Inicio > Política > Panorama Político: Se busca bombillo de repuesto

Panorama Político: Se busca bombillo de repuesto

 

El analista Luis Vicente León advirtió: “La escasez más relevante y peligrosa para Venezuela es la de liderazgo político”.

Por Jaime Granda.

Un seguidor del electricista Joaquín Trincado, el escritor espiritual español que en 1911 fundó la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal (EME de la CU) en Buenos Aires, Argentina, resumió en estos días lo que luce como acertado panorama político venezolano.

Planteó que a la vista de todos, el régimen venezolano, como un bombillo gastado, parpadea, titila y baja su intensidad de luz. Cualquiera puede apreciar que tiene problemas y es necesario conseguir un bombillo que lo reemplace, aunque sea transitoriamente.

El dilema es que a simple vista no se ve el bombillo de repuesto para recuperar la luz en Venezuela y menos quien revise las conexiones, la base de ese bombillo y demás conexiones para corregir todas las fallas que se perciben, como causales de la crisis que atraviesa el país.

Ahondando en el tema de la electricidad, parece que no se trata solamente de falta de mantenimiento a los sistemas y equipos instalados por los gobiernos anteriores. Parece que es más grave porque afecta a la dirigencia política que luce agotada.

Joquín Trincado afirmó que “Éter, electricidad o alma, es la substancia universal de la cual todo elemento y cuerpo derivan”.

Éter, Alma, o Electricidad, decimos la misma cosa y es la única sustancia existente, de la cual, la Electricidad en todos sus fenómenos, es la materialización del Éter en sus ondas que, llevadas a la Matemática por las leyes de AmpereOhm y Joule, podemos afirmar, que medimos y pesamos el Alma Universal.

Eso parece encajar en lo dicho esta semana por el analista Luis Vicente León: “La escasez más relevante y peligrosa para Venezuela es la de liderazgo político”.

Escenario

La abogada y analista política, Thays Peñalver, con programa de radio y artículos de opinión, adelantó esta semana lo que ve como posible escenario para 2019 y comenzó diciendo: “El primero de esos escenarios es el electoral y ante todo explicaré mis opiniones sobre lo que está sucediendo en el seno de la oposición, para que se entienda mejor el escenario que está por presentarse.

“La lección del affaire Zapatero, es que ha dejado de nuevo en evidencia la clara división opositora, pero además, una desagradable sensación de desorden y absoluta falta de entendimiento entre ellos para lograr un objetivo en común. Venezuela no los une, eso ya nos lo han dejado muy claro. A pesar de los múltiples zarpazos recibidos, nos siguen demostrando su falta de claridad con relación al enemigo al que se enfrentan y muy especialmente en lo que se refiere a no estar a la altura de los acontecimientos históricos, aunque luego traten de repararlo con otro acuerdo de la Asamblea Nacional.

“Ante semejante hecho muchos nos preguntamos: ¿Cómo es posible que el liderazgo no se planteara nuevamente cómo quedarían de cara a sus electores y de cara a la comunidad internacional en esa votación?, ¿Cómo es posible que en ningún momento esa parte del liderazgo se planteara el impacto que tendría semejantes decisiones. Fueron, votaron, se presentaron una vez más divididos y luego para colmo se indignaron porque en las redes sociales los condenaron e insultaron. La chifladura es de tal magnitud, que a quienes acusan de dividir es a los que se indignaron con el espectáculo que dieron los que se tomaron la foto de la división.

“No, amigos, es cierto que en las redes existe un bando de polemistas (y odiadores de turno) que culpan al otro bando permanentemente, pero la realidad es que fue nuestro liderazgo el que ha sido víctima una y otra vez de una emboscada muy antigua: divide y vencerás. Por eso mientras los polemistas de bando y bando se culpan unos a otros de estar dividiendo a la oposición, el adversario sonríe y celebra sus logros, porque su objetivo estratégico no ha sido otro que sembrar la división en nuestro seno, una división entre ‘radicales’ y ‘sensatos’ impuesta por el aparato comunicacional del régimen y que ya en la práctica, es una realidad confesada en votos que para más señas, significan 43 votos para los ‘sensatos’, 53 votos para los ‘radicales’ y una abstención.  Pero no es culpa de las redes sociales, porque quienes votaron divididos fueron los líderes, nadie en las redes sociales los obligó a votar en pro o en contra de Zapatero”.

El escenario que vislumbra Thays Peñalver para 2019 no es nada de lo que esperan los que se cansaron de este régimen.

Peñalver dice: “Pero el problema es que en la división está precisamente nuestro destino. Lo que nos lleva al primer escenario posible de 2019, el dialogo y las negociaciones con fines electorales. Como lo he mencionado, este venidero año (a menos que ocurra un milagro) será el de la proclamación de Venezuela como ‘República Socialista’ y la imposición de una nueva Constitución de corte comunista o híbrida (como lo que vivimos hoy). Lo que más suena en las camarillas políticas es que el sector de ‘sensatos` comenzará pronto a vender la teoría de que el gobierno ‘se quiere marchar a disfrutar sus realitos’ y por eso van a dar las garantías para unas elecciones generales a finales del próximo año. Para ello van a ofrecer posiblemente desde excarcelaciones, hasta un nuevo CNE que pasará de controlado a ‘semi-controlado’, es decir dos miembros de nosotros, dos de ellos y uno ‘imparcial’ del que buena parte de la oposición sospechará, muy probablemente porque militó en la causa socialista o simpatizó en su momento con el régimen.

“La petición principal será como es lógico darle legitimidad al nuevo mandato presidencial, originado de una elección fraudulenta como la del 20 de mayo, porque esta es una de las condiciones vitales para que ‘se pueda alcanzar el socialismo por la vía democrática’  y así acudir a refrendar o negar la nueva Constitución socialista, en la que en sus disposiciones transitorias, estará naturalmente renovar los poderes públicos de acuerdo a la nueva estructura impuesta. Es decir, los ayudarán a prender el trapiche.

“Esto será sin lugar a dudas muy tentador para muchos y sobre todo para el bando de los ‘sensatos’. Por lo tanto veremos nuevamente la división porque ese sector de la oposición creerá en esa posibilidad y la otra, es decir los ‘radicales’ lógicamente sospecharán que no es cierto que se quieran (y mucho menos puedan) marchar del poder a disfrutar absolutamente nada y que no se trata de un asunto de composición o sumar a un miembro más en el CNE, sino de condiciones objetivas para esa primera votación, de la que de hecho dependerá la segunda.

“Quiero decir con esto, que la segunda elección no es realmente una concesión del régimen en una eventual negociación, sino que en la nueva Constitución estarán las condiciones para la ‘renovación de poderes’, en la que probablemente nos encontremos con un sistema electoral igual al utilizado para convocar y elegir a la constituyente, donde la oposición nunca más tenga posibilidades de alcanzar electoralmente el poder, es decir una mixtura de lo ya existente”.

Es para creer o no creer, pero es el panorama descrito por la abogada Peñalver para 2019. Solo podemos agregar el pensamiento del filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset, principal exponente de la teoría del perspectivismo y de la razón vital (Raciovitalismo): “Ser de izquierda es, como ser de derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de hemiplejia moral”.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »