Inicio > Interés > El Papa se lo dice a Maduro: Ni carta, ni encuentro ni mediación

El Papa se lo dice a Maduro: Ni carta, ni encuentro ni mediación

 

Los hechos confirman lo que adelantamos en diciembre. Que Maduro pidió ver al Papa y el Papa se negó. Nicolás Maduro anticipaba esta nueva crisis y quería contar con el respaldo del Papa. Ahora se sabe que le envió una carta. Una carta que el Papa ni siquiera ha leído.

Por Juan Carlos Zapata

No. No la había leído. Así lo declaró en el viaje de vuelta al Medio Oriente. La carta llegó. La carta en la que Nicolás Maduro pide que el Papa medie en la crisis. Se puede inferir que Maduro anticipaba esta crisis. Y por ello solicitó la reunión con el Papa para principios de diciembre, para el 6 o el 7 de diciembre de 2018. El Papa se negó a este encuentro, y viendo que la situación se le complica, Maduro envió la carta con la misma petición que le iba a solicitar en persona. Muy tarde llega la carta. La crisis ya la tiene encima. Y Maduro no ofrece respuestas a ella. Le llegó esta crisis sin un plan, tal como lo adelantamos también en diciembre. El discurso militar era lo único que le quedaba y es al que ha apelado. Pero ese discurso se le agota, se le está agotando.

Una fuente vinculada al Vaticano dijo anoche a KonZapata que el Papa actuó en consecuencia con la posición de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

-Esto no lo ha entendido Maduro –señala la fuente-. Maduro cree que el Papa no coincide con la cúpula de la Iglesia. Maduro está equivocado. El Papa no solo escucha al clero venezolano sino que también sigue la línea que este marca.

-¿Dónde se equivoca Maduro?

-Maduro ve dos posiciones en la Iglesia. La del Vaticano y la de Caracas. Cuando en realidad hay una. Lo que pasa es que el Papa tiene un estilo, maneja un estilo, se expresa a su manera. Es el papel del Papa. La Conferencia Episcopal en cambio marca la pauta. Y la pauta es que Maduro es nocivo. Maduro no es un demócrata. Maduro es un dictador, y su tiempo ya acabó.

La otra falta de tacto es la lucha contra la Conferencia Episcopal. Sin que en el Gobierno se percate del poder con que cuenta el clero venezolano en el Vaticano. Comenzando por la posición de Arturo Sosa como jefe de los jesuitas, y siguiendo con que monseñor Baltazar Porras es amigo del Papa, amigo de Parolin, y es un cardenal respetado en América Latina. Tampoco ha tomado en cuenta el Gobierno que el arzobispo Edgar Peña Parra es Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del vaticano. Es como decir, el número 3.

La fuente señala que Maduro se equivocó con la Iglesia local y se equivocó con el Vaticano. A monseñor Pietro Parolin lo humillaron. Cuando abandonó la Nunciatura en Caracas y tomaba el vuelo para encargarse de la Secretaria de Estado en el Vaticano, lo bajaron del avión, le pusieron un chaleco amarillo y lo hicieron abrir las maletas. Y no hay que olvidar aquellos insultos de Diosdado Cabello contra el propio Parolin en medio del proceso de diálogo entre Gobierno y Oposición en 2016. Lo llamó irresponsable. Por una carta de Parolin. Y hay otro incidente. Que el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Paul Richard Gallagher, tuvo que suspender su viaje a Venezuela por esas mismas fechas, mayo de 2016, porque el Gobierno le canceló la visa. Entonces, el Vaticano no informó la causa de la suspensión del viaje. Señaló que por razones que no dependían del Vaticano. Pero ocurrió lo de la visa.

-Han sido muchas torpezas de parte del gobierno de Maduro. Y ahora pretende que el Papa lo ayude.

La otra falta de tacto es la lucha contra la Conferencia Episcopal. Sin que en el Gobierno se percate del poder con que cuenta el clero venezolano en el Vaticano. Comenzando por la posición de Arturo Sosa como jefe de los jesuitas, y siguiendo con que monseñor Baltazar Porras es amigo del Papa, amigo de Parolin, y es un cardenal respetado en América Latina. Tampoco ha tomado en cuenta el Gobierno que el arzobispo Edgar Peña Parra es Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del vaticano. Es como decir, el número 3.

Ahora el Papa le responde a Maduro y le dice que la mediación no depende de uno sino de dos. Y que lo primero es que las partes tienen que acercarse. De verdad. “Acercarse a uno y al otro para poner en marcha posibilidades de diálogo. Así funciona en la diplomacia”. Y Juan Guaidó ha negado toda posibilidad de diálogo en esta etapa de la crisis política. “Todavía no he leído esta carta. Veremos qué se puede hacer”. Esto dijo el Papa.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »