Inicio > Economía > Las cifras claves de la economía venezolana en 2018

Las cifras claves de la economía venezolana en 2018

 

2018 es el quinto año seguido de caída de la economía venezolana. Aunque el gobierno se empeña en ocultar los datos que permiten conocer, al menos desde el punto de vista oficial, los indicadores claves, firmas y organizaciones internacionales coinciden en que la recesión se mantuvo.

Por Jean Carlos Manzano

Aristimuño Herrera y Asociados ubica en 19,4% el retroceso del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018, mientras la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) calcula una contracción de 15% y el Fondo Monetario Internacional estima una caída de 18%.

El problema más grave dentro de todos los desequilibrios que padece el país es la hiperinflación, que azota a los venezolanos desde noviembre de 2017 y que cobró fuerza con el transcurrir de los meses. Datos de la Asamblea Nacional (Parlamento), único poder público en difundir estas cifras, indican que hasta el penúltimo mes del  año los precios acumulan un incremento de 702.521,8%.

“Este comportamiento de la inflación refleja, entre otras cosas, el deterioro de las cuentas fiscales por efecto de la caída en la factura petrolera y el consiguiente aumento del financiamiento monetario de la gestión fiscal. Del mismo modo, la inflación se ha acelerado a causa de la devaluación del tipo de cambio oficial y los aumentos del salario mínimo”, dijo a mediados de mes la Cepal en su informe Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe.

El presidente Nicolás Maduro reconoció que su gobierno recurrió al financiamiento monetario del déficit (prohibido por la Constitución) y aseguró que se detendría ese mecanismo, pero hasta ahora se sigue utilizando.

“En la carrera loca entre el salario, el trabajo, el capital; nosotros tuvimos que ir a la emisión de dinero para poder respaldar las misiones, la construcción de viviendas, el sistema de bonos, los aumentos salariales, en una carrera de protección, buscando un punto de inflexión para un cambio como este, yo diría así es la vida, nos tocó jugar así”, dijo el mandatario en agosto cuando lanzó su paquete de medidas para enfrentar la crisis.

En los cuatro meses transcurridos desde entonces la liquidez monetaria se ha incrementado 1.430,8%, más del doble que los cuatro meses previos cuando subió 658,1%. De hecho, en septiembre registró el alza semanal más alta de la historia con 28,7%. Hasta la penúltima semana de diciembre, el alza es de 54.174%.

Por otra parte, 2018 vio acentuarse la crisis de efectivo. La venta de los billetes se hizo costumbre hasta la reconversión monetaria, que inicialmente se planteó para junio, luego se pospuso para principios de agosto y finalmente entró en vigencia el 20 de agosto.

La proporción de efectivo con respecto a la liquidez marcó un mínimo histórico al ubicarse en 0,8% al 17 de agosto, es decir, que para esa fecha 99,2% del dinero en el país era electrónico. Paulatinamente este indicador fue mejorando y llegó hasta 9,35% el 23 de noviembre, pero desde entonces va en retroceso.

Por el lado de la tasa de cambio, este año se eliminó el dólar Dipro y se estableció una tasa única que fija (en la práctica) el BCV en cada subasta del Dicom, mecanismo que sufrió una transformación a través de dos nuevos convenios cambiarios.

En teoría en el país existe libre convertibilidad del bolívar, según el Convenio Cambiario 1, emitido por el BCV en septiembre, pero en la práctica la única forma de comprar un dólar a tasa oficial es a través del Dicom, porque ni bancos ni casas de cambio efectúan esas transacciones.

En la última subasta Dicom del año, el tipo de cambio se ubicó en BsS 636,58, es decir, una variación de 638.299.900% si comparamos con el valor del Dipro con el que comenzó el año.

En tanto, el dólar paralelo sigue vivo. Los intentos del gobierno por acabarlo por la vía policial (Operación Manos de Papel) no dieron resultados y ahora existen múltiples referencias, pues el indicador de Dólar Today perdió la confianza del público.

Al 30 de diciembre, la cotización en uno de los marcadores (AirTM) es de BsS 736,62 por dólar, una variación de 65.926,3%, que aunque alta, no estuvo por encima de la inflación, un comportamiento de la última parte del año que provocó que los dólares perdieran poder de compra.

Otra cifra que no podemos dejar de lado y que también resultó histórica fue el salario mínimo. Este tuvo un incremento total de 253.354,17%, pues cerró 2017 en BsS 1,78 y culmina 2018 en BsS 4.500. También muy por debajo de la inflación.

Como parte del paquete de medidas económicas implementado en agosto se produjo el salto más grande en la remuneración básica al pasar de BsS 30 a BsS 1.800. Este grupo de decisiones también incluyó el alza del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que pasó de 12% a 16%, el alza del Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras que se ubica en 2% y la obligación de declarar por adelantado el IVA y el ISLR.

Por el lado de la banca, el gobierno buscó frenar la presión inflacionaria aumentando dos veces el encaje bancario y creando uno especial de 100% para las reservas excendentes. Esto ha ocasionado un freno al crédito y movimientos récord en el mercado interbancario que en diciembre movilizó la histórica cifra de BsS 107.859,12 millones.

Desde el sector externo el país vio desvanecer la oportunidad de un alza de los precios del petróleo debido al colapso de la producción de crudo. La cesta venezolana subió 31,6% al cerrar en un promedio de $61,41 por barril, pero el bombeo descendió en 510.000 barriles diarios hasta el mes de noviembre, para una producción de 1.137.000 barriles diarios, el más bajo desde mediados de siglo XX.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »