Inicio > Política > AN bajo amenaza de disolución da luz verde a Ley del Estatuto de Transición

AN bajo amenaza de disolución da luz verde a Ley del Estatuto de Transición

 

Henry Ramos Allup golpeó el micrófono dos veces para probar el sonido repitiendo un viejo hábito antes de declarar. Se levantó de su curul y advirtió: “El punto de información que voy a transmitir no es de rutina, es sobre un asunto bastante delicado y tiene que ver con la necesidad de mantener la integridad de este cuerpo legítimo”.

Por Ibis León

Los celulares y las cámaras enfocaron al diputado atraídos como imanes. “Es tal el desespero de los que se aferran al poder que son capaces de tomar militarmente este recinto porque creen que de esa manera nos impiden sesionar”, continuó el expresidente de la Asamblea Nacional, este martes 5 de febrero.

Hablaba pausado y escondía la mano izquierda en el bolsillo por momentos, solo la mostraba para enfatizar algunas palabras. La diputada María Gabriela González fruncía el ceño y grababa sus declaraciones con el teléfono.

“Esperemos la sesión de la asamblea del Psuv que se hará esta tarde, parece que ahí van a consumar lo que puede ser el penúltimo de sus extravíos, es posible que declaren a esta Asamblea Nacional cesante en sus funciones porque creen que así Guaidó deja de ser presidente del Parlamento y, en consecuencia, de conformidad con el artículo 233, no podría ser Presidente (E) de la República”, advirtió.

Era la 1:00 de la tarde. Juan Miguel Matheus había solicitado a la plenaria modificar el orden del día para incluir la segunda discusión de la Ley de Estatuto que rige la Transición.

Con la señal de costumbre, y tras oír la advertencia de Ramos Allup, aprobaron la solicitud de Matheus y aceleraron la aprobación del marco legal de la transición.

Francisco Sucre también intervino para proponer nuevas designaciones diplomáticas que fueron aprobadas la tarde de este martes 5 de febrero: María Teresa Belandria como representante de Brasil, David Olsen por Paraguay y María Teresa Romero por Guatemala.

Matheus inició la discusión sobre la Ley de Estatuto de Transición. “Este estatuto no es perfecto, no es como lo soñamos, pero recoge el impulso democratizador de todos los partidos políticos de la Asamblea Nacional que conforme con el artículo 333 de la Constitución le dicen al pueblo que la transición va marchando por un camino seguro”, declaró desde la tribuna de oradores.

El parlamentario mostraba a las cámaras las hojas del estatuto con las que apoyaba su discurso. “El 333 no es la licencia para un dibujo libre, es la posibilidad de volver a la Constitución en el marco de las certezas que necesita el pueblo de Venezuela y que este estatuto viene a proveer”, señaló.

En su intervención, explicó que una vez cese la usurpación en Miraflores y se instale un gobierno de transición, Juan Guaidó deberá convocar elecciones en 30 días. Pero si no es posible convocar los comicios en ese lapso, la Asamblea Nacional deberá ratificar a Guaidó como presidente provisional para que conforme un gobierno de unidad nacional que tendrá una duración máxima de 12 meses y el objetivo de convocar elecciones lo más pronto posible.

Pero el planteamiento no contó con el respaldo de Eustoquio Contreras, exmilitante del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), quien expresó sus cuestionamientos en el hemiciclo, aunque reconoció que “se ha hecho un esfuerzo de técnica legislativa importante”.

Para el exrevolucionario existe una contradicción al invocar la falta absoluta del Presidente de la República y al mismo tiempo hablar de usurpación de Miraflores. A su juicio, el artículo 233 “se refiere a una situación física presencial y no de otra naturaleza”.

El diputado militante del movimiento político que dirige María Corina Machado, Juan Pablo García, protestó desde su silla y Miguel Pizarro se volteó para calmarlo: “quédate tranquilo”, expresó haciendo una señal de silencio con el dedo.

“A veces la buena intención mata también, presidente”, dijo Contreras a Guaidó quitándose los lentes.

El parlamentario también manifestó su desacuerdo con que la AN ratifique a Guaidó como presidente para un eventual gobierno provisional. “¿Va a ser juez y parte? o peor ¿se va a desincorporar de la presidencia de la Asamblea?, porque lo único que le da la cualidad de encargarse de la Presidencia de la República es que está ejerciendo la titularidad de esta Asamblea”, manifestó.

Sus preguntas fueron respondidas por el expresidente Omar Barboza quien defendió la aplicación del artículo 233 combinado con el 333 constitucional “cuyo único límite es hacer todo lo conducente para restablecer el orden constitucional”. “Mientras hagamos eso nos mantenemos dentro del marco constitucional”, reiteró.

Los parlamentarios aprobaron artículo por artículo el estatuto. Contreras se mantuvo en silencio en la bancada que ocupaba el chavismo y sus colegas Lucila Pachecho (exmilitante del partido Patria Para Todos) y Arkiely Perfecto (de Tupamaro) aplaudieron la propuesta.

El siguiente punto fue el ingreso de la ayuda humanitaria. La comisión especial designada para esto no reveló detalles de las organizaciones no gubernamentales que entregarán los insumos, por motivos de seguridad, afirmó Miguel Pizarro. Tampoco los hospitales que serán los primeros en ser atendidos.

Solo precisó que aún siguen coordinando la primera fase que consiste en movilizar los cargamentos a los centros de acopio y se comprometió a dar más detalles cuando se avance en la ayuda. Consignaron un informe a la directiva.

Mientras debatían este punto, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, entraba al hemiciclo protocolar, que tomó el oficialismo por la fuerza hace más de un año, después de intercambiar palabras con el sancionado Coronel de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Bladimir Lugo, y el constituyente Pedro Carreño.

Un grupo de periodistas alcanzó a preguntarle si adelantarán las elecciones parlamentarias a lo que respondió que sí, sin precisar cuando será. Muchos se preguntaban si la amenaza de la disolución se consumaría.

Pero la salida de Guaidó del Palacio Federal, antes de que iniciara la discusión de un acuerdo en respaldo al Grupo de Lima y a los países de la Unión Europea que reconocieron al dirigente de Voluntad Popular como presidente interino de Venezuela, bajaron las presiones.

Los parlamentarios de oposición aprobaron el acuerdo que saluda y agradece el apoyo de naciones europeas, así como de los países integrantes del Grupo de Lima y ratifica que “cualquier intento de diálogo o contacto con el régimen usurpador debe estar condicionado a un solo objetivo: garantías y condiciones para lograr el cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

Y Diosdado Cabello solo designó una comisión para evaluar las elecciones parlamentarias por ahora.

Un detalle resaltó en el Palacio Federal Legislativo: la entrada del protocolar, donde sesiona la ANC, por primera vez estaba despejada, con custodia de funcionarios de Casa Militar, pero sin la barrera de madera que bloqueaba el paso.

El efecto Guaidó

La sesión de este 5 de febrero parecía un 5 de enero. La cantidad de medios nacionales e internacional abarrotaban los balcones del hemiciclo como algo que solo ocurre los días en los que se instala el Poder Legislativo, todos querían una foto o una declaración de Juan Guaidó.

La cantidad de periodistas, camarógrafos e invitados hicieron un embudo en la entrada del salón de sesiones que duró 10 minutos en diluirse.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »