Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Colombia: Crece el debate sobre el caso Odebrecht

Colombia: Crece el debate sobre el caso Odebrecht

 

Néstor Humberto Martínez,  Jorge Pizano y la Vicefiscal María Paulina Riveros

El presidente Iván Duque dice estar listo para presentar la terna para un fiscal ‘ad hoc’ para el caso Odebrecht  si la Corte Suprema así lo decide.

Ayer, cuatro días después de recibir la recusación contra la vicefiscal general, María Paulina Riveros, en la que se pide que sea apartada de las investigaciones sobre Odebrecht y se nombre un fiscal provisional para el caso, la Corte Suprema de Justicia designó a un magistrado de la Sala Laboral para que estudie la petición.

La recusación fue hecha el viernes por el presidente de la Red de Veedurías Ciudadanas, Pablo Bustos, quien argumenta que “la amistad íntima” de la Vicefiscal con el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, pondría en duda su imparcialidad en las investigaciones sobre la corrupción que involucra a la constructora brasileña.

La Vicefiscal asumió el caso cuando Martínez se declaró impedido.

La solicitud de Bustos a la Corte Suprema se dio en medio del debate que suscitaron unos audios revelados por Noticias Uno en los que el auditor de la Concesionaria Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano, entera al entonces asesor jurídico del Grupo Aval –socio de la obra–, Néstor Humberto Martínez, sobre irregularidades en contrataciones de Odebrecht, socio mayoritario de Ruta del Sol II.

Hay quienes se preguntan si el hoy Fiscal General sabía desde el 2015, año de las grabaciones, de los sobornos que pagaba Odebrecht para obtener obras. Martínez ha dicho que Pizano no tenía certeza de que se tratara de coimas.

El hecho es que en los últimos días ha crecido el debate sobre la posibilidad del nombramiento de un fiscal ad hoc para llevar a cabo las investigaciones sobre los sobornos que pagó la constructora brasileña en Colombia y probados en el 2017.

Incluso, el procurador general, Fernando Carrillo, fue más allá y sorprendió ayer con la propuesta de que se cree una fiscalía ad hoc, es decir, una estructura judicial completa que se haga cargo del caso.

Ya el presidente Iván Duque había dicho el domingo, en entrevista con EL TIEMPO: “Si el Fiscal considera que el camino es acudir a un fiscal ad hoc y la Corte Suprema lo acepta, pues ahí estaremos proponiendo una terna de personas con las mejores calidades”. Y en entrevista con RCN Radio, ayer, fue más contundente: “Yo creo que va a requerir (un fiscal ad hoc)”, anotó y dijo estar listo para crear la terna con personas que le den confianza al país.

Ayer mismo, el Procurador General aseguró que radicará ante la Corte Suprema una solicitud para que se cree la fiscalía ad hoc, que “tenga la independencia y la imparcialidad necesaria para que el pueblo colombiano sepa lo que pasó”, agregó Carrillo.

Dijo que esa figura se necesita para que en los procesos que se siguen por corrupción y que involucran a Odebrecht se tengan todas las garantías ante los cuestionamientos que han surgido la última semana. “Lo que quiere el pueblo colombiano es imparcialidad y celeridad”, añadió Carrillo.

La Corte tiene la palabra

El viernes, al responder sobre la recusación que le hizo el presidente de la Red de Veedurías, la Vicefiscal la rechazó argumentando que no se cumplen las causales para apartarse del caso y que fue con las investigaciones del ente acusador que se estableció que hubo coimas de Odebrecht.

La Fiscalía ha subrayado que mientras en el 2015 Pizano hablaba de que para el 9 de agosto de ese año había contratos irregulares por 24.000 millones de pesos, hasta ahora el organismo investigador ha detectado contratos “espurios” por más de 53.000 millones de pesos.

En todo caso, en el documento en el que la Vicefiscal trasladó el caso de su recusación a la Corte Suprema, conocido por EL TIEMPO, señaló que con “el ánimo de continuar aplicando el más estricto marco de transparencia y absoluto rigor en la administración de justicia, y con ello desvirtuar conjeturas y cuestionamientos, la suscrita acompaña la posibilidad de designar un fiscal ad hoc” en los casos de impedimento del Fiscal General.

La palabra final la tendrá la Corte Suprema, que le entregó la recusación contra Riveros al magistrado Gerardo Botero. Él debe estudiar la petición que hizo el presidente de la Red de Veedurías y llevar un proyecto de fallo a la Sala Plena. Así, todos los magistrados del alto tribunal tendrán que votar en los próximos días si aceptan o no nombrar un fiscal ad hoc para el caso Odebrecht.

Si la Corte decide que se debe nombrar, le pedirá al presidente Iván Duque que envíe una terna con los nombres de las personas que podrían reemplazar a Riveros en las investigaciones del caso Odebrecht. Sobre esa terna, la Sala Plena tendría que escoger a un encargado.

La designación de un fiscal ad hoc no tiene muchos antecedentes. Esa figura se aplicó solo una vez, cuando la fiscal Viviane Morales se declaró impedida en un proceso por tráfico de influencias que se seguía contra la entonces contralora Sandra Morelli. Para el caso se asignó como fiscal ad hoc a Eduardo Cifuentes.

En mayo del año pasado, la Corte Suprema negó una recusación presentada por los senadores Jorge Enrique Robledo y Claudia López pidiendo que se apartara del caso Odebrecht al fiscal general, Néstor Humberto Martínez. Dijo que los senadores no eran competentes para la recusación porque no hacían parte del proceso de Odebrecht.

El Tiempo de Bogota

El ‘caso Odebrecht’ en Colombia acorrala al fiscal general

El presidente Duque pide un fiscal especial para investigar el escándalo y la oposición exige la renuncia de Néstor Humberto Martínez tras conocerse las grabaciones de un testigo clave fallecido

Las dudas sobre el pasado de Néstor Humberto Martínez están a punto de desencadenar un terremoto político en Colombia. Las conversaciones que el fiscal general mantuvo en agosto de 2015 con Jorge Enrique Pizano, testigo principal del caso Odebrecht, fallecido de infarto hace diez días, cuestionan ahora su trabajo al frente del organismo encargado de investigar los sobornos millonarios de la constructora brasileña. El presidente Iván Duque le respaldó públicamente, aunque este lunes pidió el nombramiento de un fiscal especial para gestionar las pesquisas del caso, al igual que el procurador, Fernando Carrillo. Las fuerzas de la oposición no se conforman con esa opción y exigen su renuncia.

Martínez niega que las grabaciones conocidas tras la muerte de Pizano, auditor de uno de los proyectos en los que participó Odebrecht, demuestren alguna responsabilidad. Los audios, difundidos por el informativo Noticias Uno, dejan claro, no obstante, que estaba al corriente de las irregularidades de la compañía en la construcción de un tramo de la Ruta del Sol, una de las principales vías del país entre el departamento andino de Cundinamarca y el Caribe. En ese momento era el abogado del Grupo Aval, conglomerado bancario que controla Corficolombiana, una firma de servicios financieros que intervino en la obra. Los familiares de Pizano han pedido que se hagan públicas todas las grabaciones.

En una de las conversaciones Martínez reconoce que no sabía con exactitud en qué actividades estaba metida la constructora. “No sabemos si es que les están dando plata a los paramilitares. Si hay corrupción, se la están robando ellos de hijueputas ladrones… Venga, le digo cuál es la tesis que estamos trabajando: no sabemos si estos hijueputas están pagando coimas desde aquí para Gobiernos extranjeros y no sabemos si están pagando coimas aquí al Gobierno colombiano”. El pasado sábado se conocieron nuevos detalles de la charla. Pizano le pregunta si debe seguir indagando o quedarse quieto. “No. Quieto, quieto”, le contestó el letrado.

El auditor había detectado unas anomalías en su trabajo de revisión de las cuentas. “No me informaban de la totalidad de los contratos… Empecé a detectar que los objetos se duplicaban, que los entregables no estaban y así fue cómo se empezó a realizar la investigación por mi parte. Yo simplemente informé a mis superiores”, relató. No obstante, entonces no tenía la certeza absoluta de que esas inconsistencias estuvieran relacionadas con los sobornos de 84.000 millones de pesos, más de 28,5 millones de dólares, para asegurarse la licitación de la obra.

Martínez asumió el control de la Fiscalía en agosto de 2016, bajo el mandato del expresidente Juan Manuel Santos. A principios de 2017, cuando empezó a aflorar la trama de corrupción de Odebrecht en Colombia, se inhibió de la investigación del escándalo. Las grabaciones siembran nuevas dudas sobre su idoneidad para ocupar su cargo. El propio mandatario, que la semana pasada le expresó su apoyo, ve necesaria la figura de un fiscal específico para “llegar hasta el fondo” del caso. “Yo creo que se va a requerir. Primero el fiscal general de la nación ya se había declarado impedido y había designado a la vicefiscal, y la vicefiscal también está pidiendo [un fiscal] ad hoc”, manifestó Duque en declaraciones a la cadena de radio RCN con ocasión de sus 100 días de gobierno.

La oposición va más allá. Quiere su dimisión, más todavía en un contexto de creciente indignación social. La corrupción es hoy en Colombia la principal preocupación de los ciudadanos. El senador Gustavo Petro, principal contrincante de Duque en las pasadas elecciones presidenciales, lleva días criticando a Martínez. “En otro país el fiscal hubiera renunciado por decencia. En Colombia lo que tenemos es un régimen de la corrupción y un sistema de impunidad”, considera. A Claudia López, líder de la Alianza Verde, le parece insuficiente el nombramiento de un fiscal especial. “Nos trataron de loquitos. De repente, todos proponen fiscal ad hoc, pero solo para Odebrecht. ¿Algún colombiano quiere que con esa capacidad de mentir y manipular Martínez sea su fiscal en algún caso?”.

A eso se añade la trágica cadena de muertes de la familia Pizano, que se están investigando. Jorge Enrique Pizano falleció de infarto. Tres días después murió su hijo, Alejandro Pizano Ponce de León, que había viajado a Bogotá desde Barcelona para asistir al funeral. Se desplomó tras beber de una botella de agua que se encontraba en el escritorio del padre y su corazón dejó de latir camino del hospital. La causa de deceso, según confirmó el Instituto de Medicina Legal, fue envenenamiento por ingesta de cianuro. El domingo, no obstante, la policía halló un tarro con cianuro en la casa, envuelto en una bolsa y guardado debajo del lavabo. El mismo Martínez aseguró que los mejores investigadores de la Fiscalía se están encargando del caso.

El País

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »