Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: Del  socialismo  humanitario

Cesáreo Espinal Vásquez: Del  socialismo  humanitario

 

La revolución industrial marcó un hito social a partir del año 1800 debido al desempleo de artesanos y obreros. Las máquinas al vapor y la indiferencia de los patronos llevaron  inevitablemente a la lucha de clase social de obreros y artesanos contra el poder económico del capitalismo salvaje  sin freno. Robert Owen  (1771-1858), hijo  de un artesano, administró en 1799 una fábrica textil en New Lanark (Escocia), contrajo matrimonio con una hija del propietario y tomó decisiones sociales a favor del los trabajadores: elevó los salarios, sentó las bases de seguridad social, propuso condiciones dignas de viviendas, sanidad y educación, el descanso diario y semanal, vacaciones y eliminó el trabajo de menores. Robert Owen, fue quien utilizó por primera vez la palabra socialismo, pero socialismo humanitario a fin de transformar la sociedad en el denominador común de lo justo mediante la razón, el convencimiento, la ética y moral y la educación en forma pacífica sin revolución ni odios. Fue el fundador del cooperativismo, que es “latus sensus”, la libre asociación voluntaria y democrática de personas para fines y beneficios comunes y sociales.  En 1813, Owen escribió la obra: “Una nueva visión de la sociedad” en donde fundamenta sus ideas y acciones, así como en  “Informe del Condado de Lanark (1821). Entre 1825 y 1828, fundó  una comunicad que llamó New Harmony en Indiana, Estado Unidos, en su afán de crear una sociedad justa y de armonía. De regreso a Inglaterra, fundó la primera central sindical obrera “Gran National Consolidated Trade Unión”. Escribió  “Del nuevo orden moral” (1826-1844) Fue propulsor de  la “Liga de los Justos”(todos las personas somos hermanos) pero lamentablemente fue absorbida por Carlos Marx al pedirle Guillermo Wetling, fundador de la Liga  la redacción de sus principios y le entregó el “Manifiesto Comunista” y transformándola en Liga  Comunista,  tildando Marx y Engels a Owen de ser un socialista utópico. El socialismo owanista distante del socialismo marxista, por ser el socialismo de la paz social, por convicción, humanista y ética, todo lo contrario al socialismo marxista-comunista de revolución permanente, de odio y tiranía, de lucha de clase social, de eliminación de la propiedad privada y del control absoluto del Estado. Este llamado socialismo marxista cubierto con ropaje de democracia y de oveja, no ha llenado las expectativas de la gente de todas las clases sociales sino por el contrario ha creado la mayor inestabilidad política, social y económica no solo en Venezuela,  basado en la doctrina fundamentalista del marxismo a sabiendas que fracasó en Rusia, Vietnam, China y Cuba, pero no es que el socialismo  owanista por convicción, deba arrodillarse ante el capitalismo neo-liberal y salvaje. La historia de la humanidad reclama la convivencia en paz en una sociedad justa, en justocracia, poder de lo justo, en la liga de los justos del siglo XXI de socialismo humanitario.

[email protected]

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »