Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Aníbal Sánchez: El voto como herramienta Movilizadora

Aníbal Sánchez: El voto como herramienta Movilizadora

 

El instrumento principal de la democracia para elegir, se puede volver justo lo contrario: “una herramienta para consolidar el autoritarismo”

“En Venezuela no hay democracia” pareciera ser la frase que más corre en las redes sociales, ante los ojos atónitos de autoridades y espectadores; estamos claros que no es una afirmación gratuita, o mucho menos una valoración a priori. Dista de las definiciones del término que dictan en las ciencias políticas; expresó el Analista Político y Consultor Electoral Aníbal Sánchez Ismayel “Democracia es algo más que elecciones, es el régimen de las libertades, respeto a los Derechos y Principios; es una forma de gobierno con instituciones autónomas; “donde el pueblo vota; ¡si! Bajo la premisa que aquellos que detentan el poder puedan perderlo” la fuerza del sufragio está en su esencia como instrumento coercitivo ante las autoridades.-

Sin embargo, en Venezuela el sufragio a adquirido otra connotación debido a las mismas tensiones políticas, “están los que piensa que es una herramienta que puede atornillar un régimen autoritario; hasta los que creen posible derrotarlo en unos comicios y que el mismo acepte compartir el poder” como especialista en área electoral Sánchez es de la opinión “hay que darle otro valor al voto, como herramienta organizadora movilizadora y de transformación; lo que permite desarrollar tejido social en función de una política de cambios” el domingo 09 de diciembre  tendrán lugar otras elecciones en Venezuela. Los llamados a Abstención aún siendo catalogados como ilícitos están presentes; Cuantos no han escuchado el no participar, porque las convoco una Constituyente; sin tener claro que lo realizó el CNE por omisión.-

No es nuevo; “crearse una ruta electoral viciada, en medio de la conmoción social,  la desmovilización partidista y la crisis política opositora” lo realizó Franco en España, hay casos en  Irán y la Arabia Saudí, una forma que idearon los líderes autoritarios para  legitimarse en sí mismos y a los suyos. Explicó Sanchez “El voto bajo coacción resulta ser la constante, que adquiere fuerza en situaciones de crisis  o conflictividad socio-económica” La deslegitimación ocurre de cara a la comunidad internacional, e intensamente ante los opositores que demandan apertura democrática; y el reto político es cómo llevar esto a una mayor esfera social.

Ningún régimen por más autoritario y piramidal que sea es monolítico. Existen las fracciones, afinidades, repartos o cotas de poder. Algunas más activas, otras en suspenso, e incluso las que esperan oportunidad; esto lo manejan los organismos de seguridad e inteligencia, como también los factores económicos. En estos escenarios unas elecciones funcionan como manifestación masiva de apoyo al régimen y entre ellos a determinado grupo; descubre a los críticos externos, y a oportunistas internos. “Su debilidad está en el surgimiento de nuevos actores un liderazgo capaz de organizar y movilizar voluntades en función de un proyecto más allá del número de cargos”; lo que deja al régimen solo la posibilidad de mostrar su capacidad de influencia y dominio sobre sectores de población; pasó importante en el desconocimiento.

Es así como el instrumento principal de la democracia, el voto o unas elecciones, de tanto arraigo comunitario o ciudadano como es la de Concejos Municipales se pueden volver en justo lo contrario “a una herramienta para consolidar el poder autoritario, en una oportunidad para identificar liderazgos naturales, organizar estructuras y la transmisión de un mensaje alternativo de gestión” lo que define una sociedad democrática no es si se vota o no se vota en ella, sino si el voto produce una redistribución del poder; a corto o mediano plazo.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »