Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Simón Jiménez: ¡Váyanse  ya¡

Rafael Simón Jiménez: ¡Váyanse  ya¡

 

La situación que viven los venezolanos es realmente extrema y  desesperante. La destrucción del país propiciada desde el gobierno ha generado sufrimientos insoportables a la población. El saldo de veinte años de saqueos, desafueros y tropelías, no deja en pie ningún aspecto. La economía esta arruinada, el estado desmantelado, la salud y la educación publican en el suelo, la inseguridad y la delincuencia haciendo de las suyas con la mayor impunidad, los servicios domiciliarios desmantelados, el salario y la capacidad adquisitiva de la gente reducida a cenizas, nada escapa a una impenitente labor de pillaje y destrucción, que ha generado en los ciudadanos una firme y casi unánime decisión de que para poder salvar a Venezuela hay que echar del poder a la pandilla que desgobierna y que mientras más pronto mejor.

Los millones de venezolanos que han tomado las calles del país  para mostrar su irrefrenable deseo de cambio, lo han hecho bajo la irreversible convicción de que La Asamblea Nacional  bajo la presidencia de Juan Guaido, se constituye en la instancia con reconocimiento y legitimidad para conducir las luchas democráticas que nos conduzcan a la transición. Cese de la Usurpación, Gobierno de Transición y elecciones libres y limpias, son consignas que sintetizan las exigencias de la sociedad, para que colocada la decisión en manos del pueblo soberano emerja  de su pronunciamiento un nuevo gobierno con el respaldo necesario para emprender la titánica tarea de reconstruir a Venezuela.

Esas peticiones, que le permitirían incluso al régimen competir en elecciones libres y mostrar las dimensiones del respaldo con  el que aun cuenta, han encontrado en el oficialismo una postura negativa y contumaz, que pretende prolongar su estadía en el poder, sobre la base de la represión, la violencia y el uso  inmoral e indiscriminado de la fuerza, amenazando con propiciar un baño de sangre que cause mayor martirio al pueblo venezolano.

La resistencia cerril a acceder a cualquier solución democrática de la crisis venezolana, es la admisión de las menguadas fuerzas gubernamentales y el miedo terrible que les causa la eventualidad de competir en elecciones transparentes. Frente a esa salida pactada e inobjetablemente democrática, aparece el escenario de la confrontación como un contexto en el que en una lucha incivil de venezolanos contra venezolanos generaría un saldo trágico, mayor aun al que nos ha tocado sufrir durante estas décadas de desgobierno.

La inmensa mayoría del  de los venezolanos y un grupo cada vez más significativo de  países y bloques de países con actoria determinante  en el escenario Regional y mundial, se han compactado en una sola posición para exigir del gobierno venezolano una salida electoral y democrática. Esa posición lleva implícita de una manera nítida la voluntad de no permitir que la dictadura venezolana se prolongue en el poder causando mayores desgracias a sus ciudadanos. En pocas palabras el régimen venezolano vive el epilogo de sus veinte años de destrucción y sus posibilidades de sostenerse en el mando son claramente ninguna.

Sin embargo la inmoralidad, la maldad y la ausencia de escrúpulos que han demostrado los capitoste  del régimen, así como sus reiteradas proclamas de que provocarían un baño de sangre puestos en la disyuntiva de abandonar el poder, crea fundados temores de que la hipótesis deseable de una solución democrática y electoral negociada que disipe la eventualidad de mayores sufrimientos y desgracias a los venezolanos, pueda dar paso a una situación de violencia donde distintos escenarios de confrontación como la represión indiscriminada, la violencia callejera, el golpe militar o la invasión externa, se constituyan en el epilogo de un régimen criminal dispuesto, según expresión de sus propios voceros a bañar de sangre a la ya martirizada Venezuela.

No sé si será una olímpica candidez e ingenuidad, sabiendo cómo piensan y actúan quienes detentan el poder, sugerirles que frente a un escenario donde no tienen la mas mínima posibilidad de prologar su desgobierno, buscar una salida que le ahorre al país mayor sangre y padecimientos, sin embargo por el bien de Venezuela, incluso por el bien de ellos mismos, uno se atrevería antes de que fuera demasiado tarde, a pedirles por favor Vayanse Ya.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »