Inicio > Interés > Sin “Larrazábal” no hay transición en Venezuela

Sin “Larrazábal” no hay transición en Venezuela

Wolfgang Enrique Larrazábal Ugueto fue un vicealmirante de la Armada de Venezuela, presidente de la Junta de Gobierno de Venezuela en 1958. Foto: Cortesía.

 

Lauren Caballero, internacionalista venezolano, publicó un hilo en Twitter sobre la transición polaca que ha sido muy comentado en las redes sociales. Lo publicamos en El Nuevo País por lo didáctico. Enseguida, Jurate Rosales, directora de la revista Zeta y testigo cercano de la liberación de Europa Oriental del yugo soviético al ser lituana, me recuerda que en el caso de Polonia sí se contó con las Fuerzas Armadas.

Por Francisco Poleo

Cumplo con el deber hacia la lituana Jurate de recordar que el país que inició el estallido de la Unión Soviética fue Lituana. Ahí la directora de Zeta fue testigo personal y directo de los acontecimientos. Entrevistó al que era secretario general del Partido Comunista de Lituania cuando era prácticamente el dueño de ese país y luego lo volvió a entrevistar cuando fue el artífice de la independencia.

Cuando se produce la transición en Polonia, el jefe de Estado era el general Wojciech Jaruzelski, quien pactó el paso a la democracia con las fuerzas opositoras representadas por Lech Walesa. Las negociaciones entre el régimen comunista y los opositores se llamaron Acuerdos de la Mesa Redonda, que dieron paso a unas elecciones pactadas para que todos tuvieran representación, incluyendo a los soviéticos.

En Venezuela el asunto es más complejo porque la cabeza del Estado es, así sea ilegítimamente, un civil. Los militares, por otra parte, están divididos. Por un lado están los nacionalistas, cuyo representante, que no jefe, es Vladimir Padrino López, el ministro de la Defensa. Por otro lado, los narco-generales, cuyo representante, que no jefe, es Diosdado Cabello, el presidente de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente.

Lo que da esperanzas para que se corone la transición democrática en Venezuela es que los intereses de los civiles del régimen están alineados con los de los militares nacionalistas a través del pegamento ruso-cubano. Está por verse si los narco-generales logran trancar el juego. Sobre ellos pesan acusaciones por narcotráfico, violaciones a los Derechos Humanos y nexos con el terrorismo.

El Padre Luis Ugalde lleva años trabajando en el tema de la transición venezolana. Asegura, siendo anti-militarista, que la composición de Venezuela no ha cambiado por lo que la solución será muy parecida a la de 1958: un pacto con los militares a través de lo que él llama un “Larrazábal II”.

Wolfgang Larrazábal fue el general que asumió la presidencia de Venezuela tras la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Era uno de los hombres de mayor confianza del dictador.

Llamémoslo Larrazábal II o Jaruzelski, pero esa figura decidirá, al final, si en Venezuela hay transición a la democracia. ¿Quién es? No sé, puede que ni lo conozcamos, pero Larrazábal le pasaba la toalla a Pérez Jiménez cuando se salía de la piscina un mes antes de montarlo en la Vaca Sagrada, el avión que llevó al dictador hacia su destierro.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »