Inicio > Regional > No a la insidia y al ataque por mampuesto en las filas opositoras sucrense

No a la insidia y al ataque por mampuesto en las filas opositoras sucrense

 

Frente a un comunicado aparecido en redes sociales ;y  presuntamente suscrito por las colegas Nayrobis Rodríguez, Lissette Castejón, Jessica Salinas, Adriana González, Mayber Márquez, Andrea Fabbiani y Ariana Agreda y puesto a circular desde el boletín “Noticias Sucre”, a través del  teléfono celular de Paul Enquezabal en relación a observaciones o señalamientos críticos que hiciera en asamblea de dirigentes del Frente Amplio Intersectorial de Cumaná,  sobre el manejo de una oportunidad periodística de cobertura nacional que se le presentara a una colega, para informar veraz, oportuna y objetivamente a cerca de la situación en la cual se encontraba el Estado Sucre con respecto al suministro de energía eléctrica y otros servicios públicos , como el agua, debo manifestar lo siguiente:

*Efectivamente, acogiéndome a pautas establecidas en el código de ética del Periodista hice observaciones sobre la oportunidad periodística que se le presentara a la colega al estar reportando directamente a un medio de cobertura nacional, sobre la situación del Estado Sucre, en relación del suministro eléctrico y otros servicios.

*Dicho comunicado recoge inicialmente, la denominación de “fuerte críticas” a las observaciones realizadas: y posteriormente, la acusación de “abuso de poder” para desacreditar y maltratar a la periodista en cuestión.

En cuanto a lo primero, habría que conocer cuál es el fortalezometro para calificar las críticas; y a partir de qué grado de fortaleza, estas se convierten en descredito, maltrato o abuso de poder, como allí se señala.

En cuanto al descrédito o mal trato, habría que partir de la definición de tales términos. Descredito está relacionado con descalificar, desvalorizar a una persona y el Maltrato, sería sinónimo de una agresión física o psicológica o de otro tipo contra alguien; y en ningún caso considero, que dichas observaciones tuvieran tal connotación ; sino, que más bien, estaban orientadas a la corrección y mejora del ejercicio profesional, en caso, que la colega, hubiese omitido información por desconocimiento de la situación real o por no valorar adecuadamente, la ocasión que se le presentaba para dar una información completa, que no sólo recogiera la versión oficial, tal como ella misma señalara.

Es pertinente recordarles a las colegas que el Código de Ética del Periodista señala que, “El periodista se debe al público y por ello su información debe contribuir con su imparcialidad, veracidad, oportunidad y honestidad a que la verdad del suceso difundido sea evidente”…y esto es un derecho “al cual debe tener acceso a través de los medios de comunicación social” (Art.6)

Además al hacer las observaciones que dichos colegas cuestionan, actué en correspondencia con lo que taxativamente establece nuestro código de ética en el artículo 4, al señalar que “El periodista tiene la verdad como norma irrenunciable, y como profesional está obligado a actuar de manera que este principio sea compartido y aceptado por todos. Ningún hecho deberá ser falseado y ningún hecho esencial deberá ser deliberadamente omitido”. , al contrario de lo que ellos califican de abuso de poder, maltrato y descrédito.

Todo ello, en la sana intensión de contribuir a la superación y mejoramiento del profesional, bajo el supuesto, que el acogerse a una sola versión, la oficial, fue por desconocimiento de la realidad o no haber tenido acceso a otras fuentes o por desconocimiento de lo que estaba sucediendo en “Chacopata”, Municipio CSA, en Paria, en el eje de Mochima a Santa Fe, en Cariaco;  apresuramiento o novatada; y no, por identificación con el sector oficial.

De mantenerse como práctica generalizada en todo el gremio periodístico, el aceptar como únicas las declaraciones oficiales, podríamos todos nosotros aceptar la versión del ejecutivo que el apagón nacional y la explosión de subestaciones, fue producto del sabotaje por parte de la oposición.

El descredito lo está sufriendo el periodista Luis Carvajal, consecuente luchador por los derechos y mejoras del pueblo de Venezuela y de Sucre, clara y evidentemente identificado por restaurar la democracia y los derechos ciudadanos, entre ellos los referidos a la libertad.

NP

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »