Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Tomás Socías López: Encaje con menos préstamo

Tomás Socías López: Encaje con menos préstamo

 

La predominante de los últimos días ha sido lo del encaje, especialmente por lo dañino de su incidencia en el desenvolvimiento de los préstamos. Entre quienes tienen a su cargo la adopción de las decisiones, afirman que el Ejecutivo debe evitar que la liquidez se convierta en un activador de la compra de divisas, luego de que se hiciera sentir la nueva medida de flotar el Dicom.

Asepsia crediticia

1-La Banca ha comenzado a “limpiar” su base comercial relacionada con el uso de las tarjetas de crédito. Su propósito es alcanzar mayor eficiencia con ese elemento que, inevitablemente, es destruido por las incidencias de la evaporación de la moneda en procesos hiperinflacionarios.

2-Después que los gobiernos acuerdan depender de la multiplicación del dinero inorgánico para hacerle frente a las exigencias del gasto público, generalmente, junto con la indetenible inflación que emerge desde dicho procedimiento, se suscitan diversos eventos que no perdonan el achicamiento financiero.

3-Y si el proceso-soporte se manifiesta en la emersión de procesos hiperinflacionarios, a los entes financieros no les queda otra alternativa que, junto con su achicamiento, evitar que les arrastre el temporal a la luz del gigantismo de los costos.

4-No hay que perder de vista a la sobrevivencia de la relación banca-tarjeta de crédito-disponibilidad. Porque a la mayor de las sorpresas que se enfrenta cualquier cuenta-habiente, es a la posibilidad de que, ¡y de repente!, ya no dispone de tarjetas, indistintamente de que las haya llevado en el bolsillo desde hace quince o veinte. Ni siquiera lo salvan la antigüedad y la trayectoria.

5-¿Lo curioso? Todo sucede, mientras que el uso de tarjetas internacionales de crédito en Venezuela pareciera convertirse en un hecho común, y se apuesta 1 a 10 que la dolarización gana terreno en el país.

Sorpresas financieras

6-La predominante de los últimos días ha sido la del encaje, especialmente por lo dañino de su incidencia en el desenvolvimiento de los préstamos. Entre quienes tienen a su cargo la adopción de las decisiones, afirman que el Ejecutivo debe evitar que la liquidez se convierta en un activador de la compra de divisas, luego de que se hiciera sentir la nueva medida de flotar el Dicom.

7-Sólo que se desatiende el daño que la misma provoca en la Banca; es decir, en el mejor servicio de ir que tiene el país financieramente. Porque flotar el Dicom y crear un nuevo sistema, equivale a desnaturalizar propósitos sectoriales e institucionales.

8- No son pocos los que citan al “cuidado extremo” con el que el fallecido Hugo Chávez se refería a lo “importante y cauteloso” que era manejar el factor intermediación de los entes bancarios, si bien hoy le imputan descuido en los objetivos descritos, cuando no impidió la crisis bancaria con la que debió lidiar, además de lo que sucedió con las Casas de Bolsa. El reclamo de hoy -por ser propósito- es que la divisa tiene que flotar para todos, aun cuando el gran público considere que eso no es posible.

Proceso

9-No es casual que a Venezuela se le aprecie hoy inmersa en un verdadero naufragio, al concluir enero y adentrarse en las exigencias propias de los 28 días de retos en los que se cree que se traducirán los días de febrero del acelerado 2019.

10-Tampoco lo es el hecho de que, a la vez que cada suceso nacional o internacional relacionado con el presente se le convierte en un acontecimiento sobredimensionado por quienes se disputan la primacía, o los que consideran que son dueños auténticos de la verdad, las iniciativas para el entendimiento, sencillamente, siguen ausentes.

11-La necesaria propuesta para que eso suceda, por lo pronto, sólo exhibe carta de origen internacional, aunque apoyada en un sorprendente e inquietante desgano de parte de quienes se ofrecen para contribuir, como si su ofrecimiento sólo tuviera el propósito de no lucir distante y distante de lo que demanda atención, dedicación y solución.

12-La persistente seguridad con la que opinan sobre los sucesos aquellos que le rinden culto al nudo de lo posible en asunto de pocos días, anidan su fe únicamente en lo que arroja el descenso del riesgo país y que el default asociado a bonos de la deuda, han comenzado a lanzar señales positivas para Venezuela.

13-¿Es todo eso suficiente para armar escenarios de certidumbre o, por el contrario, aceptar que es inevitable el predominio de una situación que sólo alimenta incertidumbre y dudas? Definitivamente, la emotividad no está permitiendo razonar con mayor serenidad. Aunque cuando el tema es lo que ha estado sucediendo con el encaje, la emotividad se impone y opera como activadora de los razonamientos.

El mercado

14-Comprar y consumir, o no poder conquistar ninguna de las dos posibilidades ante el vigor incontenible de la hiperinflación, repentinamente, tiende a convertirse en la apertura de un canal hacia la consecución de un propósito que en Venezuela ha vivido continuamente anulado como consecuencia de la presencia arraigada del populismo: el mercado.

15-Es la alternativa comercial que nace del arraigo de la presencia de la libertad económica, del derecho a su uso y disfrute que hace el ciudadano de ella, después que el Estado admite que su rol es la generación de condiciones para que los productores u oferentes de bienes y servicios compitan, y se hagan sentir con calidad y precios ajustados a la posibilidad competitiva.

16-Además, que ese mismo Estado pase a desempeñar el ejercicio obligatorio competitivo del diseño acabado para que los emprendedores activen esfuerzos y hagan posible el crecimiento económico. Y los consumidores, desde luego, ya no dependan de la intermediación regente de los controles de precios, cuya histórica consecuencia ha sido el desestímulo a la producción y el desabastecimiento.

17-La competencia se ha ido proyectando a partir de la restricción que han provocado la deficiencia productiva, el desabastecimiento y los impedimentos que a los consumidores han provocado la inflación, la capacidad de compra en que ha terminado la ciudadanía, además de la influencia que en esta distorsión han tenido el dominante mercado negro. Asimismo, del aprendizaje del que se han ido beneficiando los jefes de familia.

[email protected]

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »