Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Carlota Salazar Calderón: Caos Vs. Esperanza de cambio

Carlota Salazar Calderón: Caos Vs. Esperanza de cambio

 

La teoría del caos es una rama de la matemática, física y otras ciencias muy complejas, que en lo práctico lo podemos traducir como diferentes acciones que según sus variaciones tienen un resultado que, en definitiva, dependen de las iniciales. La traigo a colación porque el gobierno venezolano puso en macha políticas que han dado como resultado un caos de gran magnitud.  Me explico.

Desde que Chávez decidió cambiar de dirección política hacia el Socialismo del Siglo XXI (2005), con todo lo que implicó: – depender única y exclusivamente de los recursos minerales; – que la economía dependiera del gobierno; –  distribución de la riqueza, dar por dar, a los más o a los menos necesitados, a quienes juran lealtad y se ponen un camisa roja; – explotación del ser humano en el trabajo comunitario para construir el Estado Comunal o Descomunal, para ocuparlos; – Estado hipertrofiado dueño de todo y generador de todas las iniciativas; – atropello y desconocimiento total del resto de posiciones políticas, pensamiento único (presos políticos, torturados y humillados); – sin inversión en los servicios públicos para que el ciudadano asuman ese costo…

Estas acciones le han dado al gobierno el control de la sociedad, a costa de un gran caos social, en donde se benefician unos pocos en perjuicio de muchos. Surgió una nueva camada de poderosos grupos que a la zaga del gobierno revenden sus productos. Así la Harina que puede costar 30 soberanos los revenden en 600. El pernil de 100 soberanos el kilo lo revendía en 1200 el kilo. Mientas el resto de la sociedad arrinconada, asustada y desesperanzada, no cree en nada ni en nadie.

El dinero que se distribuye, es decir que le depositan a la gente, con el nombre de bonos: de la patria, año nuevo o como se llame, lo usan para comprar comida a precios subsidiados con cupos que dan los militares o jerarcas con lo cual sobreviven, no mejoran, no ascienden socialmente, pero comen. Toda una práctica de economía informal que no genera riqueza, no hay invención, no hay creatividad es sólo depredar lo que hay. Construyen viviendas sin pagar la mano de obra o se la quitan a quien la trabajó.

El problema que tenemos es que ese caos le conviene a mucha gente, unos en lo pequeñito del día a día compran, venden y sobreviven, y otros que han hecho inmensas fortunas de la noche a la mañana, la cual exhiben sin vergüenza alguna frente a la miseria de los demás.

Sin embargo, todos, incluso los que se benefician, dicen que esto debe cambiar, que con estas políticas de Nicolás Maduro el país no progresa, pero no se ha fortalecido, todavía, debe abrirse en el 2019, un espacio político con suficiente fortaleza de unidad y planteamiento, por el que la gente apueste, cuando esto ocurra ese control se desvanece, no hay ventajismo, ni soborno, ni amenaza que valga frente a la esperanza de cambio.

[email protected]

@carlotasalazar

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »