen en ejercicio de crasa irresponsabilidad, centran y potencian sus fuerzas y recursos en una lucha interna, fratricida y suicida, que busca inventar o recrear  diferencias, aupar divisiones irreconciliables, y descender al terreno del insulto, la descalificación y el agravio, brindando un espectáculo deprimente en el campo de sus seguidores y por supuesto celebración y algarabía en la cúpula podrida que nos desgobierna.

Se fabrican y rebuscan falsas líneas divisorias, entre las cuales destacan la que separa a sectores que se autocalifican de radicales e intransigentes, que haciendo uso de pirotecnia verbal, y sin ninguna capacidad de convocatoria que los avale, designan a quienes no coinciden con sus predicas o estrategias como vendidos, tarifados o colaboracionistas, en el típico ejercicio de exclusión e intolerancia que tanto le critican a los capitostes del Chavismo pero que ellos practican sin el menor rubor.

Para los radicales todo el que no comulgue con sus posiciones abstencionistas, o con su visión improvisada e infecunda de lo que se denomina “la lucha de calle “mejor conocida como “guarimba “está en connivencia con Miraflores y por supuesto recibe remuneración por tal conducta. El fracaso de sus iniciativas que han llevado precisamente a esterilizar las movilizaciones populares y a estimular el pesimismo, la resignación y el desconcierto en el ciudadano de a pie, lejos de generarles la menor reflexión y autocritica, se convierte en estimulante de mayores dislates, pues al final la premisa fundamental de sus inspiradores es que la lucha contra el régimen es un problema de “testículos y ovarios “y no inteligencia y eficiencia.

Mientras la hiperinflación, la hiperdevaluacion, la especulación, la falta de servicios públicos o medicina, la inseguridad y el crecimiento exponencial de la desnutrición y la pobreza, se constituyen en el vía crucis cotidiano de los venezolanos, los partidos opositores ausentes y al margen  de todos los escenarios concretos de la tragedia social, se dedican a exacerbar sus disputas y diferencias, sin que en ese debate resalte una sola controversia idearía o política, sin que sus dimes o diretes diriman diferencias trascendentes o posiciones de fondo, sin que se visualice ningún antagonismo serio, lo que delata la verdadera razón de sus controversias: una lucha bastarda por protagonismos, deseos de prevalecer, ambiciones y rivalidades que dejan muy mal parados a sus interlocutores.

En tanto el país se deshace en medio de la ruina y la destrucción propiciada desde el gobierno, los partidos opositores no encuentran un mejor tema para desnudar sus mediocridades en el escenario parlamentario que consumirse en torneo de mutuas  acusaciones y descalificaciones para terminar dilucidando en votación dividida las simpatías o antipatías por la figura del ex presidente del gobierno Español José Luis Rodríguez Zapatero, como eventual facilitador de un inexistente e ilusorio  dialogo con el gobierno.

Aunque duela, de pena, o lo indisponga a uno con los más prominentes protagonistas de esa parodia, no resulta ni aventurado, ni exagerado afirmar que un régimen agotado, desprestigiado y censurado, desprovisto de apoyo popular, solo logra sostenerse sobre la incompetencia y la mediocridad de sus adversarios. Uno llega a pensar que la dictadura militar de Pérez Jiménez, seguramente hubiera podido prolongarse hasta nuestros días, si en vez de Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Jovito Villalba y Pompeyo Márquez, hubiera contado con adversarios como los que ahora se empeñan con sus actitudes y conductas  en permitir la prolongación de la desgracia que nos desgobierna.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

One thought on “Rafael Simón Jiménez: La capacidad autodestructiva de la oposición venezolana

  1. Ok señor, admitido su razonamiento y formal denuncia pública de los políticos y partidos opositores al actual gobierno venezolano, ahora díganos cual es propuesta y que está dispuesto a aportar y hacer para restaurar el sistema democrático en Venezuela.

    Quien propone que da un paso al frente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »