Inicio > Interés > Venezolanos indocumentados en Trinidad y Tobago viven entre el miedo y el hambre

Venezolanos indocumentados en Trinidad y Tobago viven entre el miedo y el hambre

 

Al no poder conseguir pasaporte en su natal Venezuela, y temiendo por su vida, Alex se subió a una embarcación sobrecargada y entró ilegalmente hace unos meses a la pequeña isla caribeña de Trinidad, un viaje rápido de unas 20 millas.

Entonces solicitó asilo, pero aproximadamente un mes después lo tuvieron que llevar a un hospital con malaria. Cuando le dieron el alta 16 días después, varios policías de Inmigración lo esperaban.

Aunque este barbero de 22 años pensaba que la solicitud de asilo le brindaba alguna protección, fue acusado de entrar ilegalmente al país y deportado a Venezuela en abril, junto con otros 81 venezolanos.

Sp_DSC_0113_01.JPG
La Policía patrulla las calles de Puerto España, Trinidad. Se calcula que en la isla viven más de 40,000 venezolanos, en su mayoría inmigrantes indocumentados.

Jim Wyss [email protected]

Alex, quien habló a condición de no ser identificado porque está oculto de las autoridades, dijo que la vida en Venezuela es imposible.

“No puedo quedarme donde vivo porque saben que soy de la oposición y a muchos de mis amigos los han matado”, dijo.

Hace como un mes, sin más opciones, regresó a Trinidad y Tobago, donde está oculto en una finca, desesperado por trabajar pero temeroso de salir y que la Policía lo arreste.

En Trinidad y Tobago viven más de 40,000 venezolanos, muchos de los cuales entraron al país ilegalmente, sin documentos y desesperados. Aunque más de 7,000 han solicitado asilo o estatus de refugiado, han visto que la designación no los protege y siguen expuestos al arresto si trabajan sin permiso o no tienen los documentos debidos.

Cubanos protestan frente a las oficinas de la ONU en Trinidad y Tobago

Cubanos protestan frente a las oficinas de la ONU en Trinidad y Tobago

La semana pasada, 78 migrantes cubanos —muchos de ellos solicitantes de asilo— fueron detenidos bajo cargos de obstaculizar las aceras mientras protestaban pidiendo mejores condiciones, afuera del edificio de la ONU en Puerto España.

“Siempre estoy asustado con los policías aquí”, dijo un reciente inmigrante venezolano llamado Mario, quien ha solicitado asilo y habló con el Miami Herald a condición de no ser identificado. “Tengo miedo de ir al médico. No puedo ir a la Policía si algo me pasa. Ni siquiera puedo abrir una cuenta en el banco”.

Sp_DSC_0077_01.JPG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »