Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Posición de África sobre la situación de Venezuela

Posición de África sobre la situación de Venezuela

 

La Comunidad Internacional está muy dividida ante la crisis en Venezuela. Dos proyectos de resolución fracasaron en el Consejo de Seguridad de la ONU. La mayoría de los países africanos no quieren posicionarse.

¿Cuál es la respuesta correcta a la crisis de Venezuela? Este jueves (28.2.2019), esta cuestión también se debatió en el Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York. Rusia y Estados Unidos presentaron sus proyectos de resolución. Estados Unidos exigió elecciones libres y la introducción al país de suministros de ayuda sin trabas. Nueve países apoyaron la iniciativa, entre ellos, Alemania. Sudáfrica se opuso junto con el veto de Rusia y China. Estos votaron a favor de la contrapropuesta rusa, que rechazó cualquier injerencia en los asuntos internos de Venezuela. La resolución también recibió el apoyo de Guinea Ecuatorial, pero fracasó debido a la poca cantidad de votos.

Desde hace semanas, una feroz lucha de poder se ha desatado en Venezuela entre el líder autoritario, Nicolas Maduro, y el líder de la oposición, Juan Guaidó. La economía está por los suelos y la pobreza creciendo a pasos agigantados. Cada vez más personas huyen a los países vecinos.

Henning Suhr, jefe de la oficina sudafricana de la Fundación Konrad Adenauer, cercana a la CDU, trabajó de 2013 a 2017 en Venezuela. El gobierno no acata las decisiones parlamentarias, comenta en una entrevista con DW. El Parlamento debería haber convocado la última elección presidencial, pero no fue el caso. “Es por eso que el Parlamento declaró ilegal el segundo mandato de Maduro”, dice Suhr.

Saleh Kebzabo, presidente de la Unión Nacional para la Democracia y la Renovación en Chad, por el contrario, considera que el argumento “es solo un pretexto de las grandes potencias, que solo velan por sus propios intereses”. La Comunidad de Estados de África del Sur (SADC) también apoyan a Maduro. Varios países han tratado de socavar a un “gobierno elegido democráticamente”, dijo el pasado 11 de febrero el presidente de Namibia, Hage Geingob, quien también es presidente de la SADC.

Sin embargo, otros países no se han pronunciado al respecto. Solo Sudáfrica (pro Maduro) y Marruecos (pro Guaidó) han hablado hasta ahora. Solo Costa de Marfil, que actualmente forma parte del Consejo de Seguridad de la ONU, se abstuvo dos veces.

Discreción de los países africanos

A Seidik Abba no le sorprende ese mutismo. Muchos países no se posicionarían públicamente, porque “no quieren atraer la ira de sus socios europeos u occidentales, que ya se han posicionado junto al lado opuesto “, dice el editor de la revista “Le Monde Afrique” a DW.

Muchos países africanos tienen vínculos históricos con Venezuela. Varios movimientos de resistencia africanos fueron apoyados durante la Guerra Fría por los países socialistas extranjeros. Angola, por ejemplo, obtuvo ayuda militar de Cuba. Estos lazos ideológicos continúan existiendo hoy, dice Henning Suhr.

Además, el antecesor de Maduro, Hugo Chávez, apoyó a los países africanos. “Venezuela, como productor de petróleo, creía que por solidaridad podía compartir su petróleo con los países africanos necesitados, por lo que Venezuela entregó grandes cantidades de crudo de forma gratuita a países como Níger, Mali e incluso Benin”, dice Seidik Abba. Los actores de la sociedad civil han sido apoyados por el gobierno de Chávez. Aunque este compromiso con Maduro se ha desvanecido, muchos activistas aún sienten una conexión con el gobierno socialista del país sudamericano.

¿Doble rasero?

Para Henning Suhr hay una buena dosis de antiimperialismo y antiamericanismo. Que el partido gobernante de Sudáfrica, ANC, apoye a Maduro, lo considera una decisión puramente ideológica, lo cual es sorprendente desde su punto de vista, porque en Venezuela prevalece un régimen de injusticia, según Suhr. “Hay muchos presos políticos, la mayoría de la población sufre, lo único que mantiene a Maduro a salvo es el aparato de seguridad. Fue similar al final del apartheid”.

Seidik Abba critica el doble rasero de los países occidentales con respecto a las crisis en África y la lucha por el poder en Venezuela. Como ejemplo, nombra las elecciones presidenciales en la República Democrática del Congo a fines de diciembre de 2018. Según cifras oficiales, el candidato de la oposición, Félix Tshisekedi, ganó los comicios. Sin embargo, la influyente Iglesia Católica y otros observadores creen que el candidato opositor, Martin Fayulu, fue el verdadero ganador de las elecciones. Una vez más, se trataba en este caso de defender la democracia, explica Abba. Desafortunadamente, Occidente no reaccionó. “Es incomprensible cómo se puede apoyar a Guaidó en Venezuela, pero no a Martin Fayulu en la República Democrática del Congo o a Maurice Kamto en Camerún”.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »