Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pedro R. García: ¿ En el país Revolución Socialista o revolución de la Acedia?

Pedro R. García: ¿ En el país Revolución Socialista o revolución de la Acedia?

 

La acedia es pecado. San Juan Damasceno la definió como “una especie de tristeza deprimente”; Santo Tomás la describe como “tristeza mundana” San Gregorio Magno la denomina como la apatía en torno a los preceptos. El Dr. Aquino afirma que siempre es algo malo; ya sea por sí misma o por sus efectos. Es mala en sí misma cuando la tristeza es causada por un bien verdadero, pues el bien espiritual sólo debería alegrar. Es mala en sus efectos, cuando la tristeza es causada por algo que verdaderamente es un mal (y por tanto, tendría razón de entristecer) pero entristece al punto de abatir el ánimo y alejar de toda obra buena. En este sentido San Pablo, hablando del pecador, dice a los corintios: Perdonadlo y animadlo, no sea que se vea hundido en una excesiva tristeza (2 Cor 2,7) San Juan Clímaco le dedica uno de los “escalones” de su “Escala Espiritual” describiéndola con términos semejantes. Evagrio Póntico detallaba al acedioso diciendo: “La acedia es la debilidad del alma que irrumpe cuando no se vive según la naturaleza ni se enfrenta noblemente la tentación. El flujo de la acedia arroja al monje de su morada, mientras que aquel que es perseverante está siempre tranquilo. El acedioso aduce como pretexto la visita a los enfermos, cosa que garantiza su propio objetivo. El monje acedioso es rápido en terminar su oficio y considera un precepto su propia satisfacción… Es una desazón de las cosas espirituales que prueban a veces los fieles e incluso las personas adentradas en los caminos de la perfección; es una flaccidez que los empuja a abandonar toda actividad de la vida espiritual, a causa de la dificultad de esta vida. Garrigou-Lagrange la definía como “cierto disgusto de las cosas espirituales, que hace que las cumplamos con negligencia, las abreviemos o las omitamos por fútiles razones. La acedia es el principio de la tibieza.

Ubicando algunas pistas…

Seria fácil ver, si se respetase la teoría democrática del derecho de las mayorías, que no solo trata de mencionar o no el rol del cristianismo en la historia, sino de impedirles a los cristianos el derecho de configurar su mundo y su cultura de acuerdo a su fe. Uno se asombra de lo que pudiera suceder que no solo se mencionara el cristianismo sino que se les diera libertad de configurar cristianamente su mundo a los cristianos en un continente en que son abrumadora mayoría: 555 millones de cristianos (269 católicos, 170 ortodoxos, 80 protestantes, 30 anglicanos) y 39 millones de otras religiones (32 de musulmanes, 3,4 de hebreos, 1,6 hinduistas, 1,5 budistas, 500 mil sikh). Resulta igualmente asombroso que se acepte sin crítica y sin respuesta el “miedo” a los cristianos que debería ser examinado e interpretado como una forma de acedia.  Es asombroso que se pueda admitir por “obvio” que un mundo de clara mayoría cristiana deba organizarse en forma laica y considerar “comprensible la desconfianza de quienes temen que detrás de las raíces cristianas se esconda la intención de imponer o privilegiar una determinada identidad de acuerdo a su fe y su cultura, aun respetando los espacios de los demás religiones”. Ceder a la compulsión laicista ¿no es ceder a una de las formas más terribles de la pretensión igualitarista e igualadora de la ideología de la envidia? En efecto: es la pasión igualadora, secularizadora, desacralizadora de la ideología de la acedia. Aplicada a la iglesia, a los fieles, al pueblo católico, la afirmación de Gonzalo Fernández de la Mora, cobra ribetes escalofriantes: Aquellos que se rebelan contra el sometimiento a la ideología instalada, comúnmente los mejores, son eliminados o marginados.  ¿Puede aceptarse como comprensible el miedo a la existencia de una humanidad de hijos de Dios? ¿No es eso lo que pretende el igualitarismo laicista lograr que el hombre católico se auto imponga? Este ejemplo actual de obnubilación para la licitud de la pretensión cristiana en la historia, y la ciega condescendencia ante su pretensión arbitraria de excluir los derechos de las mayorías cristianas, sospechar y considerarlas peligrosas, es un síntoma que muestra la actualidad del diagnostico acerca del mal espiritual que aqueja, no solamente a nuestra civilización sino también a destacados miembros de la intelectualidad católica y que amerita yamarla civilización de la acedia, como habían comenzado a hacerlo desde 1996. En diversos escritos y conferencias, de esta percepción se han ido confirmando sucesivamente varios hechos. Primero el interés de infinidad de lectores. Luego la avidez con que se agotó la primera edición del libro de Horacio Bojorge, S.J.  En mi Sed me dieron Vinagre.  La Civilización de la Acedia. ( Ensayo de teología pastoral, Edith. Lumen, Buenos Aires, 1996).  Y así han ido yegando a conocimiento de los lectores, uno tras otro, los estudios que hemos citado antes de William J. Bennett, Francisco Canals Vidal, Fr. Armando Díaz OP. Desde esa fecha la observación ha venido siendo recogida bajo la égida de Santo Tomás. En el prólogo del libro de Horacio Bojorge, S.J. Mujer: ¿Por qué yoras? Señala una serie de autores y obras, que se ocupan de hecho, de diversos efectos de la acedia, pero sin reconocerlos como tales y sin mencionar el mal que son claros síntomas. No se trata solamente de un asunto de nomenclatura o lexicográfico, se trata de que no se le reconozca y por tanto tampoco se señala la verdadera entidad espiritual del fenómeno que se tiene entre manos. Decía Bojorge allí: “Es reconocible la descripción de diversas formas de acedia eclesial en numerosas obras teológicas, pastorales y de espiritualidad”. Por ejemplo: H. Urs Von Balthasar ha descrito la acedia, ante el primado de Pedro el magisterio papal, aunque sin presentarla explícitamente como tal.  Una de sus grandes obras teológicas: Gloria. Puede considerarse un alegato contra la acedia infiltrada en el quehacer teológico occidental de los últimos siglos, hecho de espalda al bien de la belleza. El jesuita francés André Maranche ha descrito la acedia gnóstica contra el Magisterio Apostólico y el Orden Sagrado. René Laurentin  ha señalado numerosos objetos de la acedia en la Iglesia del fin del Milenio: ante los movimientos, ante las apariciones marianas, acedia académicamente ante la piedad y la fe.  H.J.M Nouwen hace una acabada descripción de la acedia pero sin yegar a darle ese nombre, en la que es, quizás la más nombrada de sus obras, al describir la acedia del hermano mayor del hijo pródigo. De la acedia litúrgica han disertado con preocupación, sin yamarla tampoco por su nombre, el Cardenal G. Danneels, Max Thurian y el afamado liturgista catalán Pere Tena o el menos reconocido capuchino vasco José Luis Ansorena.  J.L. Idígoras jesuita español destinado al Perú, señalaba desde allí, ya hace años, la acedia de los clérigos ante la religiosidad popular. Continuando con la decodificación de obras y autores que tratan de la acedia sin reconocerla como tal, se señala en el capítulo quinto de Mujer ¿Por qué yoras? Víktorl Frakl, el psiquiatra austriaco sobreviviente de Auschwitz, ha impuesto en la ciencia psicológica moderna el reconocimiento de que, la depresión se debe a la pérdida del sentido de la vida: El hombre necesita tener un sentido último. Y ese sentido último ha de ser un bien que no se pueda perder.  Ahora bien  el así yamado mundo contemporáneo, se edifica voluntariamente bien sea negando en forma teórica, bien sea prescindiendo en forma pragmática, de todo sentido último. Dicho con mayor exactitud: alejándote de Dios como sentido final, como el gran para qué para quien del hombre y el universo. Y esa es la raíz de su tristeza característica. Las afirmaciones de Viktorl Frakl, Se ven confirmadas por EJ. Bennett: “La explicación que les ofrezco es que la verdadera crisis de nuestro tiempo es de naturaleza espiritual. Concretamente, nuestra dolencia es lo que los antiguos yamaban acedia. Es una aversión y una negación ante lo espiritual. La acedia se pone de manifiesto en una ansiosa e indebida preocupación por lo exterior y lo mundano. Consiste en una desazón y ausencia de interés por las cosas divinas. Traen aparejada según los antiguos, una cierta tristeza y dolor por todo. La acedia se pone de manifiesto en un rechazo carente de alegría, malhumorado, y egotista de la vocación de ser, hijos de Dios. El hombre contagiado de acedia odia todo lo espiritual y quiere verse exento de sus exigencias. Según los antiguos teólogos la acedia produce odio contra todo lo bueno. Y este odio realimenta y exponencia el rechazo, el mal humor, la tristeza, el dolor y la frustración”. Es la misma realidad que se refleja en la frase de Bossuet, citada por Francisco Canals Vidal: “Este inexorable aburrimiento que constituye el fondo de la vida del hombre que ha vuelto la espalda a Dios”.  A la acedia me parece continua diciendo F. Canals Vidal hay que atribuirle la drogadicción, el suicidio juvenil, el conflicto de generaciones y demás.  Hay cosas que no se explican sin esa teología de la acedia, el más grave de los vicios capitales que puede yevar por un camino aburrido a la soberbia y a la rebelión contra Dios y el prójimo y a la absoluta insoportabilidad de la vida, porque el fondo de la vida sería tan inexorablemente aburrida…” “La acedia observa atinadamente W.J. Bennett no es un mal espiritual nuevo, por supuesto.  Es conocido como el séptimo pecado capital. Pero hoy escandalosamente en aumento”. A medida que avanza, la cultura moderna, que se prolonga y se consuma en la post-moderna, al mismo tiempo que se ha ido imponiendo el “progreso” a los pueblos, se les ha ido quitando las alegrías de las que no carecían los pobres.  Mientras que no siempre ni a todos los ha sacado de la pobreza, sí los ha empobrecido humanamente.  Los pueblos que nuestra civilización llama primitivo suelen contar de alegría durante el trabajo, se regocijan cuando comparten sus alimentos así sean unos mendrugos, se alegran en su matrimonio y con sus hijos y no necesitan costosísimas vacaciones para repararse el stress. El psiquiatra y psicólogo social Tony Anatrella, conocido por su obra El Sexo Olvidado, es autor de una obra que  titula La Sociedad Depresiva.  La depresión es no solo la enfermedad más extendida en nuestra civilización, sino su mal característico. La nuestra es una sociedad deprimente. “La sociedad deprime dice Anatrella, por que ya no esta animada por un ideal que la trascienda.  Un ambiente de muerte y la idea de un universo carente de perspectiva sofocan nuestra sociedad.  El numero creciente de enfermos depresivos y la utilización masiva de ansiolíticos lo demuestra. A la manera del deprimido, nuestras sociedades se han idealizado como si ellas pensaran ser ellas mismas su propio ideal. Y queriéndose liberar del creador, lo han cambiado por ideologías alienantes y desesperanzadoras para el hombre, basadas en el mito triunfador de la ciencia y la tecnología.  Mientras nuestras sociedades no renuncien a este yo idealizado que no tiene fundamento real, ellas se sumergen, en la depresión”. Tony Anatrella enumera también otros síntomas acédicos: “Los dogmas son percibidos como sofocantes para la experiencia humana; la sociedad descuida el sentido del ideal; ignora o rechaza las adquisiciones, culturales, religiosas y sociales”. La acedia es una dolencia espiritual que se caracteriza por la ceguera para el bien, ya que no se le ve, ya por que se le ve como un mal. Hemos yamado este fenómeno apercepción y dispercepción. La acedia, como la tristeza por los bienes espirituales de que se goza la caridad, los hace ciegos para la consideración de esos bienes. De esa ceguera mental para ver el bien la ha abordado el Dr. Angélico en la (Secunda secundae, q. 15 Art. 1), donde sitúa la ceguera para el bien como un pecado que tiene su causa principal en la lujuria. Y respondiendo a la objeción tercera afirma conocer la verdad es algo por sí deseable, a no ser que accidentalmente, en algún caso, no se quiera conocer la verdad porque impide tener algo que se ama más.  ¿Qué es lo que la sociedad actual ama más? ¿Qué será lo que el liderazgo político del país ama mas?.

“Con nuestras omisiones le hemos cortado una vez más rodajas al tiempo, pero el tiempo sigue igual”.

[email protected]

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »