Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alfredo Michelena: Se fueron los gringos; Pero

Alfredo Michelena: Se fueron los gringos; Pero

 

Los diplomáticos se fueron pero presión de EEUU se profundiza

Se fueron los últimos diplomáticos norteamericanos de Venezuela; pero esto no significa que está bajando la presión sobre el régimen. Al contrario, ya se anunciaron que vendrían sanciones más fuertes. De hecho ya se anunciaron algunas dirigidas a Cuba y Rusia, así como sanciones petroleras que ya están siendo aplicadas.

Hace mes y medio Maduro rompió relaciones con los EE.UU. y le dio 72 horas al personal de la embajada en Venezuela para marcharse. A lo que los norteños contestaron: Esa decisión “no significa nada”; pues no reconocemos a Maduro como presidente sino a Juan Guaidó. Sin embargo, sacaron al personal no esencial del país. Luego, Maduro como que lo pensó mejor y les dijo que les daba un mes de gracia, mientras discutían la creación de una Oficina de Intereses de cada uno de ellos en el otro país, como la que tenía EE.UU en Cuba y viceversa antes de que Obama normalizara las relaciones.

Para los gobiernos de Cuba y Venezuela esas negociaciones no resultaron. Para los estadounidenses eso no estaba planteado, simplemente porque ellos no tendrían relaciones con el régimen de Maduro. Y más de una vez dejaron claro que, en todo caso, si se daban conversaciones eran para asegurar la salida del tirano.

No habían pasado sino 15 minutos luego de que Guaidó, en un barrio caraqueño, dijera: “Les digo con responsabilidad, muy pronto vamos a ir a buscar mi oficina allá en Miraflores”, cuando el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunciaba que reduciría “el personal de la embajada al mínimo” argumentando que “la presencia del personal diplomático… en la embajada se ha convertido en una restricción para la política de los Estados Unidos.”

Al día siguiente, el Canciller del régimen emitía un comunicado expulsando a ese personal.  Los EE.UU. le habían ganado de mano.

Pero ¿qué lectura le podemos dar al retiro del personal diplomático restante? Muchos pensaban que se quedarían para defendernos y sintieron que los EE.UU. nos estaban abandonando. Otros pensaban que un ataque a ese personal podría haber sido el detonante de la deseada intervención norteamericana. Pero lo que deben entender es que esa no es la estrategia y que a diferencia de otras oportunidades ahora sí hay una estrategia que se está aplicando y va funcionando. En este momento la partitura no la pone el régimen. Este solo reacciona y muchas veces muy mal. No nos abandonan, como dijo Eliot Abrams, al reiterar que la salida de los diplomáticos no representa una “reducción en el compromiso con el pueblo venezolano”.

Todas las actividades que hacían en la embajada y el consulado, como otorgamiento de visas, han sido suspendidas. Esa función podrá ser asumida por otra misión diplomática, si se considera prudente. Pero no se preocupen por la seguridad de esa sede. Primero no está abandonada, pues ya el Pentágono puso en alerta a 50 marines para la defensa de su embajada.

Por otra parte, los más interesados en esa intervención, esos que blandean el artículo 187 de la Constitución venezolana que dice en su numeral 11 que la Asamblea Nacional tiene la potestad de “Autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”, han visto en la salida de los diplomáticos estadounidenses el paso previo para tal intervención. Y nos recuerdan que esto pasó en el caso de Panamá. Ellos no pueden olvidar cómo en Irán los diplomáticos fueron tomados como rehenes y eso fue “una restricción” para las acciones de EE.UU. en ese país.

Lo que sí es cierto es que Abrams señaló que todas las opciones, incluida la intervención militar, estaban sobre la mesa; pero primero se anunciarán sanciones económicas adicionales incluyendo instituciones financieras así como “más revocaciones de visas”.

Lo importante es que los EE.UU. están claros en que detrás de Maduro están La Habana y Moscú, y hacia allá también se dirigen sus baterías. Dos ejemplos: la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, gracias a la cual se pueden iniciar juicios en los EE.UU. a ciudadanos o entidades foráneas o nacionales que ocupen las propiedades incautadas por el gobierno castrista; y la sanción a un banco ruso por violar las sanciones contra el régimen de Maduro.

Podrían ir más allá en cuanto al petróleo que envía Venezuela a Cuba, cuyo despacho fue prohibido por la Asamblea Nacional gracias a un decreto de “Estado de alarma nacional” en el cual se solicita ayuda internacional para implementarlo. Abrams señaló: “Las compañías de seguros y los transportadores que facilitan estos envíos a Cuba están ahora en aviso”. La confiscación de propiedades del Estado venezolano en el exterior y el bloqueo del petróleo no solo a EE.UU., que ya es un hecho, y ahora a Cuba, a lo que se unen las conversaciones con India para que no siga comprando petróleo a Venezuela, lo cual parece estar dando sus primeros resultados, son parte de esas acciones novedosas y más recias anunciadas que ya comenzaron a ejecutarse.

Como podemos apreciar podrán haberse ido los diplomáticos norteamericanos; pero la presión sigue y sigue dura. Por ahora, las respuestas del régimen de Maduro han sido tibias.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »