Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Un llamado subversivo

José Manuel Rodríguez: Un llamado subversivo

 

Aunque todavía no es militar, la agresión imperial es cierta. Sin embargo, nuestra defensa sin plan para avanzar al socialismo, es muy precaria. Ni el gobierno ni el empresario privado está produciendo. Y las comunas que son la expresión más depurada de la democracia popular, es decir del socialismo, tampoco lo hacen. No ocupan su posición en el aparato estatal y ni siquiera controlan su territorio.

El gobierno, el partido y la ANC las mantienen en el aíre. Están en todos los discursos, se contabiliza sus fuerzas, pero, ni de vaina dejan que alcancen esas fortalezas que acabo de mencionar. Las ponen a repartir el CLAP y les ofrecen chambas a sus miembros. No especulo con lo del tutelaje, ha funcionado durante cinco mil años. Se mantiene en las democracias capitalistas y en las formas socialistas que han surgido. El logro de la Comuna de París duró tres meses antes que la aplastaran. En China, más de un centenar de miles de comunas productoras, no han podido reconquistar el poder perdido en 1978, cuando se les ordenó concentrarse en el trabajo.

Este tutelaje no va a desaparecer solo. Los tutores se consideran absolutamente indispensables, creen que los pueblos los necesitan como padres severos y guías iluminados. Lo que han logrado es que su parte más aviesa, llámese burguesía o burócratas se apropien del fruto del trabajo. Ese es el sustento del capitalismo. Les asusta que la sociedad, frente a la adversidad, piense y trabaje, pues, al hacerlo camina a su liberación.

Las comunas (probablemente no más de mil organizadas de verdad) deben rebelarse y convertirse en sujeto activo. Aprobar en sus parlamentos comunales los planes y acciones que sean necesarios, no sólo para producir y controlar sus territorios, también para impedir que en ellos las mafias especulen y bachaqueen. No permitir que, mientras su gente tiene las despensas vacías, los comerciantes y la buhonería degradada acaparen los alimentos. Deben impedir que en sus ámbitos circule nada que su gente no pueda adquirir. ¿No estamos en guerra? Pues toquemos el clarín que llama a ejercer los controles que toda revolución exige. El gobierno no lo va a hacer.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »