Inicio > Interés > Migración venezolana, una nueva ganga para el crimen organizado

Migración venezolana, una nueva ganga para el crimen organizado

Un hombre y una niña con un sombrero de Papá Noel miran muñecas de cartón que representan a los migrantes venezolanos que huyen a otros países sudamericanos, antes de la tradición de “quemar el año viejo” en San Cristóbal, estado de Táchira, Venezuela, el 28 de diciembre de 2018. – La “quema del año viejo” es una tradición de Nochevieja que se remonta a 47 años. Este año los temas son la inflación descontrolada, la falta de combustible y la migración de los venezolanos que huyen de la crisis económica y política. (Foto de CARLOS RAMIREZ / AFP)

 

En el río revuelto que fue el año 2018 hubo una constante: la huida de los venezolanos de su país. La migración dejó a miles de personas sin casa, sin dinero y listas para la explotación de los grupos del crimen organizado.

Por: Ronna Rísquez y Josefina Salomón / InSight Crime

Mariana es un ejemplo. A ella le tomó medio día cruzar por tierra la frontera entre Venezuela y Colombia. No necesitó documentos de identidad, ni pasaporte. Tampoco tuvo que atravesar ríos caudalosos, ni lidiar con funcionarios de puestos migratorios. Solamente pagó poco más de 20.000 bolívares y 10.000 pesos colombianos (unos US$34 en mayo de 2018), todos sus ahorros, para ocupar uno de los cinco puestos en el vehículo tipo sedan que un amigo utiliza para transportar venezolanos a Colombia por Paraguachón, en el estado Zulia.

El monto, que parece simbólico, alimenta una rudimentaria estructura de tráfico de migrantes que opera en La Guajira. La organización es controlada por indígenas de la etnia Wayúu y es responsable de ingresar a miles de migrantes venezolanos ilegalmente a Colombia. Al menos 40 integrantes de la familia de Mariana, una manicurista de Maracaibo, que ahora viven en Medellín, usaron la misma red para salir de Venezuela.

El boom de la migración forzada de venezolanos lleva más de dos años y la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calculan que unos tres millones de personas salieron del país en ese lapso de tiempo. La mayoría se dirige a Colombia y Brasil, los vecinos más próximos, pero otros van a Perú, Chile, Ecuador, Argentina, Panamá, México, Trinidad y Tobago, Curazao y Aruba.

 

El masivo y descontrolado éxodo de venezolanos ha estimulado el surgimiento de innumerables economías criminales y negocios ilícitos. Los migrantes son la “mercancía” que alimenta una industria criminal que viene creciendo exponencialmente, y que pudiera replicar la nefasta y peligrosa experiencia de coyotes que opera entre Centroamérica, México y Estados Unidos.

En Venezuela aún no existen cifras, ni datos que permitan estimar la cantidad de emigrantes que han alimentado las redes de tráfico y trata de personas, tampoco se sabe cuántos han sido reclutados por las organizaciones criminales que operan en Colombia, empujados por la desesperación de huir de una de las peores crisis sufridas por un país de la región en las últimas décadas.

En 2018 la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) publicó su primer estudio sobre tráfico de migrantes y se calcula que al menos 2,5 millones de migrantes fueron víctimas de redes de tráfico de personas en el mundo en 2016, generando ingresos de aproximadamente de US$7.000 millones a estas organizaciones criminales.

En el caso de Venezuela el negocio de la migración ha echado raíces a ambos lados de la frontera. La primera estructura criminal que deben sortear los ciudadanos para salir del país está dentro de las propias instituciones del Estado. Funcionarios corruptos operan junto a intermediarios para sobornar y extorsionar a las personas que necesitan obtener un pasaporte, una carta de antecedentes policiales o la certificación de un título universitario, como lo reportó InSight Crime. Las exorbitantes tarifas en dólares para estos servicios son ofrecidas por WhatsApp.

Si cruzan por tierra hay peligros. El territorio que comparten Colombia y Venezuela en La Guajira, por ejemplo, es controlado por “los guajiros”, como se conoce a los indígenas de esa región, quienes imponen tarifas para autorizar la circulación de vehículos que transportan migrantes al lado colombiano. Tienen hasta 10 puntos de control en cada una de las más de 200 trochas (caminos improvisados ilegales que conectan a ambos países), y disponen de una flota de vehículos registrados en su estructura. Para poder transitar por estas vías los pagos se hacen en cada punto de control y varían permanentemente.

Cuando un migrante o un transportista independiente intentan burlar este esquema de traslados se exponen a robos, maltratos, abusos sexuales y pone su vida en riesgo. También en la frontera con Brasil se comienzan a reportar casos de tráfico de migrantes, mediante organizaciones criminales que lideran indistintamente brasileros y venezolanos.

Si van por mar hay otros peligros y otros costos. En las costas de Venezuela con Curazao y Aruba, y con Trinidad y Tobago se han identificado otras modalidades de tráfico de personas, como el uso de pequeños botes pesqueros -no aptos para estos viajes- para transportar ilegalmente a venezolanos. El costo de la peligrosa travesía es de US$350 (un poco más de lo que costaría un boleto aéreo para el mismo destino). En la embarcación suben hasta 20 personas. No hay detalles acerca de las organizaciones y forma en que operan estos grupos, pero los frecuentes naufragios y capturas de los denominados “balseros venezolanos” indican que podría tratarse de una industria en crecimiento.

Esclavos del hambre

El hambre y las dificultades para acceder a los servicios de salud y los medicamentos han sido el motor que ha impulsado la acelerada y masiva ?migración de venezolanos. Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (Encovi) 2017, 87 por ciento de los venezolanos se encuentran en condición de pobreza. Esta situación coloca a los emigrantes en una condición de vulnerabilidad que es aprovechada por las organizaciones criminales.

Muchos venezolanos son víctimas de esclavitud moderna y sus diversas manifestaciones, como la explotación sexual y laboral. Un informe Trata de Personas, Trabajo Forzoso y Esclavitud, publicado por la ONG venezolana Paz Activa a comienzos de 2018, registró 198.800 víctimas de tráfico de personas desde Venezuela hasta 2017, y alerta que podrían llegar a 600.000 en 2019.

Venezuela, es junto a Belice y Haití, uno de los tres países de América Latina señalados por Estados Unidos de no hacer ningún esfuerzo para combatir la trata de personas y proteger a las víctimas. ?Autoridades de Colombia aseguran que la trata de personas ha aumentado con la migración venezolana, como reportó InSight Crime.

En lo que va de año decenas de redes de trata de personas, explotación sexual y esclavitud laboral de migrantes venezolanos han sido desmanteladas en Colombia, México, Panamá, República Dominicana, Perú y distintos países de Europa.

En Bogotá 75 por ciento de las víctimas de trata reportadas son venezolanas. En localidades como Cartagena, Barranquilla y Quindío se han desmantelado pequeñas redes de esclavitud sexual y laboral. Las autoridades calculan que en Cúcuta hay más de 2.000 prostitutas venezolanas, tantas que tan solo cobran 10.000 pesos (unos US$3,5) por su servicio.

Grupos criminales que operan en Colombia también se están aprovechando del hambre de los venezolanos. Autoridades del departamento Norte de Santander aseguraron a InSight Crime que actualmente todos los grupos armados están reclutando a venezolanos. El Ejército de Liberación Nacional (ELN), las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército Popular de Liberación (EPL), Los Rastrojos y Los Urabeños los utilizan para diversas funciones. En su último informe la Fundación Redes asegura que actualmente 60 por ciento de los integrantes de estos grupos son venezolanos.

Además, InSight Crime conoció que los venezolanos han desplazado a los raspachines —personas que se dedican a recolección de hojas de coca para sobrevivir— porque cobran menos sueldo.

“La mayoría de las personas que son captadas por estos grupos criminales son jóvenes desesperados por conseguir ingresos para ayudar a sus familias en Venezuela”, afirmó David Smolansky, exalcalde de El Hatillo viviendo en exilio, que coordina un grupo de trabajo sobre migrantes venezolanos creado este año por la Organización de Estados Americanos (OEA).

De hecho, los pagos van desde US$100 hasta US$300 al mes, un ingreso que sería casi imposible de recibir en su país. Pero los peligros también aumentan. En junio cuatro venezolanos (entre ellos dos mujeres) murieron durante un bombardeo del Ejército colombiano a un campamento de disidentes de las FARC en Arauca.

Siga leyendo: Economías informales, economías criminales y Fronteras cerradas, crimen abierto en InSight Crime

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »