Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: A limpiar la casa

José Manuel Rodríguez: A limpiar la casa

 

Cuando Pérez Alfonzo dijo: Estamos hundiéndonos en el excremento del diablo… jamás habría podido imaginar la magnitud que alcanzaría tal anatema. Se inició 60 años antes. Gómez, resolvió cualquier conflicto con las compañías petroleras dejándolas que pasaran por encima de la Venezuela agraria. Sus instrucciones fueron: nosotros no sabemos de esto, dejen que ellos redacten una buena ley…

La gran huelga petrolera del año 36 contra la explotación miserable de las multinacionales fue liquidada con un decreto autocrático, antiobrero y antinacional de López Contreras. Tiempo después Rómulo Betancourt narró cómo, en aquella refinería de la Standart Oil Company en Caripito, los tanqueros cargaban petróleo muy por encima del arqueo que se registraba. En aquel pueblo de Monagas se comentaba, entre risas y maldiciones, el pago extra que le hacían a los funcionarios criollos enterados de este disoluto llenadero. Carlos Andrés Pérez en el año 75 decreta una nacionalización petrolera apadrinada por las transnacionales. Los gerentes venezolanos que tomaron el mando eran agentes de ellas. Las empresas mantuvieron el control de la comercialización, el llenado de los buques siguió alterado. Inflaron los costos internos y se los apropiaron. Lo llamaron la Apertura.

El intento de Chávez de poner a PDVSA al servicio de la Nación llevó a esa meritocracia a descubrir su alma. Hizo todo lo contrario que los obreros del 36. Pararon la producción para poder seguir a las órdenes de las transnacionales. Derrotada la emérita traición, y vestida ahora de roja-rojita, tomaron el control total de la economía nacional. Hasta el sindicalismo participó del nuevo festín.

Hoy, 16 años después, ni producción petrolera ni ninguna otra. Pues bien, es esta historia lo que da sentido a la propuesta que hace la UBV a través del Centro de Estudios de las Ciencias de la Energía y de David Paravisini: Configurar una única empresa nacional, la llamaremos tentativamente Corporación Venezolana de Energía, que no solo sustituya a la actual PDVSA sino que, englobando todo lo energético, asuma la dirección, planificación y control de ese sector con diversas operadoras de servicios por contrato… Hablan de concesionarias dedicadas sólo a la producción y distribución. Tendrán cabida las empresas privadas priorizando las EPS.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »