Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Claas Relotius, periodista que inventaba notas en “Der Spiegel” lo echaron y le sacaron premios

Claas Relotius, periodista que inventaba notas en “Der Spiegel” lo echaron y le sacaron premios

 

Un compañero descubrió la mala praxis del reportero Claas Relotius.

Claas Relotius, el periodista estrella que inventaba notas en “Der Spiegel”: lo echaron y le sacaron premios

La revista vive su peor crisis en 7 décadas de historia.

La revista alemana Der Spiegel, uno de los medios de referencia de Alemania, vive su peor crisis en 70 años de historia tras echar a uno de sus periodistas estrella, Claas Relotius, por inventar testimonios y protagonistas en algunas de sus notas.

El reportero, de 33 años, se inspiraba en películas o posteos de Facebook para escribir artículos. Reconoció su mala praxis y en las últimas horas incluso devolvió y le sacaron premios que le habían dado.

Relotius, al recibir la distinción Reemtsma Liberty en Berlín.(EventPress/Golejewski/EPA-EFE)

Relotius, al recibir la distinción Reemtsma Liberty en Berlín.(EventPress/Golejewski/EPA-EFE)

Las primeras sospechas surgieron con la publicación de un artículo aparecido en noviembre último, sobre la frontera entre Estados Unidos y México. Su compañero de origen español Juan Moreno, que había participado en ese trabajo, tuvo dudas acerca de la autenticidad de los testimonios que citaba Relotius. Y se las comunicó a sus superiores, que al principio no siguieron la pista.

Moreno aprovechó otros viajes a EE.UU. para recabar material contra Relotius con el propósito de protegerse porque también estaba su firma en juego.

A finales de la semana pasada Relotius aceptó que había inventado pasajes enteros no sólo de la historia sobre la frontera sino también en otras.

El periodista publicó alrededor de 60 artículos en la revista y al menos 14 contienen manipulaciones, incluyendo uno sobre un yemení que pasó 14 años en la prisión de Guantánamo sin ningún motivo y acabó volviéndose loco, sin querer abandonar la base estadounidense en el momento de su liberación.

En otra nota afirmó haber entrevistado a los padres de Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano que se arrodilló mientras sonaba el himno estadounidense para protestar por las desigualdades raciales. El reportaje nunca se produjo.

Un artículo firmado por el alemán y su colega español Juan Moreno. (EFE)

Un artículo firmado por el alemán y su colega español Juan Moreno. (EFE)

En 2017 firmó un texto para el cual supuestamente había viajado a un pequeño pueblo de Minnesota, Fergus Falls, para describir el clima político y social. Inventó que en la entrada había un cartel en el que se leía “Mexicanos, fuera de acá” y que los alumnos en las escuelas hacían dibujos del presidente Donald Trump.

A principios de este año escribió un relato de 5 páginas totalmente imaginario sobre una mujer estadounidense que era partidaria de la pena de muerte y viajaba por el país para asistir a las ejecuciones de los presos condenados.

Der Spiegel dice que Relotius nunca habló con muchos de los protagonistas que citaba y que se basaba en datos tomados de otras publicaciones e imágenes de películas. Además, a personajes reales les atribuía una biografía inventada y declaraciones que nunca habían hecho.

Relotius empezó como colaborador independiente y luego fue contratado. La revista no descarta que otros medios se hayan visto afectados por las prácticas del periodista.

Por ahora las notas apócrifas y/o sospechosas siguen en el archivo digital de Der Spiegel, aunque tienen una advertencia. Mientras tanto, creó una comisión especial para aclarar definitivamente el caso y formular una serie de recomendaciones destinadas a mejorar los mecanismos de control de calidad.

Relotius ya devolvió 4 premios que había ganado y la CNN le quitó 2 distinciones otorgadas por ser “el periodista del año”.

La Vanguardia

Opinión: Der Spiegel: Relotius traicionó la verdad, cuando los periodistas son el correctivo del populismo

El premiado periodista alemán Claas Relotius inventó historias. Esto es peligroso en tiempos en los que los populistas están atacando a la prensa y a la democracia, dice Sandra Petersmann.

 Der Spiegel Skandal Betrug Journalismus Claas Relotius (picture-alliance/dpa/K. Nietfeld)

Estoy enojada y decepcionada, porque Claas Relotius ha violado el código profesional. Me encantaban sus reportajes investigativos en el extranjero y creí que se merecía ganar muchos premios periodísticos, porque asumí que se los había ganado honestamente.

Personalmente, opino que el reportaje investigativo en el extranjero es la joya de la corona periodística. El daño que Relotius ha causado a la verdad con sus falsos reportajes se llama alta traición periodística, y perjudica a la democracia en su conjunto.

La credibilidad es la única herramienta

En un mundo donde reina el desorden global y donde crece el anhelo de obtener respuestas simples, los periodistas no deben ser vendedores de almas. Nuestra única herramienta es la credibilidad. El diálogo con nuestro público no funciona sin la verdad, y las democracias necesitan también el diálogo para poder funcionar.

Los reportajes de Claas Relotius eran faros en la oscuridad. Dieron voz a personas que no la tenían. Me animaron, como colega y lectora, a observar y cuestionar las estructuras de poder.

El preso de Guantánamo Mohammed Bwasir y los huérfanos Alin y Ahmed de Alepo, Siria, fueron, gracias a Claas Relotius, los protagonistas de sus textos. ¿Por qué citó cosas que en verdad no dijeron? ¿Por qué los ubicó en situaciones ficticias que nunca existieron? ¿Por qué decidió, en una docena de casos, inventarse cuentos de hadas? No era necesario, la verdad es de por sí suficientemente dramática.

Normas éticas claras

Cualquiera que ejerza como periodista en Alemania está comprometido a trabajar éticamente. Nuestro código de prensa no deja margen de maniobra: “Respetar la verdad, preservar la dignidad humana e informar con la verdad a la opinión pública son los mandamientos de la prensa”. Claas Relotius ha pasado por alto cualquier tipo de ética. Este hombre con exceso de ambición ha pisoteado la dignidad humana de sus protagonistas.

Pero la verdad es que también el “periodismo digital de alto rendimiento” invita al fraude. El sistema es vulnerable. También podría haber pasado en DW, o en cualquier otra institución de medios. La lucha global por la exclusividad, la velocidad y la soberanía interpretativa es adictiva. A “Der Spiegel” le gustaba presumir de los reportajes de su periodista estrella. Un éxito de Relotius era automáticamente un éxito para “Der Spiegel”. No es casualidad que el departamento de esta revista, encargado de contrastar la información, único en Alemania, haya fracasado en el caso de Relotius. Los gerentes y las redacciones de los editores en jefe deben recordar una y otra vez que para hacer buen periodismo es necesario tener el tiempo y el espacio.

Los periodistas son responsables

Y los periodistas tenemos que darnos cuenta de que tenemos una gran responsabilidad. Somos el puente del diálogo en un mundo sin orden. Somos el correctivo del populismo. Si fallamos, si mentimos, dañamos a la sociedad. Hay mucho en juego por la democracia.

A nuestro público le pido que no generalice por la mala conducta de algunos colegas. Claas Relotius es un caso individual y peligroso. La mayoría de nosotros está haciendo, con total convicción, una labor honesta para dar voz a niños, como Alin y Ahmed, de Alepo.

DW

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »