Inicio > Política > Esta es la próxima batalla de Juan Guaidó contra Nicolás Maduro

Esta es la próxima batalla de Juan Guaidó contra Nicolás Maduro

 

Nicolás Maduro está débil. Luce débil. Se muestra débil. Su última rueda de prensa en el salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores fu icónica. Un par de apagones consecutivos y sudó frío. Del otro lado, Juan Guaidó, no suda frío. Al contrario. Suda, pero porque congrega multitudes que le hacen eterna la llegada a una tarima en cualquier sitio donde se presenta. Unos suben y otros bajan, hemos dicho. Guaidó sube porque suma y Maduro baja, porque resta y divide. Pero quien usurpa la Presidencia de la República no está todavía desalojado del poder. Guaidó ha ganado batallas, pero no la guerra completa. Y tiene un par de retos por delante en lo sucesivo.

Danny Leguízamo/EC

Juan Guaidó le dijo a la oposición “levántate y anda”. Donde antes había destrucción y divergencias, ahora se ve esperanza. Músculo. Respaldo externo. Parecía imposible que la oposición pudiera recuperar la calle después de la arremetida del 2017, que dejó centenar y medio de muertos, miles de presos y heridos. En aquel entonces, la calle se usó sin prudencia, prometiendo en algunos casos -no en todos- la salida del dictador “muy pronto”. Eso no ocurrió y la oposición terminó en la nada después de agrias disputas por las elecciones regionales y la posterior juramentación de cuatro gobernadores de Acción Democrática ante la ANC, un hecho que todavía le reclaman a los mandatarios regionales cuyas gestiones -todas- están atendiendo en la medida de sus posibilidades las necesidades en sus estados.

A Maduro, por su parte, se le enfrió el respaldo financiero de China y Rusia. Negocios son negocios. Lo anticipamos en El Cooperante en una nota del 06 de noviembre pasado que titulamos China y Rusia le dieron un portazo en la cara a Nicolás Maduro, y en la que sostenemos, posterior a un análisis de datos, que el chorro de dinero fresco se había cerrado para el régimen socialista. Y a lo interno, Maduro intenta campear la crisis. Una horrenda crisis que promete con ubicar la hiperinflación de 2019 en al menos 10 millones por ciento, suficiente para dejar el 2018 como un paraíso idílico, en términos comparativos.

Pero a decir verdad, el factor clave que empujaría la salida de Maduro es el militar. Un “quiebre” de la Fuerza Armada. Este dato falta y es fundamental. Hay conversaciones con altos funcionarios del estamento armado, ha dicho Guaidó. Y las tiene. En verdad las tiene. De otro modo no hubiera asumido el interinato. Esa era la condición.

Este martes, Guaidó reveló que la ayuda humanitaria llegaría a Venezuela el próximo fin de semana. Esa es una batalla que podría poner en jaque otra vez a Maduro. Pero no necesariamente en jaque mate. Y allí es cuando entra,a de nuevo, el reto de Guaidó, que es uno solo en ese sentido: mantener a la oposición unida y la calle con suficiente músculo, pues Nicolás Maduro está dispuesto a dar la pelea hasta las últimas de las consecuencias. Lo dijo una fuente: está dispuesto a atrincherarse. Y cuando los dictadores se atrincheran, cualquier cosa puede ocurrir.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »