Inicio > Economía > El escándalo de corrupción del año

El escándalo de corrupción del año

 

A finales de julio de este año salió a la luz uno de los casos de corrupción más escandalosos de la gestión de Nicolás Maduro, la cual, desde 2013, ha estado repleta de acusaciones. El lavado de USD 1200 millones provenientes de Petróleos de Venezuela S.A., figura como uno de los mayores desfalcos a la estatal y se llevó a cabo en menos de cuatro años.

El Cooperante

De acuerdo con la información provista por las autoridades estadounidenses, el plan para sustraer la multimillonaria suma se planificó en 2014, durante el primer año de mandato de Nicolás Maduro, quien también estaría involucrado en el caso, esto según lo confirmado por una fuente a el Nuevo Herald.

Inicialmente, el plan era obtener USD 600 millones por la corruptela, sin embargo, esta suma se duplicó en 2015 y fue posible por la participación en alianza de exfuncionarios de Pdvsa, testaferros profesionales y miembros de la élite venezolana, quienes a través de bancos, casas de bolsa, negocios de bienes raíces y empresas en varios países, lograron malversar USD 1200 millones de Pdvsa.

Los primeros detenidos por el caso fueron  Matthias Krull, de 44 años de edad, y Gustavo Adolfo Hernández Frieri, de 45 años. El primero, un exdirectivo alemán del banco suizo Julius Baer y con nacionalidad panameña que fue sentenciado a 10 años de prisión por su participación en el ilícito; y el segundo, un colombiano millonario de la élite cartagenera con nacionalidad estadounidense.

Las autoridades señalaron entonces que había otros involucrados prófugos: cuatro venezolanos, un portugués y un uruguayo identificados como Francisco Convit Guruceaga (40); José Vincente Amparan Croquer, alias, “Chente” (44); Carmelo Urdaneta Aqui (44); y Abraham Eduardo Ortega (51); Hugo Andre Ramalho Gois (39); y Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara (40), respectivamente.

Ortega, exdirector de Planificación Financiera de Pdvsa, quien se declaró culpable antes las autoridades estadounidenses en octubre, admitiendo que recibió USD 5 millones a cambio de darle un contrato a una compañía francesa y a un banco ruso, ambos accionistas minoritarios de la estatal petróleos.

Además, se declaró culpable de recibir sobornos por USD 12 millones por participar en una red de malversación de Pdvsa que involucró un préstamo y un contrato cambiario, esto sin incluir la suma de dinero que percibió por ser parte de la trama de los USD 1200 millones.

Los nexos de la familia presidencial

A estos, se sumó otro tanto con el paso de los meses, incluido el extesorero nacional y mano derecha de Hugo Chávez, Alejandro “el Tuerto” Andrade, así como un persona de peso identificada como “funcionario venezolano 2” quien, según declaró una fuente vinculada al caso a el Nuevo Herald, es el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Pero Maduro no aparece solo en el expediente, sino que es relacionado con “los chamos“, a quienes también identifican como “los hijos políticos del funcionario venezolano 2”, es decir, los hijos de la primera combatiente, Cilia Flores: Yosser Gavidia Flores, Walter Gavidia Flores y Yoswal Gavidia Flores, quienes habrían recibido USD 200 millones por su participación en la trama corrupta.

De acuerdo con el reporte, estos aún no han sido acusados formalmente por Estados Unidos, pero sí están bajo investigación. No es la primera vez que la familia presidencial es salpicada por hechos ilícitos. En 2017, los sobrinos de Cilia Flores, Efraín Campos Flores y Francisco Flores de Freitas, acapararon los titulares bajo el alias de “narcosobrinos”, luego de que fueran atrapados cuando intentaban traficar 800 kilos de cocaína a EE.UU.

Los bienes incautados

Para lavar los activos, se compraron 17 propiedades valuadas entre USD 22 millones y 35 millones. Entre estas, destaca un apartamento en la exclusiva Porsche Design Tower, en Sunny Isles; una mansión en Hibiscus Island; cuatro residencias en el lujoso urbanismo de Cocoplum, Coral Gables, una de ellas a nombre de Mario Enrique Bonilla Vallera, presunto testaferro de los Gavidia Flores; y dos fincas en Wellington, Palm Beach, donde vivía Alejandro Andrade.

En la Porsche Design Tower, los residentes pueden subir sus vehículos hasta sus apartamentos debido a los tres ascensores especiales que se encuentran en el interior de la estructura, una de las más costosas construcciones en Miami y en la que viven, en su mayoría, venezolanos.

Porsche Design Tower Residences

Duplex interior View

Duplex Family Room Fireplace

Duplex Level 1

Duplex Kitchen white

Duplex Master Bedroom 1

Duplex Terrace 1st level Pool

Fotos: Design Tower Miami

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »